Demografía en The Clergy Project

¿Qué es The Clery Project?

Según la propia organización, desde su web:

The Clergy Project se centra en una comunidad de foros online privados, protegidos y multifacéticos. Un espacio seguro online: una plataforma que permitiría a los líderes religiosos post-creyentes de todo el mundo reunirse para apoyarse unos a otros.

Básicamente, un centro de apoyo a todos aquellos religiosos, sacerdotes y pastores, que a pesar de seguir siéndolo ya no creen en ello por diversas razones, como lo son la discriminación por parte de sus amigos, familia y conocidos debido a sus creencias.

The Clergy Project publica una serie de estadísticas y datos anónimos sobre la cantidad de miembros que posee en su web.

Participantes Porcentaje (%)
Hombres 827 86.8%
Mujeres 131 13.2%
Total 958 100%

 

 

 

Persecución religiosa: países donde se castiga el ateísmo y la blasfemia

La intolerancia religiosa es un hecho. En la mayoría de países donde la religión es mayoritaria, o donde existe una religión concreta influyendo en la legislación del Estado, se persiguen al resto de religiones oponentes y, en todos ellos, a su “enemigo” principal: la crítica y cuestionamiento de dichas creencias, ergo a todo “ateo”.

 

Con la muerte: por ser ateos y apóstatas

La lista de países donde el ateísmo es condenado con pena de muerte:

Afganistán, Irán, Malasia, Maldivas, Mauritania, Nigeria, Pakistán, Qatar, Arabia Saudita, Somalia, Sudán, Emiratos Árabes Unidos y Yemen.

 

  • Leyes nacionales (en negro)
  • Leyes locales (en gris oscuro)

 

Fuente: Humanist International (The Freedom of Thought Report)

Por opinar y expresarse en contra de las religiones: blasfemia

 

  • Restricciones locales (en amarillo)
  • Restricciones y multas (naranja)
  • Penas de prisión (rojo)
  • Penas de muerte (negro)

 

Fuente: European Humanist Federation

Excepciones: en EE.UU, pese a su Primera Enmienda, algunos estados aun contienen leyes contra la blasfemia y a lo largo de su historia constitucional se ha llegado a enjuiciar a personas por este motivo. Dichos estados son: Connecticut, Massachusetts, Michigan, Maine, Oklahoma, Carolina del Sur, Wyoming y Pennsylvania. Algunos estados, como Maryland y Pennsylvania la declararon inconstituconal mediante una serie de demandas individuales hace poco. Para saber más sobre este hecho, que se condene a personas en EE.UU por blasfemia, se puede consultar desde Center for Inquiry (Canadá), Américan United for Separation of Chur and State e incluso desde un medio tan público como lo es la wikipedia.

Para ver un listado de los países donde se condenó y se condena la blasfemia pueden ver este enlace.

 

Estudios relacionados:

Un estudio muestra la intolerancia que sufren los “ateos” en EE.UU por el simple hecho de serlo

El informe de 2007 de Asma Jahangir sobre la intolerancia religiosa en la India

La intolerancia religiosa aumenta según un nuevo estudio anual PEW sobre restricciones religiosas

El ateísmo se castiga con la muerte en estos 13 países

Las personas hacen atribuciones causales como un medio para mantener el control

“Una larga línea de investigación en ciencias cognitivas ha documentado que las personas hacen atribuciones causales sobre los eventos como un medio para mantener el control personal. Es la sensación de que las cosas están girando fuera de control lo que motiva al cerebro humano a encontrar un patrón en los eventos e intentar para predecir lo que sucederá después. El intérprete del cerebro izquierdo se activará siempre que el individuo detecte una falta de control. Las supersticiones y las teorías de conspiración pueden verse como las consecuencias sociales del impulso del intérprete para encontrar una explicación causal para los eventos que aparentemente están fuera de control “.

– Ronald T. Kellogg

Utilizando los hallazgos de la neurociencia reciente, un psicólogo revela lo que diferencia a los humanos de todas las demás especies, ofreciendo una exploración fascinante de nuestras maravillosas y a veces aterradoras capacidades y potenciales cognitivos. 

Según la investigación del genoma humano, existe un notable grado de superposición en el ADN de humanos y chimpancés. Entonces, ¿qué explica el rápido desarrollo de la cultura humana a lo largo de la historia y los extraordinarios aspectos creativos y destructivos del comportamiento humano que nos hacen tan diferentes de nuestros primos primates?

Kellogg explora en detalle cinco partes distintivas de la cognición humana. Estas son las funciones ejecutivas de la memoria de trabajo; una inteligencia social con habilidades de “lectura mental”; capacidad de pensamiento y lenguaje simbólico; una voz interior que interpreta las experiencias conscientes haciendo inferencias causales; y un medio para viajar en el tiempo mental a eventos pasados ​​y futuros imaginados. 

Argumenta que es la interacción de estos cinco componentes lo que resulta en nuestra mente humana única. Esto es especialmente cierto para tres esfuerzos humanos por excelencia: la moral, la espiritualidad y la alfabetización, que solo pueden entenderse a la luz de los efectos interactivos de todo el conjunto. Kellogg recapitula la historia de la mente humana y especula sobre su futuro. 

 

Obra:

The Making of the Mind: The Neuroscience of Human Nature (puede verlo desde GoodReads, Barnes & Noble o desde Amazon).

Cambios religiosos preceden a los cambios económicos de una nación

Luego de recopilar y analizar datos de un siglo, tres investigadores británicos demostraron que el declive de la actividad religiosa precede al fortalecimiento económico de las comunidades.

Hay una pregunta que por muchas décadas ha dividido a los sociólogos y economistas: ¿Es cierto que un declive de la actividad religiosa, o secularización, detona el desarrollo económico? Tres investigadores británicos de la Universiad de Bristol decidieron zanjar el asunto revisando y analizando datos de una gran variedad de países a lo largo de un siglo entero.

Según escribieron los autores en un artículo publicado en la revista Science Advance donde presentaron los resultados de su trabajo:

“Aunque es evidente una correlación entre desarrollo económico y secularización, en los países que son altamente religiosos tienden a ser los más pobres, no es obvio qué cambio precede a lo largo del tiempo: si el desarrollo causa secularización, o viceversa, o si ambos cambios son impulsados con diferentes tiempos de retraso, por un factor como la educación o los avances en la tecnología”

La revisión histórica de variables económicas y de secularización, bajo un complejo modelo estadístico, llevó a los tres investigadores a proponer que existen suficientes razones para considerar que un declive en la fe religiosa precede el crecimiento económico.

Pero algo más apareció en su modelo. Según concluyeron:

“Nuestro análisis indica que la tolerancia por los derechos individuales predijo el crecimiento económico del siglo XX incluso mejor que la secularización. Estos hallazgos se mantienen cuando controlamos la educación y el patrimonio cultural compartido”

Steven Pinker, el famoso psicólogo de la Universidad de Harvard, aplaudió el nuevo estudio a través de Twitter:

“Desenredar la causalidad de la correlación en datos históricos y transnacionales es difícil pero no imposible. Un nuevo estudio inteligente muestra que la secularización precedió al crecimiento económico en el siglo XX”.

Fuente del artículo: El Espectador

El estudio

Religious change preceded economic change in the 20th century

 

Estudios relacionados

La intolerancia religiosa aumenta según un nuevo estudio anual PEW sobre restricciones religiosas

El informe de 2007 de Asma Jahangir sobre la intolerancia religiosa en la India

Un estudio muestra la intolerancia que sufren los “ateos” en EE.UU por el simple hecho de serlo

Hay una asociación negativa entre la religiosidad y el altruismo en niños en todo el mundo

Las personas altamente religiosas están menos motivadas por la compasión que los no creyentes

Un estudio revela que la religión no conduce a una sociedad más sana

Descubren la relación entre religiosidad y racismo

Los adolescentes religiosos piensan más en el sexo que el resto (y lo pasan peor)

¿Qué es lo que ocurre en nuestro cerebro cuando intentamos no pensar en el sexo? Justamente lo contrario…

No pienses en el elefante rosa”. ¿Te suena la frase? Se usa a menudo en Psicología para explicar cómo conseguir que alguien piense en algo concreto diciéndole justamente lo contrario: que no lo haga. Y lo mismo ocurre cuando tratamos de no pensar en algo que nos preocupa mucho…

En esta teoría es en la que se basa el estudio “God, I Can’t Stop Thinking About Sex! The Rebound Effect in Unsuccessful Suppression of Sexual Thoughts Among Religious Adolescents” (“¡Dios, no puedo dejar de pensar en el sexo! / El efecto de rebote en la represión de los pensamientos sexuales entre adolescentes religiosos”), en el que Yaniv Efrati, del Beit Berl College, asegura que los adolescentes religiosos terminan sintiéndose realmente mal por pensar en el sexo y sufren por ello.

