Las relaciones entre ciencia y religión entre científicos en 8 países: existen diferencias en cuanto a la “religiosidad” entre científicos y la población en general

¿Los científicos no están interesados ​​en la religión o están en desacuerdo con ella? Así comienza la pregunta de un artículo publicado por THE (The World University Rankings) sobre el informe que usó la Rice University de Texas en una conferencia titulada como Religion Among Scientists in International Context (RASIC), 2012-2015 a través de su  Religion and Public Life Program, fundada por la Templeton World Charity Foundation (un think-tank religioso que busca promover, en palabras de su fundador, una “”nueva información espiritual”).

Según el estudio mencionado:

Los científicos han estado asociados durante mucho tiempo con el declive de la religión en todo el mundo. Pero pocos datos permiten el análisis de la religiosidad de los científicos o sus percepciones de la interfaz ciencia-fe. Aquí presentamos los primeros datos de encuestas de biólogos y físicos en ocho regiones del mundo: Francia, Hong Kong, India, Italia, Taiwán, Turquía, el Reino Unido y los Estados Unidos, países y regiones seleccionados porque exhiben diferentes grados de religiosidad, niveles variables de infraestructura científica y relaciones únicas entre instituciones religiosas y estatales (N = 9,422). La recopilación de datos incluye biólogos y físicos en todas las etapas de la carrera de universidades e institutos de investigación elite y no elitistas.

Descubrimos que en la mayoría de los contextos nacionales estudiados, los científicos son de hecho más seculares – en términos de creencias y prácticas- que aquellos en sus respectivas poblaciones generales. Aunque en cuatro de los contextos regionales, más de la mitad de los científicos se consideran religiosos. Y sorprendentemente, los científicos no creen que la ciencia esté en conflicto con la religión. En cambio, la mayoría considera que la religión y la ciencia operan en esferas separadas.

Es a destacar, en comparación con la población común, la diferencia en portentajes de personas con estudios científicos de las que no los tienen: existe un porcentaje menor de personas que se consideran “religiosas” en el ámbito académico científico de las que hay a nivel general en la población.

10.1177_2378023116664353-fig2

Porcentaje de científicos por región que se identifican como religiosos en comparación con la población.

Nota : Los porcentajes de población general del Reino Unido, Francia e Italia provienen de la Encuesta Mundial de Valores 2005-2009. Los porcentajes de las naciones restantes provienen de la Encuesta Mundial de Valores 2010-2014.

ASISTENCIA A FIESTAS Y OFICIOS RELIGIOSOS


10.1177_2378023116664353-fig1

A nivel general: Comparando científicos con poblaciones religiosas locales en términos de la asistencia semanal a los servicios religiosos se revela una sorprendente patrón. Aquellos que asisten a servicios religiosos en al menos una vez a la semana son minoría en todos los contextos regionales (verdad entre los científicos y las poblaciones en general).

Algunas excepciones: Pero en India, Hong Kong y Taiwán, al comparar científicos para la población local, una mayor proporción de científicos participa regularmente en servicios religiosos. En Turquía, científicos y la población general es similar en asistencia religiosa. En el otro extremo de este espectro, en Francia, el Reino Unido, y los EE. UU., la proporción de la población general que asiste regularmente a servicios religiosos es al menos dos veces más grande que en esos casos entre los científicos. La brecha es más amplia en los EE. UU. donde el 33 por ciento de la población asiste a los servicios regularmente, en comparación con el 11 por ciento de los científicos.

Sin embargo, en la mayoría de los contextos regionales, menos científicos que nunca asisten regularmente a servicios religiosos. La falta de asistencia, sin embargo, está lejos de ser omnipresente y hay diferencias importantes entre las regiones.

CONCLUSIONES

Primero, el conflicto es más pronunciado en las regiones occidentales. La vista de conflicto es la segunda perspectiva más frecuente en los EE. UU., el Reino Unido, Francia, Italia y Turquía, con más de 20 por ciento de los científicos en cada una de estas naciones abrazando esta visión. Junto con la mayor prevalencia de la colaboración en India, Hong Kong y Taiwán, esto sugiere que la tradición religiosa y el contexto regional juegan un papel importante papel en la interfaz ciencia-fe.

