La mayoría de los niños creen todo lo que se les dice

Un nuevo estudio realizado en niños de tres años por Vikram K. Jaswal, de la Universidad de Virginia y sus estudiantes: A. Carrington Croft, Alison R. Setia, y Caitlin A. Cole, descubrió que los niños jóvenes presentan una tendencia de creer lo que les dicen.

El experimento descubrió que los niños creen lo que les dicen pero se vuelven muy escéptico acerca de informaciones que reciben de otras formas.
Los niños creen que si se comportan bien, recibirán regalos de Papá Noel o el Conejito de Pascua (porque mamá o papá lo ha dicho), pero ¿por qué pasa esto?
Según los estudios anteriores, los niños de tres años lo creen todo y rara vez se vuelven escépticos a esta edad, así que Jaswal quiso averiguar en qué confían exactamente.

Él estaba estudiando ya la forma en que los niños aprenden el idioma y extendió su estudio para ver qué hacen los niños con la información que oyen.

Jaswal se plantea la pregunta “por qué están tan dispuestos a aceptar lo que les dicen, por ejemplo, que una anguila es un pez, cuando se parece tanto a una serpiente?”
Por lo tanto, junto con sus estudiantes, quiso probar si los niños tienen la misma confianza para información que oyen y para la información recibida en otras maneras.

El experimento

El experimento incluyó 16 niños y fue bastante simple:

  1. Un adulto les mostró una taza roja y una amarilla y luego, escondió una pegatina bajo la taza roja.
  2. El adulto dijo a algunos niños que la pegatina estaba bajo la taza amarilla, y para otros sólo colocó una flecha en la taza amarilla sin decirles nada.
  3. Los niños podrían buscar bajo una de las tazas y si encontraban la pegatina la podrían guardar, el juego se repitió ocho veces, con tazas de colores distintos.

Este experimento mostró que los niños que vieron al adulto colocando la flecha en la taza incorrecta, se dieron cuenta que no deberían creerlo, pero aquellos que oyeron que la pegatina estaba bajo una cierta taza, lo creyeron siempre.

Por eso, 9 de los 16 niños, nunca encontraron la pegatina y a pesar de que el adulto les había engañado 7 veces, en el intento número 8 aún confiaron en lo que dijo– al final del estudio todos los niños recibieron pegatinas, aunque no la encontraron.

Jaswal llegó a la conclusión de que “Los niños han desarrollado un sesgo específico a creer lo que les dicen”, dice Jawal, “como una manera de evitar evaluar lo que oyen. Es útil porque casi siempre, los padres y los cuidadores dicen a los niños cosas que ellos creen que son verdaderas.”

Obviamente, a veces los adultos dicen mentiras, como por ejemplo la historia de Papá Noel o el Conejito de Pascua, el hada de los dientes, etc. e incluso en las situaciones más serias, pero Jaswal añade que es muy útil entender esta tendencia de los niños de creer todo.

El estudio fue publicado en Psicológica Science, una revista de la Association for Psychological Science.

Fuente: News.Softpedia

Publicaciones:

 Los niños pequeños son especialmente confiados sobre las cosas que les dicen

Los niños pequeños tienen un sesgo específico, altamente resistente, que les empuja a confiar a un testimonio.

Artículos relacionados:

Los cerebros de los estudiantes son más maleables y vulnerables, según los investigadores.