El estudio se basa en tres encuestas. La primera, realizada a 661 jóvenes, mostró que los adolescentes religiosos están más preocupados por el sexo que los no religiosos. La segunda, en la que participaron un total de 522 personas, señalaba que la preocupación por el sexo influía en el bienestar de los adolescentes religiosos, que llegaban a sentirse culpables y avergonzados. Y la última, realizada a un grupo de 317 jóvenes, reflejaba que los adolescentes religiosos se sienten culpables por pensar en el sexo al tiempo que muestran comportamientos sexuales más compulsivos. Según asegura Efrati:

“En mi opinión, el estudio refleja la compleja realidad de los adolescentes religiosos. Parece que el público religioso debería examinar sus formas con respecto a la importancia del discurso y la capacidad de participar en la sexualidad y la educación sexual, incluso en las primeras etapas de la adolescencia. Es muy importante que la sociedad religiosa discuta la sexualidad y la trate de manera correcta al comienzo de la adolescencia para prevenir el desarrollo de la conducta sexual compulsiva”

Por otra parte, las respuestas de los padres hacia temas como la pornografía y la masturbación juegan un papel clave en el desarrollo sexual compulsivo. Efrati señala:

“No sería prudente decir que las personas religiosas tiene un comportamiento sexual más compulsivo que los no religiosos”, añadió Efrati. “En el campo de la terapia, veo que las personas religiosas reportarán que tienen un comportamiento sexual compulsivo cuando en la práctica no lo tienen. Se definen a sí mismos como tales debido a los sentimientos negativos (de vergüenza y culpa) provocados por el conflicto en el que viven: sexualidad versus religión”

Efrati enfatiza la importancia de discutir la sexualidad de manera correcta en la sociedad religiosa, durante e incluso antes de la adolescencia. Esto mejorará sin duda el bienestar de los adolescentes.

Fuente del artículo: Quo También se han corregido una errata y se modificado para dar extructura a las citas, y se han añadido enlaces.

Fuente originaria: IFL Science

El estudio

God_I_Cant_Stop_Thinking_About_Sex_The_R

También desde PubMed

 

España deja de ser católica: ya hay más ateos o no creyentes que católicos practicantes

Aunque los que se dicen católicos son mayoría, solo un 22% acude a misa o se confiesa mientras los agnósticos o ateos son casi un tercio, según el último CIS

Catalunya, Comunidad Valenciana y Euskadi aglutinan la mayoría de no religiosos. En La Rioja, el 90% aseguran profesar la fe católica

La Iglesia utiliza la mayoría de los 270 millones que recibe por el IRPF para abonar sueldos y cuotas de curas y obispos. La mitad de su gasto escapa al control fiscal

Dos de cada tres españoles se declaran católicos, pero no llega a un tercio de ellos (el 22,7%) los que afirman ir a misa o confesarse, según el último barómetro del CIS, que por primera vez constata que los ateos, agnósticos o no creyentes superan a los católicos practicantes al llegar al 29%. Apenas un 2,3% afirma pertenecer a otra religión distinta a la católica.

Los datos del CIS son tozudos: el 7,5% de los españoles se considera agnóstico, mientras que los indiferentes o no creyentes suman el 8,3 y los ateos se colocan en el 13,3%. En total, 29,1%. Casi tres de cada diez ciudadanos no quieren saber nada de la Iglesia católica. Una cifra que, ocho décadas después, termina por dar la razón a Manuel Azaña: España ha dejado de ser católica.

 

Las cifras son especialmente rotundas en Cataluña donde, aunque los que se dicen católicos alcanzan el 52%, apenas un 10,9% va a misa. Por contra, los ateos son el 26,4%, los no creyentes, el 11,3, y los agnósticos, el 6%. En total, un 45,9% de los catalanes (hay que sumar el 2,2 de los que profesan otra religión) pasa de la Iglesia. Y entre los que se dicen católicos, sólo el 5,3% van a misa todos los domingos. El 73%, por el contrario, no va nunca o casi nunca.

La situación se repite en otras regiones, como la Comunidad Valenciana, donde los practicantes apenas llegan al 13,8%, frente al 15,8 de ateos, 11,2 de no creyentes o 5,3% de agnósticos. O Euskadi, con un 16,9% de católicos practicantes por un 18,9% de ateos, 12,8 de no creyentes y un 10,8 de agnósticos. En la Comunidad de Madrid, los ateos (15%), agnósticos (13,5) o no creyentes (6,9) también superan a los católicos practicantes (20,4%).

En la Comunitat Valenciana, apenas un 10,3% de los católicos asiste a misa dominical, mientras el 71,4 no va nunca o casi nunca. Algo similar a lo que ocurre en Euskadi (un 9,4 va a la Iglesia cada domingo contra un 67% que no acude).

Por contra, en La Rioja, los que se definen como católicos llegan al 90% (40% practicantes y 50% no practicantes), mientras que no hay datos de ateos, no creyentes o fieles de otras religiones. Los agnósticos riojanos, eso sí, ya suman el 10%.

¿Cuál es la razón? Tal y como admiten los obispos, la “progresiva secularización” de la sociedad española, que afecta más a las regiones más industrializadas y con mayor índice cultural e interreligioso, como Cataluña, Madrid, Comunitat Valenciana o Euskadi, mientras que en Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura o Andalucía la presencia de la Iglesia católica continúa siendo predominante.

Privilegios económicos de los Acuerdos Iglesia-Estado

En su reflexión parlamentaria de 1931, Azaña apuntaba que la cuestión era “organizar el Estado en forma tal que quede adecuado a esta fase nueva e histórica el pueblo español”. En el contexto actual dibujado por el CIS se da una situación de privilegio para la estructura católica, consagrada en los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 que aseguran, entre otras cosas, un flujo económico ininterrumpido desde las arcas públicas a a la Conferencia Episcopal Española. De hecho, la Iglesia católica utiliza la mayoría de los casi 270 millones de euros que le llegan por el IRPF a mantener su estructura eclesial: sueldos de sacerdotes y obispos además de cuotas a la Seguridad Social (una pequeña parte va a Cáritas y al canal de televisión Trece).

Además, más de la mitad del dinero total que acaba en las arcas católicasescapa al control fiscal ya que provienen de los donativos durante la eucaristía o los abonos de ceremonias como bodas, bautizos o funerales. Completa el panorama una multitud de exenciones fiscales concedidas por el Estado.

Y eso a pesar de que no sólo disminuyen los que se declaran católicos o van a misa, sino que también han descendido de forma drástica los ‘ritos religiosos’ (bautizos, comuniones o bodas). Según los datos de la propia Conferencia Episcopal, mientras en 2007 se celebraron 325.271 bautizos en España, el pasado año apenas fueron 214.271.

Del mismo modo, como asegura el último informe de la Fundación Ferrer i Guardia, el 80% de los matrimonios ya se celebran por lo civil. Como ocurre con los datos del CIS, la situación es especialmente delicada en Cataluña –el 90,9% de las bodas son civiles– o Euskadi donde se sitúan en el 87,4%.

Una realidad que, según el autor de la investigación, Josep Mañé, empeorará, pues “casi un 50% de las personas de entre 18 y 24 años se declara no creyente, superando el porcentaje de los que sí se consideran religiosos”.

