Un estudio muestra la intolerancia que sufren los “ateos” en EE.UU por el simple hecho de serlo

Más de 2.000 personas seleccionadas al azar fueron entrevistadas por investigadores de la Universidad de Minnesota.

Se les preguntó si desaprobaban el deseo de un niño a casarse con un ateo. Un 47,6 por ciento de los entrevistados dijo que sí. Ante la misma pregunta acerca de los musulmanes y los afroamericanos, el sí en las respuestas cayó al 33,5 % y 27,2 %, respectivamente. Las respuestas  de sí, para los asiático-americanos, hispanos, judíos y los cristianos conservadores fueron 18.5 %, 18,5 %, 11,8 % y 6,9 %, respectivamente.

Cuando se le preguntó qué grupos no comparten su visión de la sociedad estadounidense, el 39,5 por ciento de los entrevistados mencionó a los ateos. Ante la misma pregunta acerca de los musulmanes y los homosexuales, las cifras cayeron a un poco menos deprimente 26,3 % y 22,6 %, respectivamente. Para los hispanos, judíos, asiático-americanos y afro-americanos,  disminuyó aún más: hasta un 7,6 %, 7,4 %, 7,0 % y 4,6 % respectivamente.

El estudio contiene los resultados de otros, pero estos son suficientes para subrayar su esencia: Los ateos son vistos por muchos estadounidenses (cristianos especialmente conservadores) como extranjeros y son, en palabras de la socióloga Penny Edgell, investigadora principal del estudio:

una clara excepción a la evidente tolerancia cada vez mayor en los últimos 30 años “.

Edgell también mantiene que los ateos parecen estar fuera de los límites de la moral estadounidense que, en general, ha sido definida por la religión.

Muchos de los entrevistados ven a los ateos como materialistas culturales, elitistas amorales o dados a la conducta criminal o a las drogas. Edger dice:

“Nuestros resultados parecen basarse en una visión de los ateos como personas egoístas que no tienen nada que ver con el bien común.”

Por supuesto, debería ser evidente, pero no lo hacen, que la creencia en Dios no es en absoluto necesaria para que los demás cuenten con una viva inquietud ética.

El estudio apareció en la edición de abril del 2006 de la revista American Sociological Review (véase este estudio y los diferentes estudios relacionados con él) y fue co-escrito por el profesor asistente Joseph Gerteis y el profesor asociado Doug Hartmann.

Fuente:

http://abcnews.go.com/Technology/story?id=1786422&page=1#.UEOeWtbN_IY