Mentes interactuando – una base biológica

La capacidad de “mentalizar” (entender y manipular el comportamiento de otras personas en términos a sus estados mentales) es un ingrediente importante en el éxito en las interacciones sociales. Una forma rudimentaria de esta capacidad puede verse en los grandes simios, pero en los seres humanos se desarrolla a un nivel superior. Los impedimentos específicos de mentalización en ambos trastornos del desarrollo y adquiridos sugieren que esta capacidad depende de un sistema cerebral dedicado y circunscrito.

Cortex

Estudios de imágenes funcionales implican a la corteza medial prefrontal y posterior del surco superior temporal (STS) como los componentes de este sistema. Las pistas para la función específica de estos componentes en la mentalización provienen de estudios de grabación de células individuales: el STS se ocupa de representar las acciones de los demás a través de la detección de movimiento biológico; las regiones prefrontales mediales tienen que ver con la representación explícita de los estados del yo. Estas observaciones sugieren que la capacidad de mentalizar ha evolucionado a partir de un sistema de representación de las acciones.

Review

Fuentes:

 Interacting Minds–A Biological Basis (Science)

Interacting minds–a biological basis.(Pub-Med)