Fuente del artículo: eldiario.es

Fuente:

Barómetro CIS (enero 2018)

Barómetro CIS (enero 2019)

Estudios relacionados:

Que no os engañen, según el barómetro del CIS el catolicismo sigue en descenso en España y el ateísmo en aumento

Resultado de las encuestas de los barómetros de enero de cada año

AÑO CATÓLICO CREYENTE DE OTRA RELIGIÓN NO CREYENTE ATEO N.C TOTAL
2006 77,3 % 1,7 % 13,0 % 6,4 % 1,6 % 2484
2007 75,7 1,5 13,1 6,6 2,1 2472
2008 77,4 1,6 12,6 6,7 1,7 2477
2009 77,4 1,7 11,5 7,5 1,8 2482
2010 76,4 1,5 12,7 7,5 1,9 2477
2011 74,3 2,6 13,7 8,0 1,4 2478
2012 72,0 2,8 14,5 8,8 1,9 2480
2013 73,1 1,9 15,9 7,7 1,2 2483
2014 71,5 2,4 14,8 9,9 1,3 2480
2015 69,3 1,9 16,0 10,3 2,5 2481
2016 71,8 2,5 14,1 9,3 2,4 2496
2017 69,8 2,6 15,7 9,5 2,4 2490
2018 68,5 2,6 16,8 9,6 2,6 2477
2019 66,9 3,1 16,5 10,7 2,7 2989

 

Datos sobre creencias o convicciones en España. Anuales (CIS)

OTROS

Estudio sobre Actitudes Sociales de los españoles (2015)

Estudio donde se puede observar, entre otros datos, que el 23,4 % declara no pertenecer a ninguna religión, menor pertenencia a la religión católica cuanto mayor es el nivel académico y más entre jóvenes que en personas de mayor edad (sobre todo mujeres). De entre los encuestados, el 10,3 % declara no creer en ningún dios (ateo) y un 10,4 % declara no saberlo y afirma que no puede saberse (agnóstico).

 

 

 

Pensamiento árabe. Los árabes se están volviendo cada vez más irreligiosos según la encuesta realizada por la BBC a más de 25.000 árabes

Los árabes dicen cada vez más que ya no son religiosos, según el estudio más grande y más profundo realizado en Oriente Medio y el norte de África.

El hallazgo es uno de los ejemplos sobre cómo se sienten los árabes sobre una amplia gama de temas, desde los derechos de las mujeres y la migración a la seguridad y la sexualidad.

Más de 25.000 personas fueron entrevistadas para la encuesta (para BBC News Arabic) de la red de investigación del Barómetro Árabe, en 10 países y territorios palestinos desde fines de 2018 hasta la primavera de 2019.

Aquí están algunos de los resultados.

Auge de los irreligiosos

Desde 2013, el número de personas en la región que se identificaron como “no religiosas” aumentó del 8% al 13%. El aumento es mayor en los menores de 30 años, entre los cuales el 18% se identifica como no religioso, según la investigación. Sólo Yemen vio una caída en la categoría.

OTROS DATOS RELACIONADOS

La mujer puede tomar decisiones nacionales pero no familiares

La mayoría de las personas en toda la región apoyaron el derecho de una mujer a convertirse en primer ministro o presidente. La excepción fue Argelia, donde menos del 50% de los encuestados estuvo de acuerdo en que una mujer jefa de estado era aceptable.

Pero cuando se trata de la vida doméstica, la mayoría, incluso la mayoría de las mujeres, cree que los esposos siempre deben tener la última palabra en las decisiones familiares. Solo en Marruecos, menos de la mitad de la población pensaba que un marido debería ser siempre el máximo responsable en la toma de decisiones.

El “asesinato por honor” es más aceptable que la homosexualidad

La aceptación de la homosexualidad varía pero es baja o extremadamente baja en toda la región. En el Líbano, a pesar de tener una reputación de ser más socialmente liberal que sus vecinos, la cifra es del 6%.

Un asesinato por honor es uno en el que los familiares matan a un miembro de la familia, típicamente una mujer, por supuestamente traer deshonra a la familia.

Fuente: BBC

Los ateos son más amables con los cristianos en comparación con lo contrario si se conoce su identidad religiosa, según un estudio

Los ateos son más generosos con los cristianos que los cristianos con ellos, según afirma un nuevo estudio.

Los investigadores de la Universidad de Ohio pidieron a los participantes que compartieran las recompensas monetarias con los socios en una versión del “juego del dictador”, en el que una persona no tenía poder para afectar la división de la recompensa.

Cuando los ateos fueron informados de las creencias religiosas de sus compañeros, “se comportaron de manera imparcial con los compañeros de grupo y en grupo”, escribieron los autores del estudio en el Journal of Experimental Social Psychology .

Sin embargo, “los cristianos demostraron consistentemente un sesgo en el grupo”.

La autora principal y estudiante de doctorado, Colleen Cowgill, dijo al  sitio web de noticias PsyPost que investigaciones anteriores habían demostrado que “la población general en Estados Unidos tiende a estereotipar a los ateos como inmorales y poco confiables“. 1

Añadió que muchos ateos consideraban que esta reputación era “angustiosa”.

Mi interés principal era cómo los ateos responden a estos estereotipos negativos“, dijo.

“A menudo vemos que los estereotipos negativos sobre un grupo pueden llevar a los miembros de ese grupo a comportarse de una manera compensatoria que, aparentemente, busca desconfiar de ese estereotipo, como cuando los inmigrantes estadounidenses se esfuerzan por enfatizar su identidad estadounidense cuando está amenazada.”

“Encontramos en varios estudios que nuestros participantes ateos se comportaron de manera más justa con los socios que creían eran cristianos que los participantes cristianos con compañeros que creían eran ateos”.

Que esto se deba específicamente al deseo de impresionar no es seguro, agregó.

El estudio encontró que el efecto fue “eliminado” cuando se les dijo a los participantes que sus creencias religiosas, o la falta de ellas, se mantenían en secreto para sus parejas.

Referencias:

1. 

Un estudio muestra la intolerancia que sufren los “ateos” en EE.UU por el simple hecho de serlo

Un estudio demuestra que, en EE.UU, se desconfía tanto de los ateos como de los violadores


Más estudios sobre comportamiento

A principios de este año, un estudio en Canadá encontró que la mayoría (el 76 por ciento) de las personas no creían que ser religioso hiciera a alguien un mejor ciudadano.

Y más de la mitad de los encuestados creían que la fe hacía más mal que bien .

En Gran Bretaña, más personas ahora profesan ser no religiosas que cristianas, según la investigación. La desconversión, o que los religiosos que pierden su fe, se consideran un “factor importante”.

Ocurrió que solo el 72 por ciento de los cristianos del Reino Unido dijeron que creían en la resurrección de Cristo, el principio central de su fe. Más de una décima parte de los cristianos “activos” le dijeron a ComRes que no creían que hubiera una vida después de la muerte.


Fuente del artículo:

The Indepent

Estudios relacionados

Los cristianos no son mejores personas; y eso es bueno para el cristianismo. Además se sobrestiman

Los ateos son más respetuosos con los creyentes que los creyentes con los ateos

Hay una asociación negativa entre la religiosidad y el altruismo en niños en todo el mundo

La compasión predice más generosidad entre individuos menos religiosos

Las personas altamente religiosas están menos motivadas por la compasión que los no creyentes

Véanse además todos los estudios recopilados en la sección sobre Intolerancia.

Aunque la mayoría cree que habrá una “venida”, los pastores no se ponen de acuerdo con su creencia apocalíptica

doesGodcare

NASHVILLE, Tenn. — La mayoría de los pastores protestantes creen que Jesús regresará en el futuro. Pero pocos están de acuerdo con los detalles del apocalipsis.

Un tercio de los pastores protestantes de los Estados Unidos esperan que los cristianos sean raptados, o llevados al cielo para encontrarse con Jesús, a medida que comienzan los últimos tiempos. Cerca de la mitad piensa que un falso mesías conocido como el Anticristo aparecerá en algún momento en el futuro.

Un número sorprendente cree que el Anticristo ya ha estado aquí o que no está en camino.

Esos son algunos de los hallazgos de una nueva encuesta telefónica a 1.000 pastores principales protestantes y sus opiniones sobre la teología de los últimos tiempos de LifeWay Research, con sede en Nashville y patrocinada por Charisma House Book Group.

La teología de los últimos tiempos sigue siendo popular entre los feligreses, dice Scott McConnell, vicepresidente de LifeWay Research. Pero no es un tema fácil de predicar.

La mayoría de la gente quiere que su pastor predique sobre el Libro de la Revelación y el fin del mundo“, dice. “Pero eso es una tarea complicada. Los pastores y los eruditos que citan a menudo no están de acuerdo sobre cómo se desarrollarán los tiempos finales.

No hay consenso sobre el rapto

Los investigadores encontraron puntos de vista muy variados sobre tres aspectos de la teología de los tiempos finales:

  • El momento del rapto (ver 1ª Tesalonicenses 4: 15-17 y Mateo 24)
  • La naturaleza del Anticristo (que se encuentra en 1 Juan y 2 Juan y otros textos)
  • El reino milenial, cuando Jesús reina por 1.000 años (Apocalipsis 20: 1-10)

Alrededor de un tercio (36 por ciento) de los pastores principales protestantes creen en el tipo de rapto previo a la familiaridad de la cultura pop. En ese escenario, los cristianos desaparecen al comienzo del apocalipsis. Los que quedan atrás sufren grandes problemas o tribulaciones.