En segundo lugar, para los científicos que ven la relación entre la ciencia y la religión como una de independencia, sigue siendo posible que esta visión no pueda implicar una percepción de absoluta compatibilidad entre las dos esferas. En un representante nacional encuesta de adultos estadounidenses, por ejemplo, Hill (2014) encuentra que aunque un tercio de la población estadounidense no ve superposición entre ciencia y religión, es más probable que los miembros de este grupo reconozcan que la ciencia y la religión pueden entrar en conflicto “A veces” y es aún menos probable que acepten que estas sean compatibles.

Las entrevistas en profundidad con científicos estadounidenses están en línea con este hallazgo: los científicos pueden ver principalmente las dos esferas como independiente, pero reconoce las circunstancias particulares bajo qué conflicto surge (Ecklund 2010; Ecklund y Park 2009).

En tercer lugar, los resultados ofrecen una perspectiva importante sobre nociones de secularización social e individual. Si los científicos, como una fuente clave y probable de proponentes de la cognitiva racionalidad en la sociedad: están a la vanguardia de secularización, entonces uno presumiblemente esperaría niveles bajos de la religiosidad entre los científicos y las grandes diferencias en la religiosidad entre los científicos y sus respectivos contextos nacionales.

Sin embargo, más de la mitad de los científicos en cuatro de las regiones examinadas se identifican como, al menos, “poco religiosos”. Y un fuerte grupo de científicos en todos los casos (que van desde un minoritaria a la mayoría) en todos los contextos regionales en Francia reclaman la creencia en Dios sin dudas. Además, comparaciones de religiosidad entre científicos en un particular contexto y un público en general dado revelan que las diferencias no son tan amplias como podría sugerir la teoría de la secularización. Tal las comparaciones en Turquía, India, Hon Kong y Taiwán demuestran que los científicos pueden ser similares e incluso más religiosos que un público en general dado, un hallazgo que complica cómo debemos pensar sobre la dinámica de la secularización en un contexto donde una religión no occidental es la mayoría.

Datos en Percepciones de los científicos sobre el impacto del conocimiento científico en sus propios puntos de vista religiosos subrayan aún más la noción que la ciencia no necesariamente se está secularizando a nivel individual. La importante distinción entre individuo y sociedad con respecto a la secularización, sin embargo, debe ser reconocida. Los científicos “religiosos” todavía pueden ser portadores de una secularización en la sociedad perpetuando, a través del debate público y el discurso popular, la autoridad cultural exclusiva de la ciencia. Los científicos religiosos puede igualmente fomentar la secularización social al afirmar y mantener la autonomía profesional de la ciencia, separando ciencia completamente de la autoridad religiosa. Sin embargo, es importante reconocer que, a nivel individual y desde la perspectiva de los propios científicos, la ciencia no parece tener un efecto secularizante en los científicos.

NOTAS:

La encuesta no parece que tuviera como propósito especificar a qué se refería como “religiosos”, ni tampoco preguntó a los encuestados que se identificaron como religiosos, a nivel individual, a qué se referían estos cuando se identificaron de tal forma.

Por cómo se trató la información, pareciera que como “religioso” el estudio entendiera que es aquel que cumple con los actos celebrados por la religiones o sentimientos relacionados con este tipo de actos. No como una persona que, tal y como se define en los diccionarios, “cree en la existencia en deidades”. De hecho, los porcentajes más altos de religiosidad entre científicos en este estudio se observaron, precisamente, en aquellos lugares donde las tradiciones tienen un peso social (Occidente), aquellos donde la secularización puede ser mal vista públicamente (Oriente Medio) o en países donde las religiones carecen de una creencia en deidades (Asía).

