Las personas religiosas son menos inteligentes que los ateos, según el análisis de los resultados de estudios científicos que se remontan a 1928

Un estudio encontró “una fiable relación negativa entre la inteligencia y la religiosidad” en 53 estudios de los 63 analizados en un meta-análisis que abarca desde 1928 hasta la actualidad.

Una nueva revisión de 63 estudios científicos que se remontan a décadas ( entre 1928 y 2012 ) ha llegado a la conclusión de que las personas religiosas son menos inteligentes que las no creyentes.

Una parte de un análisis de la Universidad de Rochester, dirigido por el profesor Miron Zuckerman, encontró “una fiable relación negativa entre la inteligencia y la religiosidad“, en 53 de 63 estudios.

De acuerdo con el estudio titulado: “La relación entre la inteligencia y la religiosidad: Un Meta-Análisis y algunas explicaciones propuestas“, publicado en el “Personality and Social Psychology Review’, incluso durante los primeros años de un niño inteligente es más probable que este se aleje de la religión.

Los investigadores también encontraron que, durante la vejez, la gente que está por encima de la media en inteligencia con respecto a gente común, es menos propensa a creer.

Uno de los estudios utilizados en el trabajo de Zuckerman fue un análisis permanente de las creencias de 1.500 niños superdotados con un coeficiente intelectual (IQ) de más de 135.

El estudio comenzó en 1921 y continúa hasta la actualidad. Aun en la vejez, los sujetos tenían niveles mucho más bajos de creencia religiosa que el resto del promedio de la población común.

El examen, que es el primer meta-análisis sistemático de los 63 estudios realizados entre 1928 y 2012, mostró que, de los 63 estudios, 53 mostraron una correlación negativa entre la inteligencia y la religiosidad, mientras que solo 10 mostraron una positiva.

Sólo dos estudios mostraron correlaciones significativamente positivas  y correlaciones significativamente negativas de un total de 35 estudios observados.

Los autores de la revisión consideraron cada estudio de forma independiente, teniendo en cuenta la calidad de los datos recogidos, el tamaño de la muestra y los métodos de análisis utilizados.

Los tres psicólogos que llevan a cabo el estudio definieron a la inteligencia como “la capacidad de razonar, planear, resolver problemas, pensar de manera abstracta, comprender ideas complejas, aprender rápidamente y aprender de la experiencia“.

La religiosidad se definió por los psicólogos como la participación en alguna (o todas) las facetas de la religión.

De acuerdo con la revisión, en otros factores – como el género o la educación – no hay ninguna diferencia en la correlación entre la inteligencia y la fe religiosa.

No obstante, el nivel de las creencias, o de cualquier participación religiosa, varía dependiendo de la edad con la correlación resultando ser más débil en la población pre-universitaria.

El documento concluye que:

“La mayoría de las explicaciones existentes (de una relación negativa) comparten un tema central – la premisa de que las creencias religiosas son irracionales, sin anclaje científico, no comprobables y, por lo tanto, poco atractivas para gente inteligente que ‘sabe más’.” (posee mayores conocimientos)

Las críticas a las conclusiones se basan en que el estudio sólo se refiere a la definición de la inteligencia analítica y no tiene en cuenta las formas recientemente identificadas de la inteligencia creativa y emocional.

Los psicólogos que realizaron la revisión también trataron de adelantarse a esa interpretación secularista de sus conclusiones por lo que sugieren que las personas más inteligentes son menos propensas a tener creencias religiosas, ya que se asocian con las ideas sobre el control personal.

“Las personas inteligentes suelen pasar más tiempo en la escuela – una forma de autorregulación que puede producir beneficios a largo plazo”, afirman los investigadores.

“Las personas más inteligentes consiguen empleos de un nivel más alto (mejor trabajo y un salario más alto) pudiendo esto conducirles a una mayor autoestima y a alentar la creencia de control personal.”

 

Fuente:

The Independient (ciencia)

El meta-análisis

¿Afecta la inteligente a la religiosidad? De hecho lo hace, y un metanálisis  (Zuckerman, Silberman, y Hall, 2013) lo demuestra. También da 3 explicaciones alternativas a cómo el efecto tiene lugar.