Uno de cada 4 pastores dice que el rapto no es literal. Casi 1 de cada 5 cree que el rapto ocurre después de la tribulación (18 por ciento). Algunos creen que el arrebatamiento ya ocurrió (1 por ciento) o que ocurrirá durante la tribulación (4 por ciento) o antes de que la ira de Dios se derrame sobre la tierra (4 por ciento). Otros no están de acuerdo con ninguna de estas opiniones (8 por ciento) o no están seguros de lo que sucederá (4 por ciento).

Los pastores protestantes de la línea principal (36 por ciento) tienen más probabilidades de decir que el rapto no es literal. Los pastores que sostienen esta opinión incluyen aproximadamente la mitad de los luteranos (60 por ciento), los metodistas (48 por ciento) y los pastores presbiterianos / reformados (49 por ciento). Pocos bautistas (6 por ciento) o pastores pentecostales (menos del 1 por ciento) sostienen esa opinión.

Los evangélicos en general (43 por ciento) tienen más probabilidades de creer en un arrebatamiento previo a la regulación.

La educación y la edad también juegan un papel en cómo los pastores ven el rapto. Los pastores con una maestría (33 por ciento) o un doctorado (29 por ciento) tienen más probabilidades de decir que el rapto no es literal que los que no tienen un título (6 por ciento) o un bachillerato (16 por ciento).

El sesenta por ciento de los pastores sin título universitario creen en un arrebatamiento previo a la regulación. En contraste, el 26 por ciento de los pastores con un maestro sostienen esa opinión.

Los pastores menores de 45 años tienen menos probabilidades de creer en un arrebatamiento previo a la regulación (28 por ciento), en comparación con sus cohortes mayores. También son más propensos (23 por ciento) a creer en un arrebato de posttribulación.

La mayoría espera que el Anticristo, no esté de acuerdo con el tiempo

LifeWay Research también encontró diversos puntos de vista sobre el Anticristo.

doesGodcareAlrededor de la mitad (49 por ciento) dice que el Anticristo es una figura que surgirá en el futuro. Otros dicen que no hay un anticristo individual (12 por ciento); eso, es una personificación del mal (14 por ciento) o una institución (7 por ciento). El seis por ciento dice que el Anticristo ya ha estado aquí.

Los bautistas (75 por ciento) y los pentecostales (83 por ciento) tienen más probabilidades de ver un futuro anticristo. Los luteranos (29 por ciento), los metodistas (28 por ciento) y los pastores presbiterianos / reformados (31 por ciento) son más propensos a ver al Anticristo como una personificación del mal.

La educación también jugó un papel en cómo los pastores ven al Anticristo. Dos tercios de los que no tienen título universitario (68 por ciento) o un soltero (63 por ciento) creen en una futura figura del Anticristo. Menos de la mitad de los que tienen una maestría (39 por ciento) o un doctorado (49 por ciento) sostienen esa opinión.

El premilenialismo es un lugar común

Los pastores también están en desacuerdo sobre los detalles del reino milenial.

Alrededor de la mitad (48 por ciento) cree en el premilenialismo: la opinión de que el reinado de Cristo de 1.000 años se realizará en el futuro.

Un tercio (31 por ciento) cree en el amilenialismo: la opinión de que no hay un reinado de 1.000 años, en lugar de eso, Jesús ya gobierna los corazones y las mentes de los cristianos.

Uno de cada 10 (11 por ciento) cree en el posmilenialismo: la idea de que el mundo gradualmente se volverá más cristiano hasta que Jesús regrese.

La mayoría de los pastores se dividieron por denominación:

  • Los bautistas (75 por ciento) y los pentecostales (84 por ciento) tienen más probabilidades de elegir el premilenialismo.
  • Los luteranos (71 por ciento) eran más propensos a elegir el amilenialismo, seguidos por los pastores presbiterianos / reformados (52 por ciento) y los metodistas (37 por ciento).
  • Los metodistas (27 por ciento) eran más propensos que otras denominaciones a elegir el posmilenialismo.

La educación también jugó un papel. El premilenialismo es popular entre los que no tienen estudios universitarios (71 por ciento) o una licenciatura (63 por ciento). El amilenialismo es favorecido por aquellos con una maestría (41 por ciento).

Billy Hallowell, autor del próximo libro The Armageddon Code: One Journalist’s Quest for End Times Times Answers , dijo que la investigación cuantifica la prevalencia de diferentes teorías de los tiempos finales.

“Espero que los datos abran una discusión sobre las creencias escatológicas de los predicadores, por qué sostienen esas ideas y sobre cómo los feligreses y los líderes religiosos pueden entender mejor los textos bíblicos.”

McConnell dice que no es malo que los pastores no estén de acuerdo con los detalles del apocalipsis. La mayoría está de acuerdo con las principales enseñanzas sobre la Segunda Venida. El resto de los detalles no afectan la vida cotidiana de la mayoría de los cristianos.

El panorama general de la Revelación es claro: Jesús regresa, la gente debe estar lista, el mal está vencido“, dice. “Con el resto de los detalles, hay espacio para el desacuerdo“.

Fuente: LifeWay Research

Estudio relacionado:

6 de cada 10 líderes evangélicos creen en un rapto inminente, 9 de cada diez no creen en la evolución y un 73% cree que es una “prioridad absoluta” evangelizar a los no creyentes

La ansiedad propicia el fanatismo religioso

Afecta especialmente a individuos con personalidades osadas y vulnerables, según una investigación

La ansiedad y la incertidumbre provocan que las personas se vuelvan más idealistas y radicales en lo que a creencias religiosas se refiere. Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por especialistas de la York University de Canadá en el que participaron más de 600 personas. Sin embargo, esta tendencia no afectaría a todos los individuos por igual sino, especialmente, a aquellas personalidades más osadas y, al mismo tiempo, vulnerables. Por Yaiza Martínez.

La ansiedad y la incertidumbre pueden provocar que seamos más idealistas y radicales en lo que a nuestras creencias religiosas se refiere, sugieren los resultados de tres experimentos realizados por investigadores de la York University de Toronto, en Canadá.

En estos estudios participaron más de 600 personas, a las que se les sometió bien a situaciones neutrales bien a situaciones que les produjeron ansiedad.

Posteriormente, a los participantes se les pidió que describieran sus objetivos personales y que evaluaran su grado de convicción acerca de sus propios ideales religiosos, respondiendo a cuestiones tales como si estarían dispuestos a dar su vida por su fe o si apoyarían una guerra para defenderla.

Entusiasmo religioso

Según publica la York University en un comunicado, en estos tres experimentos se demostró que la ansiedad provocó en los participantes que éstos se sintieran más entusiastas e implicados con sus ideales, así como más extremistas en lo que a sus convicciones religiosas se refiere.

En uno de los estudios, la reflexión acerca de un dilema personal propició una tendencia general hacia los objetivos personales más idealistas. En un segundo experimento, el intento de resolver un problema matemático confuso ocasionó un aumento del radicalismo religioso de los participantes.

En un tercer experimento, en el que los participantes expusieron incertidumbres relacionadas con sus relaciones personales, se produjo la misma reacción de aumento del entusiasmo religioso que en el segundo experimento.

Los investigadores constataron, asimismo, que las reacciones de entusiasmo religioso fueron más pronunciadas entre aquellos participantes con personalidades más osadas (con una autoestima más alta, orientadas a la acción, ambiciosas y tenaces) y, al mismo tiempo, vulnerables a la ansiedad y a sentirse más desesperanzados con respecto a sus objetivos cotidianos.

Proceso de regulación emocional

Según explica Ian McGregor, director de la presente investigación y profesor de psicología de la York University, un proceso motivacional básico conocido como “motivación de enfoque reactivo” (RAM) sería el responsable de las reacciones de los participantes.

McGregor afirma que el proceso RAM es un estado emocional que hace que las personas se centren en los objetivos e ideales que promueven. En este estado, la gente se siente poderosa, y los pensamientos y sentimientos relacionados con otros temas pasan a un segundo plano para ellos.

RAM es normalmente un proceso de regulación que puede reorientar a las personas hacia vías alternativas para la consecución de objetivos cuando éstas encuentran algún obstáculo en su camino.