De hecho, queda tan poco claro a qué se refieren con “religiosos” en este estudio de Elain Howard Ecklun que Jason Rosenhouse (Profesor Asociado de Matemáticas en la Universidad James Madison) criticó algunas de las afirmaciones realizadas en resúmenes de la investigación de Ecklun en los cuales sí especificaba a qué tipo de “religiosidad” se refería. Concretamente, la afirmación de Ecklun realizó en su libro Science vs. Religion: What Scientists Really Think de  que “a medida que viajemos de la vida religiosa personal a la pública de los científicos, conoceremos al casi 50 por ciento de los científicos de élite, como Margaret, que son religiosos en un sentido tradicional” (página 6, Ecklund, 2010 ). Rosenhouse dice que “religioso en un sentido tradicional” nunca está claramente definido.  Sugiere que ella puede estar refiriéndose a su descubrimiento de que el 47% de los científicos se afilian a alguna religión, pero dice que llamarlos “religiosos en un sentido tradicional” es por lo tanto engañoso, porque solo el 27% de los científicos cree en un Dios, a pesar de que muchos más que eso se asocian con las culturas religiosas.

A pesar de que varias webs cristianas usaron los estudios de Ecklun para realizar afirmaciones como que  Si, la mayoría de los científicos cree en Dios” (Aleteia) los resultados de estos estudios muestran, como hemos visto en este, unos resultados totalmente distintos. En el libro de Ecklun, por ejemplo, se proporcionan estos datos:

  • El 34% eran ateos (12% de los cuales también se llaman a sí mismos espirituales)
  • 30% eran agnósticos
  • 27% tenían alguna creencia en Dios (9% tienen dudas pero afirmaban su creencia, 5% tienen creencias ocasionales, 8% creen en un poder superior ese no es un Dios personal)
  • y sólo el 9% de los científicos dijeron que no tenían dudas sobre la existencia de Dios.

Si bien hay más ateos que en el resto de la población de EE. UU., la investigación demuestra que aproximadamente un tercio (36%) de estos científicos mantienen cierta creencia en Dios, una proporción considerablemente menor que aproximadamente el 90% en la población general de Estados Unidos. O sea, se muestra una amplia correlación negativa entre tener estudios científicos y creer en Dios.

Además:

  • La mayoría de los científicos que expresaron alguna creencia en Dios se consideraban a sí mismos “liberales religiosos”.
  • Algunos científicos ateos todavía se consideraban “espirituales”.
  • Los científicos religiosos informaron que sus creencias religiosas afectaban la forma en que pensaban sobre las implicaciones morales de su trabajo, no la forma en que practican la ciencia.

Y es que una cosa es la creencia y sentimientos de veneración hacia una deidad (Religión) y otra manifestar sentimientos de “espiritualidad”. Sentimientos que son independientes a la Fe religiosa y que pueden manifestarse, como procesos neuronales, en todo tipo de personas: incluidas aquellas que no creen en deidades o que no se consideran “religiosas” tal y como se define en los diccionarios. Algunos, de hecho, denominan “religiosidad” a dicho sentimiento de “espiritualidad”. Cuando se realiza un estudio de este tipo, lo primero que debe hacerse es definir bien a qué se refiere uno con “religiosidad” y si la persona encuestada comparte dicha definición, antes de asumir que esta persona se refiere a “religioso en un sentido tradicional”.

Fuente:

Religion among Scientists in International Context A New Study of Scientists in Eight Regions

Elaine Howard Ecklund, David R. Johnson, Christopher P. Scheitle,

Kirstin R. W. Matthews, Steven W. Lewis

Estudios relacionados:

Pese a los falsos datos ofrecidos por los religiosos, cada vez hay más científicos ateos

El pensamiento analítico debilita las creencias religiosas

Qué hace que la mayoría no sea capaz de comprender y aceptar lo científicamente correcto

¿Qué factor individual es el mayor responsable de que las personas abandonen la religión? Internet

La mayoría de profesores de las universisades de elite de EE.UU son ateos