Un meta-análisis de 63 estudios mostraron una asociación significativamente negativa entre la inteligencia y la religiosidad. Para los estudiantes universitarios y la población en general, significa que las correlaciones ponderadas y sin ponderar entre la inteligencia y la fuerza de las creencias religiosas oscilan entre – 0.20 a – 0.25 (media r = – 0.24). Se examinaron tres posibles interpretaciones. En primer lugar, las personas inteligentes son menos propensas a conformarse y, por lo tanto, son más propensos a resistir el dogma religioso. En segundo lugar, las personas inteligentes tienden a adoptar un estilo de pensamiento analítico (en oposición al intuitivo), lo cual ha demostrado socavar las creencias religiosas. En tercer lugar, varias funciones de la religiosidad, como el control de compensación, la auto-regulación, auto-mejora, y el apego seguro, también son conferidos por la inteligencia. Las personas inteligentes pueden, por lo tanto, tener menos necesidad de creencias y del uso de prácticas religiosas.

El 84 por ciento de los estudios mostró una correlación entre un mayor coeficiente intelectual y una menor religiosidad. En el 66% de los estudios la correlación era significativa, mientras que los otros no. Sólo 2 de los 63 estudios encontraron una relación significativamente positiva entre el mayor coeficiente intelectual y la religiosidad. Mediante la correlación de Pearson se encontraron efectos más bien pequeños, pero indiscutibles, en los estudios. El promedio de puntos graduales también fue probado, pero no tuvo ninguna relación significativa con la religiosidad.

zuckerman_1

Uno de los estudios más interesantes incluidos en el análisis fue el estudio de TermanEstudios genéticos longitudinales de genio” (McCullough, Enders, Brion, y Jain, 2005). A la edad de 10, se seleccionó una muestra de niños cuyo CI (coeficiente intelectual)  superaba los 135 y se les siguió hasta tener una edad adulta. En una tabla de comparación entre este grupo y el público en general muestra una diferencia en la religiosidad: Los que fueron más inteligentes durante su infancia eran menos religiosos en la edad adulta que el resto de personas en general. Se han llevado a cabo estudios similares con resultados similares.

zuckerman_2

Entonces, ¿cuál es la mecánica que unen la inteligencia con la laicidad? Rhodes y Wood (1992) han propuesto que las personas más inteligentes se conforman menos con las afirmaciones religiosas gracias a sus vastos conocimientos, ya que pueden discutir suficientemente mejor y así oponerse a las opiniones falibles de las masas. Aquí es donde llegamos al punto: discusión. Con el fin de argumentar correctamente hay que pensar racionalmente y analíticamente.

Se ha descubierto que las personas más inteligentes pueden reemplazar los sesgos cognitivos (Stanovich & West, 2008). La religión puede ser considerada como un fenómeno intuitivo, es decir, que no requiere el pensamiento analítico. La anulación de estas intuiciones requiere un mejor control de la inhibición que se asocia con el Sistema de pensamiento (también llamado pensamiento analítico) junto con una mayor IQ (Coeficiente de inteligencia). Zuckerman et al. también apoyan esto:

“Se propone que las personas inteligentes son menos religiosos, ya que son más propensos a usar los procesos analíticos.”

También los factores sociales contribuyen al ateísmo. Las personas más inteligentes pasan más tiempo en el ambiente secular. Por ejemplo, los estudiantes se hacen más seculares en la universidad.

Referencias:

McCullough, ME, Enders, CK, Brion, SL, y Jain, AR (2005). Las variedades del desarrollo religioso en la edad adulta: una investigación longitudinal de la religión y de la elección racional. Revista de Personalidad y Psicología Social , 89 (1), 78.

Rhodes, N., & Wood, W. (1992). La autoestima y la inteligencia afectan influenciando: el papel mediador de la recepción de mensajes. Psychological Bulletin , 111 (1), 156.

Stanovich, KE, y Oeste, RF (2008). En la relativa independencia de pensamiento prejuicios y la capacidad cognitiva. Diario de la personalidad y la psicología social , 94 (4), 672.

Zuckerman, M., Silberman, J., & Hall, JA (2013). La relación entre la inteligencia y la Religiosidad A Meta-Análisis y algunas explicaciones propuestas. Personalidad y Psicología Social comentario . doi: 10.1177/1088868313497266

Estudios relacionados:

Religiosidad e inteligencia

La inteligencia es directamente proporcional al ateísmo e inversamente proporcional a la religión