Lo que ha demostrado la presente investigación es que los humanos pueden, en ocasiones, adoptar un estado RAM basado en sus ideales y su fe religiosa, para encontrar alivio a corto plazo a su propia ansiedad.

Este alivio puede obtenerse, por otro lado, con sólo activar ideales y convicciones en nuestra propia mente. De este modo, las personas pueden provocarse la “motivación de enfoque reactivo” necesaria para alejar el foco de su atención de los problemas que causan ansiedad y, como consecuencia, recuperar la serenidad, explica el científico.

No tiene efectos en la superstición

Los investigadores midieron asimismo las creencias supersticiosas de los participantes y su propensión a creer en un Dios controlador para distinguir el entusiasmo religioso de otras formas de devoción.

McGregor señala que las amenazas que producen ansiedad a veces también hacen que la gente se vuelva paranoica y más sumisa hacia ciertas fuerzas controladoras externas, por lo que se quería descartar esta interpretación de los resultados generales del estudio.

Así, se descubrió que la incertidumbre que provoca la ansiedad no tiene un efecto ni en las supersticiones ni en la sumisión religiosa.

El año pasado, Ian McGregor y sus colaboradores publicaron en la revista Psychological Sience los resultados de otra investigación en la que se constató que las creencias religiosas férreas está asociadas con una actividad neuronal menor en la corteza cingulada anterior, que es un área del cerebro que se vuelve más activa en situaciones que producen ansiedad.

McGregor afirma que “reunidos los resultados obtenidos en todo el programa de investigación sugieren que las personas osadas aunque vulnerables tienden a extremos religiosos e idealistas para paliar la ansiedad”.

Los tres experimentos mencionados han sido detallados recientemente en un artículo publicado por la revista Journal of Personality and Social Psychology.

Estudios anteriores

En 2008, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Waterloo, en Canadá, obtuvo resultados similares a los obtenidos por McGregor.

Estos investigadores demostraron, concretamente, que hacer pensar a la gente sobre sucesos en los que no podían tener control alguno incrementaba radicalmente su fe en Dios, pero sólo si Dios era presentado como un ser controlador o dominante.
Resultados similares fueron obtenidos en otro estudio, publicado también en 2008 y realizado por este mismo grupo de investigadores.

Fuente: Tendencias21

La intolerancia religiosa aumenta según un nuevo estudio anual PEW sobre restricciones religiosas

Las restricciones religiosas aumentaron en todo el mundo en 2016, según el noveno estudio anual del Centro de Investigación Pew sobre restricciones globales a la religión. Este es el segundo año consecutivo en que las restricciones generales a la religión, ya sea como resultado de acciones gubernamentales o por individuos o grupos sociales, aumentaron en los 198 países incluidos en el estudio.

Estas son algunas de las conclusiones clave del nuevo informe:

1 Más de una cuarta parte (28%) de los países tenían niveles “altos” o “muy altos” de restricciones gubernamentales a la religión en 2016, un aumento desde el 25% del año anterior. Esta es la mayor proporción de países en estas categorías desde 2013. Los países en las categorías “alto” o “muy alto” obtuvieron al menos un 4.5 en el Índice de Restricciones del Gobierno. El índice es una escala de 10 puntos basada en 20 indicadores de restricciones gubernamentales a la religión, PF_18.06.21_restrictionsTakeaways_GRI310pxque incluyen límites al proselitismo y la predicación pública, o detenciones y agresiones de miembros de grupos religiosos. Laos (budista), por ejemplo, se unió a la categoría de restricciones “muy altas” en 2016, debido en parte a un nuevo decreto gubernamental eso le permite al Ministerio del Interior detener cualquier actividad religiosa que considere contraria a las políticas, costumbres tradicionales o leyes dentro de su jurisdicción.

2 La proporción de países con niveles “altos” o “muy altos” de hostilidades sociales que involucran a la religión se mantuvo estable en el 27%. Los países en estas dos categorías obtuvieron al menos un 3.6 en el Índice de Hostilidades Sociales, una escala de 10 puntos basada en 13 medidas de hostilidades sociales que involucran a la religión, incluidas las tensiones entre grupos religiosos y el terrorismo relacionado con la religión. Aunque la proporción de países en estas categorías no cambió desde el año pasado, fue mayor que en 2007, cuando este estudio comenzó a rastrear las hostilidades sociales. Además, varios países se unieron a estas dos categorías principales de hostilidades sociales en 2016. Bangladesh (islamista) experimentó un aumento de asaltos y homicidios de miembros de grupos religiosos por grupos sociales o individuos, incluidas varias instancias en las que personas que habían expresado opiniones ateas o que fueron acusadas de ofender al Islam en Internet fueron asesinadas o amenazadas.

3 Una parte creciente de los incidentes de restricciones gubernamentales u hostilidades sociales en 2016 involucró a partidos políticos o grupos sociales que defendían posiciones nacionalistas. Aproximadamente uno de cada diez países (11%) tenía actores gubernamentales (incluidos funcionarios públicos o partidos políticos) que usaban la retórica nacionalista contra los miembros de un grupo religioso en particular,PF_18.06.21_restrictionsTakeaways_SHI310px en comparación con el 6% del año anterior. Del mismo modo, el 16% de los países incluidos en el informe organizaron grupos sociales que utilizaron la retórica nacionalista contra las minorías religiosas en el país, un aumento del 14% en 2015.

4 En general, el número de países donde varios grupos religiosos fueron hostigados por gobiernos o grupos sociales aumentó en 2016. Esto representa el mayor número de países en los que hubo hostigamiento desde el inicio de estos análisis en 2007, y todos los grupos religiosos incluidos en este informe (con la excepción de los no afiliados) se vieron afectados. Los grupos más ampliamente identificados en 144 y 142 países respectivamente eran cristianos y musulmanes, los dos grupos religiosos más grandes del mundo. PF.06.21.18_religious.restrictions-02-00-Los judíos fueron hostigados en 87 países, revirtiendo una disminución que ocurrió en 2015.

5 Entre los 25 países más poblados del mundo, Egipto (islamista), Rusia (cristiana ortodoxa), India (hinduista, islamista y sij), Indonesia (islamista) y Turquía (islamista) tenían los niveles globales más altos de restricciones religiosas. China (San Jiao: budista, taoista y confucionista) tiene los niveles más altos de restricciones gubernamentales a la religión, mientras que India tiene los niveles más altos de hostilidades sociales que involucran a la religión. Ambos países tenían los niveles más altos de restricciones en estas categorías respectivas, no solo entre los 25 países más poblados sino también en el mundo en general.

 

Fuente:

Key findings on the global rise in religious restrictions (PEW RESEARCH)

Predecir la amistad es posible

Una resonancia magnética del cerebro puede predecir el grado de amistad entre dos personas a partir de los patrones cerebrales que se producen al ver fragmentos de vídeos cómicos, debate o documentales, según un estudio publicado en Nature.

Investigadores de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) y el Dartmouth College, ambos en Estados Unidos, han determinado que las respuestas cerebrales ante ese tipo de estímulos son similares entre las personas que comparten amistad.

A medida que la distancia social entre dos individuos se incrementa, las estructuras neuronales que revela una resonancia magnética funcional (IRMf) difieren cada vez más.

A partir de sus observaciones, Carolyn Parkinson y su grupo argumentan en su trabajo que pueden emplear esa técnica para predecir la probabilidades de que dos personas sean amigas.

Las respuestas neurales a estímulos dinámicos y naturalistas, como los vídeos, nos permiten observar los procesos de pensamiento espontáneos de las personas a tiempo real mientras se producen”, explicó Parkinson en un comunicado del Dartmouth College.

Nuestros resultados sugieren que los amigos procesan el mundo que está a su alrededor de un modo excepcionalmente similar”, señaló la investigadora.

Patrones similiares

Para llegar a sus conclusiones, el grupo estadounidense analizó los resultados de resonancias magnéticas de 42 estudiantes universitarios, 12 mujeres y 30 hombres de entre 25 y 32 años, todos ellos integrados en la misma red social, con diferentes grados de cercanía.

Los científicos comprobaron que las áreas del cerebro implicadas en la interpretación de datos sensoriales y emocionales respondían de forma parecida a los estímulos entre los amigos más cercanos.

Somos una especie social, vivimos nuestras vidas conectados con todos los demás. Si queremos comprender cómo funciona el cerebro humano necesitamos entender cómo nuestras mentes se dan forma las unas a las otras”, afirmó la investigadora Thalia Wheathely.

Fuente: EFE Futuro

Estudio:

Las redes sociales humanas son abrumadoramente homófilas: los individuos tienden a hacerse amigos de otros que son similares a ellos en términos de una gama de atributos físicos (por ejemplo, edad, sexo). ¿Las similitudes entre amigos reflejan similitudes más profundas en la forma en que percibimos, interpretamos y respondemos al mundo? Para probar si la amistad, y más generalmente, la proximidad de las redes sociales, asociada con una mayor similitud de respuesta mental en tiempo real, utilizamos imágenes de resonancia magnética funcional para escanear los cerebros de los sujetos durante la visualización gratuita de películas naturalistas. Aquí mostramos evidencia de homofilia neuronal: las respuestas neuronales cuando se ven películas audiovisuales son excepcionalmente similares entre amigos, y esa similitud disminuye al aumentar la distancia en una red social del mundo real.

 Similar neural responses predict friendship. Nature Communications. Parkinson, C., Kleinbaum, A. M., & Wheatley, T. (In press).

Solo te creeré si me dices lo que quiero oír

Cuando los datos contradicen nuestras convicciones, solemos ignorarlos o manipularlos para adaptarlos a unas ideas preconcebidas. Así lo hacen los creacionistas, los antivacunas y los ‘conspiranoicos’ del 11-S

¿Han notado que una persona siempre cambia de opinión cuando le presentan unos datos que contradicen sus convicciones más profundas? No, ¿verdad? Yo tampoco. Es más, da la impresión de que una persona cuando se le presentan pruebas abrumadoras en contra de lo que cree, se reafirma en sus opiniones. El motivo es que esos datos ponen en peligro su visión del mundo.

Los creacionistas, por ejemplo, rechazan las pruebas de la evolución que aportan los fósiles y el ADN porque les preocupa que los poderes laicos estén comiéndole terreno a la fe religiosa. Los enemigos de las vacunas desconfían de las grandes farmacéuticas y piensan que el dinero corrompe la medicina. Eso les lleva a defender que las vacunas causan autismo, pese a que el único estudio que relacionaba esas dos cosas fue desmentido en su día y su autor fue acusado de fraude. Quienes defienden las teorías de la conspiración en torno a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos se fijan en minucias como el punto de fusión del acero de los edificios del World Trade Center que hizo que se derrumbaran, porque creen que el Gobierno mentía y llevó a cabo operaciones encubiertas con el fin de crear un nuevo orden mundial. Los negacionistas del cambio climático estudian los anillos de los árboles, los núcleos del hielo y las ppm (partes por millón) de los gases de efecto invernadero, porque defienden con pasión la libertad, en especial la de los mercados y las empresas, para actuar sin atenerse a estrictas normas gubernamentales. Quienes aseguraban que Barack Obama no nació en Estados Unidos diseccionaron desesperadamente su certificado de nacimiento en busca de mentiras, porque estaban convencidos de que el primer presidente afroamericano de EE UU era un socialista empeñado en destruir su país. Los defensores de estas teorías estaban convencidos de que quienes se mostraban escépticos ante ellas ponían en peligro su visión del mundo. Y rechazaban los datos que rebatían su postura por considerar que venían del frente enemigo.

El hecho de que las convicciones resulten más fuertes que las pruebas se debe a dos factores: la disonancia cognitiva y el llamado efecto contraproducente. En el clásico When Prophecy Fails (cuando la profecía se equivoca), el psicólogo Leon Festinger y sus coautores escribían en 1956 acerca de la reacción que tuvieron los miembros de una secta que creía en los ovnis cuando la nave espacial que esperaban no llegó a la hora prevista. En lugar de reconocer su error, “siguieron tratando  de convencer al mundo entero” y, “en un intento deses­perado por eliminar su disonancia, se dedicaron a hacer una predicción tras otra, con la esperanza de acertar con alguna de ellas”. Festinger llamó disonancia cognitiva a la incómoda tensión que surge cuando se piensan dos cosas contradictorias al mismo tiempo.

En su libro de 2007 Mistakes Were Made, But Not By Me (hubo errores, pero yo no los cometí), dos psicólogos sociales, Carol Tavris y Elliot Aronson (alumno de Festinger), documentan miles de experimentos que demuestran que la gente manipula los hechos para adaptarlos a sus ideas preconcebidas con el fin de reducir la disonancia. Su metáfora de la “pirámide de la elección” sitúa a dos individuos juntos en el vértice de la pirámide y muestra cómo, cuando cada uno adopta y defiende una posición distinta, empiezan a distanciarse rápidamente hasta que acaban en extremos opuestos de la base de la pirámide.

Corregir un hecho falso puede reforzar las percepciones equivocadas del grupo
porque se pone en peligro su visión del mundo

En otros experimentos llevados a cabo por el profesor de Dartmouth College (EE UU) Brendan Nyhan y el profesor de la Universidad de Exeter (Reino Unido) Jason Reifler, los investigadores identifican un factor relacionado con esta situación: lo que denominan el efecto contraproducente, “por el que al tratar de corregir las percepciones equivocadas, éstas se refuerzan en el grupo”. ¿Por qué? “Porque ponen en peligro su visión del mundo o de sí mismos”.

Por ejemplo, a los sujetos de los experimentos se les dieron artículos falsos de periódicos que confirmaban ideas erróneas pero muy extendidas, como la de que había armas de destrucción masiva en Irak. Cuando después les mostraron un artícu­lo que explicaba que, en realidad, nunca se habían encontrado dichas armas, quienes se oponían a la guerra aceptaron el nuevo artículo y rechazaron el anterior. Sin embargo, los partidarios de la guerra dijeron que el nuevo artículo les había convencido aún más de que había armas de destrucción masiva, porque probaba que Sadam Husein las había escondido o destruido. De hecho, dicen Nyhan y Reifler, entre muchos de estos últimos participantes, “la idea de que Irak tenía armas de destrucción masiva antes de la invasión encabezada por Estados Unidos persistió hasta mucho después de que el propio Gobierno de Bush llegara a la conclusión de que no era así”.

Si los datos que deberían corregir una opinión solo sirven para empeorar las cosas, ¿qué podemos hacer para convencer al público de que está equivocado? Por mi experiencia, aconsejo mantener las emociones al margen; discutir, no criticar (nada de ataques personales y nada de mencionar a Hitler); escuchar con atención e intentar expresar detalladamente la otra postura; mostrar respeto; reconocer que es comprensible que alguien pueda pensar de esa forma; intentar demostrar que, aunque los hechos sean otros de los que se pensaba, esto no significa necesariamente que se altere la visión del mundo.

Quizá estas estrategias no siempre sirvan para hacer que la gente cambie de opinión, pero es posible que ayuden a que no haya tantas divisiones innecesarias, sobre todo ahora que EE UU está en plena fiebre revisionista de la realidad con fines políticos.

 

Fuente: El País (Ciencia)

 

MÁS INFORMACIÓN

 

Estudios relacionados:

Lo que usted quiere, Dios también: estudios concluyen que las personas proyectan sus propias creencias y opiniones sobre su dios.

 

Los narradores promovieron la cooperación entre los cazadores-recolectores antes del advenimiento de la religión

La narración de cuentos promovió la cooperación en cazadores-recolectores antes del advenimiento de la religión organizada, según se revela en un nuevo estudio de UCL.

Elderresized

La investigación muestra que los narradores en las sociedades de cazadores-recolectores fueron esenciales en la promoción de valores cooperativos e igualitarios antes de que se desarrollaran mecanismos comparables en las sociedades agrícolas más grandes, como la moralización de las deidades elevadas.

Los narradores de cuentos también eran más populares que los mejores recolectores, tenían un mayor éxito reproductivo y eran más propensos a ser ayudados por otros miembros del campamento, según se muestra en la investigación publicada hoy (5 de diciembre de 2017) en Nature Communications.

Los investigadores, dirigidos por Daniel Smith, Andrea Migliano y Lucio Vinicius del Departamento de Antropología de la UCL y financiados por Leverhulme Trust, basaron sus hallazgos en su estudio de los Agta, un grupo de cazadores-recolectores existente descendiente de los primeros colonizadores de Filipinas más de hace 35.000 años.

Pidieron a tres ancianos que les contaran las historias que normalmente les contaban a sus hijos y a los demás, lo que dio como resultado cuatro historias narradas en tres noches. Encontraron que las historias sobre entidades naturales humanizadas, como animales o cuerpos celestes, promovían normas sociales y cooperativas para coordinar el comportamiento grupal.

Una, sobre el sol masculino que se cae con la luna hembra antes de resolver sus diferencias sobre quién debería iluminar el cielo al aceptar compartir el deber, uno durante el día y el otro durante la noche. La historia promueve la igualdad de sexo y la cooperación entre los sexos, que es común entre las sociedades de forrajeo.

El estudio de UCL mostró que el 70% de una muestra de 89 historias de siete sociedades diferentes de cazadores-recolectores se refería a reforzar y regular el comportamiento social.

“Estas historias parecen coordinar el comportamiento del grupo y facilitar la cooperación al proporcionar a las personas información social sobre las normas, reglas y expectativas en una sociedad determinada”, según Daniel Smith.

De acuerdo con esta interpretación, los campamentos de Agta con una mayor proporción de cuentistas expertos poseían mayores niveles de cooperación.

A casi 300 miembros de 18 campamentos de Agta también se les pidió que eligieran con quién les gustaría vivir más. Los narradores más habilidosos a la hora de contar cuentos eran casi dos veces más propensos a ser nominados que los individuos menos capacitados.

Potencialmente porque reciben un mayor apoyo social a cambio de contar historias, el estudio descubrió que los narradores expertos tenían un promedio de 0,53 niños más que los que no tenían habilidades, lo que demuestra los beneficios reproductivos de ser un buen narrador.

Los autores afirman que la narración de cuentos puede haber sido fundamental para organizar el comportamiento social de los seres humanos promoviendo la cooperación, difundiendo normas cooperativas y representando el castigo de los que rompen las normas.

“Las religiones cazadoras-recolectoras no tienen dioses moralizantes y, sin embargo, son altamente cooperativas con toda la comunidad. Por lo tanto, la narración de cuentos en las sociedades de cazadores-recolectores fue un precursor de formas más elaboradas de ficción narrativa, como la moralización de los grandes dioses, común en las poblaciones postagrícolas.”, dijo Andrea Migliano, el último autor del artículo.

Fuente: UCL News (London´s Global University)

Los cristianos no son mejores personas; y eso es bueno para el cristianismo. Además se sobrestiman

¿Ser cristiano te hace mejor persona, peor o te deja prácticamente igual? Ha siglos que discuten sobre ello filósofos, escritores y vecinas del quinto izquierda, sin que hasta hoy ninguno haya llegado mucho más allá de meras conjeturas.

Ya el filósofo Celso en el siglo II acusaba a los cristianos de ser especialmente arrogantes, desleales y vanidosos. Porfirio, en la siguiente centuria, escribiría quince libros en igual sentido, distinguiendo además entre Jesús de Nazaret (al que reconocía como un hombre piadoso) y sus seguidores: a estos los denostaba como viciosos empedernidos. En cuanto al otro bando del debate, lo capitanearon enseguida autores de la talla de Orígenes o San Agustín. De hecho, estos respondieron con tanto pormenor a las citadas acusaciones, que si hoy conocemos aquellas es en realidad gracias a ellos: las obras originales de Celso y Porfirio acabarían alimentando las hogueras de cristianos que decidieron terminar con sus argumentos de modo quizá menos filosófico, pero sin duda más expeditivo.

Después de mil novecientos años de discusión se agradece, pues, que tres investigadores europeos (J. E. Gebauer, C. Sedikides y A. Schrade) se hayan lanzado a poner algo de ciencia en todo este asunto. Lo acaban de publicar en el Journal of Personality and Social Psychology, donde usan un ingenioso método.

Empecemos aclarando que, naturalmente, su propósito no es valorar todas las posibles virtudes (o posibles vicios) que puedan distinguir a los cristianos de los demás: ello agrandaría en exceso su campo de estudio. Gebauer, Sedikides y Schrade se concentran solo en un defecto ético: el de la soberbia. Es decir, el error de valorar tus atributos, o a ti mismo, por encima de los demás… en cosas en que en realidad no los superas. Así, el asunto se convierte en algo lo suficientemente limitado como para poderse investigar, pero no tanto como para resultar baladí: recordemos que ahuyentar la soberbia y cultivar la humildad es firme insistencia de la Biblia para todo cristiano (Mt 11:29; Mc 9:35; Lc 9:48; Lc 14:11; Rm 10:16; Ef 4:2; 1 Pe 5:5-6). Y que consiguientemente si el cristianismo hace a las personas más humildes o, por el contrario, resulta que las vuelve más soberbias, ello resulta sin duda, según los propios criterios cristianos, un buen indicio de su éxito a la hora de hacer a la gente mejor.

¿Cómo han explorado estos investigadores si el cristiano medio adolece de especial soberbia o, por el contrario, obedece a la Epístola a los Filipenses (2:3) y se estima a sí mismo, humildemente, por debajo de los demás?

Para resumir su minucioso estudio, digamos que lo primero que han preguntado a un grupo de cristianos es si consideran que cumplen ciertos preceptos morales mejor de lo que lo hacen, por lo general, los demás cristianos. Y luego han planteado el mismo interrogante a un grupo de no cristianos. Esto ha arrojado un dato contundente: el cristiano medio se considera a sí mismo más virtuoso que la media de sus hermanos en la fe. Esto, naturalmente, no puede responder a la realidad: es como si todos los españoles creyésemos estar por encima de la altura media de los españoles. Además, esta sobrevaloración que hace de sí el cristiano medio es superior a lo que se sobrevaloran los no cristianos. Por tanto, el cristiano medio se engaña con respecto a lo muy virtuoso que es; el cristiano medio adolece de soberbia; y lo hace en mayor medida aún de lo bien soberbio que es ya, por lo general, el resto del mundo.

Otro experimento de Gebauer y compañía arroja parejos resultados. Cuando les piden a los cristianos que evalúen su propio conocimiento en diversas áreas del saber (y luego les ponen una prueba para comprobar cuánto saben realmente de ellas), los cristianos tienden a sobrevalorar su conocimiento de cuestiones sociales o religiosas. Y, de nuevo, son ahí más optimistas acerca de su propio saber de lo que le ocurre a cualquier otra persona. (En otras áreas, como las científico-naturales, los cristianos se sobrevaloran también, pero no más de lo que lo haría cualquier otro). Creerte sabio cuando no lo eres es una buena definición de soberbia, según Tomás de Aquino; por desgracia para este santo, sus condiscípulos cristianos tienden de media a lucir ese pecado más que los que no lo son.

¿Debe preocupar este descubrimiento científico a los creyentes en Jesús de Nazaret? Curiosamente, si un miembro de la cristiandad se sintiese escandalizadito por él (“¡cómo se le ocurre a estos profesoruchos decir algo malo de mí y de mi religión!”), sin aportar más datos, estaría revistiéndose justo de esa soberbia que le ofende que le atribuyan. Así pues, lo más sensato sería que (al menos esto) lo aceptara con humildad. De hecho, en lo que resta de este artículo, voy a apuntar que incluso podría ir más allá. Que todos los cristianos podrían alegrarse de este hallazgo experimental.

Fuente: The Objetive

Estudio:

Las personas se sobreestiman a sí mismas en dominios que son fundamentales para su autoconcepto. Críticamente, el estado psicológico de este “principio de autocentralidad” sigue sin estar claro. Una opinión se refiere al principio como una parte inextricable de la naturaleza humana y, por lo tanto, como universal y resistente a la presión normativa. Una opinión contrastante considera que el principio es susceptible de presión (y modificación subsiguiente) de las normas de autoevaluación, cuestionando así su universalidad. Los defensores de este último punto apuntan a las sólidas normas de autoevaluación del cristianismo, que consideran particularmente efectivas para frenar la autoestima, y atribuyen al cristianismo una función de aquietamiento del ego. Tres conjuntos de estudios examinaron el principio de autocentralidad entre los cristianos.

Estudios 1A y 1B (N = 2, 118) autovaloración operacionalizada como percepciones de ser mejores que el promedio en los dominios de los mandamientos de la fe (autocentralidad: cristianos »no creyentes) y mandamientos de comunión (autocentralidad: cristianos> no creyentes).

Estudios 2A-2H (N = 1,779) autorealización operacionalizada como reconocimiento excesivo del conocimiento sobre los dominios del cristianismo (autocentralidad: cristianos »no creyentes), comunión (autocentralidad: cristianos> no creyentes) y agencia (autocentralidad: cristianos ≈ no creyentes).

Estudios 3A-3J (N = 1.956) autorealización operacionalizada como un grandioso narcisismo en los dominios de la comunión (autocentralidad: cristianos> no creyentes) y agencia (autocentralidad: cristianos ≈ no creyentes).

Los resultados convergieron entre los estudios, produciendo evidencia consistente para la autoevaluación cristiana. Relativo a los no creyentes, Los cristianos se autoalimentaron fuertemente en dominios centrales para el autoconcepto cristiano. Los resultados también se generalizaron en todos los países con diferentes niveles de religiosidad. El cristianismo no calla el ego. El principio de autocentralidad es resistente a la presión normativa, es universal y está arraigada en la naturaleza humana.


Christian self-enhancement.

Gebauer, Jochen E.,Sedikides, Constantine,Schrade, Alexandra

Journal of Personality and Social Psychology, Vol 113(5), Nov 2017, 786-809

Los ateos son más respetuosos con los creyentes que los creyentes con los ateos

Un nuevo estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Ohio sugiere que los ateos son más amables con los cristianos que a la inversa. El estudio también sugiere una posible razón para ello: pueden ser más amables para compensar el estereotipo popular de que los ateos son inmorales.

Ateos VS Cristianos

Además de lo anteriormente mencionado, los investigadores también mostraron que los cristianos tienen un sesgo dentro del grupo hacia otros cristianos cuando se trata de economía, lo que significa que prefieren hacer negocios con personas que creen lo mismo que ellos. Los ateos, por otro lado, no exhibieron un sesgo dentro del grupo hacia otros ateos.

La autora del estudio, Colleen Cowgill, señaló en una entrevista con Psypost que los ateos han aumentado su visibilidad, en parte debido al surgimiento de los “Nuevos Ateos” hace una década. Su número también ha aumentado, con aproximadamente el 3% de los estadounidenses identificados como ateos y alrededor del 26% de probabilidades de no creer en Dios, de acuerdo con otro reciente estudio.

Como explica la autora:

De esta investigación previa, sabemos que la población general en Estados Unidos tiende a estereotipar a los ateos como inmorales y poco confiables, una reputación que muchos ateos comprensiblemente encuentran angustiosa. Mi principal interés residía en cómo los ateos mismos responden a estos estereotipos negativos.

Ella también sostiene que los miembros de un grupo estereotipado también pueden actuar de manera “compensatoria” para combatir el prejuicio, citando el ejemplo de los inmigrantes en Estados Unidos que luchan por mostrar su identidad estadounidense cuando ésta se ve amenazada.

En el estudio se usó un juego económico como una forma de explorar cómo las personas se comportan con los demás dentro y fuera de sus grupos. El juego utilizado era una versión modificada del Juego del Dictador, donde una persona (el dictador) tiene que compartir una recompensa monetaria con otra.

En el estudio, los participantes cristianos dieron más dinero a los cristianos que a los ateos, mientras que los ateos dieron por igual a los ateos y los cristianos. Cuando se ocultó la identidad religiosa de los participantes, los efectos desaparecieron. De manera reveladora, cuando se ocultó su propia identidad, los ateos dieron más dinero a otros ateos. Como concluye la autora:

Creo que es bastante revelador que los ateos son quizás tan agudamente conscientes de los estereotipos negativos sobre sí mismos que hay diferencias observables en su comportamiento en comparación con los cristianos, incluso en este pequeño tipo de interacción de bajo riesgo.

Fuente: Xataka Ciencia

Estudio

•En un juego económico con participantes cristianos y ateos, los cristianos demuestran un sesgo endogrupo, mientras que los ateos no lo hacen.
•La diferencia en el sesgo del endogrupo se elimina cuando los participantes piensan que su pareja desconoce su identidad religiosa.
•Las preocupaciones reputacionales median en las tendencias ateas de dar más a un cristiano que conoce su identidad religiosa.

Una amplia investigación demuestra que las personas son más prosociales hacia los miembros del endogrupo que los exogrupos, y que los creyentes religiosos (por ejemplo, los cristianos) tienden a ser más prosociales que los no creyentes (por ejemplo, los ateos) en los juegos económicos. Sin embargo, identificamos una condición bajo la cual se atenúan los sesgos del endogrupo en tales juegos, centrándose en la prosocialidad entre los ateos. Específicamente, sostenemos que los ateos (pero no los cristianos) experimentan preocupaciones de reputación únicas debido a los estereotipos de que su grupo es inmoral, lo que a su vez afecta su comportamiento hacia los compañeros externos. En tres estudios, cuando los participantes en un Juego del Dictador creían que su pareja conocía su identidad religiosa, los ateos se comportaban de forma imparcial con sus parejas internas y externas, mientras que los cristianos demostraban consistentemente un sesgo endogrupal. Los efectos de la identidad religiosa en las asignaciones al grupo externo fueron parcialmente mediados por las preocupaciones sobre la percepción negativa de los demás y fueron eliminados al decirles a los participantes que su identidad religiosa se mantendría en el anonimato.

Fuente:

Generous heathens? Reputational concerns and atheists’ behavior toward Christians in economic games

Estudios relacionados

Hay una asociación negativa entre la religiosidad y el altruismo en niños en todo el mundo

La compasión predice más generosidad entre individuos menos religiosos

Las personas altamente religiosas están menos motivadas por la compasión que los no creyentes

Véanse además todos los estudios recopilados en la sección sobre Intolerancia.

Las relaciones entre ciencia y religión entre científicos en 8 países: existen diferencias en cuanto a la “religiosidad” entre científicos y la población en general

¿Los científicos no están interesados ​​en la religión o están en desacuerdo con ella? Así comienza la pregunta de un artículo publicado por THE (The World University Rankings) sobre el informe que usó la Rice University de Texas en una conferencia titulada como Religion Among Scientists in International Context (RASIC), 2012-2015 a través de su  Religion and Public Life Program, fundada por la Templeton World Charity Foundation (un think-tank religioso que busca promover, en palabras de su fundador, una “”nueva información espiritual”).

Según el estudio mencionado:

Los científicos han estado asociados durante mucho tiempo con el declive de la religión en todo el mundo. Pero pocos datos permiten el análisis de la religiosidad de los científicos o sus percepciones de la interfaz ciencia-fe. Aquí presentamos los primeros datos de encuestas de biólogos y físicos en ocho regiones del mundo: Francia, Hong Kong, India, Italia, Taiwán, Turquía, el Reino Unido y los Estados Unidos, países y regiones seleccionados porque exhiben diferentes grados de religiosidad, niveles variables de infraestructura científica y relaciones únicas entre instituciones religiosas y estatales (N = 9,422). La recopilación de datos incluye biólogos y físicos en todas las etapas de la carrera de universidades e institutos de investigación elite y no elitistas.

Descubrimos que en la mayoría de los contextos nacionales estudiados, los científicos son de hecho más seculares – en términos de creencias y prácticas- que aquellos en sus respectivas poblaciones generales. Aunque en cuatro de los contextos regionales, más de la mitad de los científicos se consideran religiosos. Y sorprendentemente, los científicos no creen que la ciencia esté en conflicto con la religión. En cambio, la mayoría considera que la religión y la ciencia operan en esferas separadas.

Es a destacar, en comparación con la población común, la diferencia en portentajes de personas con estudios científicos de las que no los tienen: existe un porcentaje menor de personas que se consideran “religiosas” en el ámbito académico científico de las que hay a nivel general en la población.

10.1177_2378023116664353-fig2

Porcentaje de científicos por región que se identifican como religiosos en comparación con la población.

Nota : Los porcentajes de población general del Reino Unido, Francia e Italia provienen de la Encuesta Mundial de Valores 2005-2009. Los porcentajes de las naciones restantes provienen de la Encuesta Mundial de Valores 2010-2014.

ASISTENCIA A FIESTAS Y OFICIOS RELIGIOSOS


10.1177_2378023116664353-fig1

A nivel general: Comparando científicos con poblaciones religiosas locales en términos de la asistencia semanal a los servicios religiosos se revela una sorprendente patrón. Aquellos que asisten a servicios religiosos en al menos una vez a la semana son minoría en todos los contextos regionales (verdad entre los científicos y las poblaciones en general).

Algunas excepciones: Pero en India, Hong Kong y Taiwán, al comparar científicos para la población local, una mayor proporción de científicos participa regularmente en servicios religiosos. En Turquía, científicos y la población general es similar en asistencia religiosa. En el otro extremo de este espectro, en Francia, el Reino Unido, y los EE. UU., la proporción de la población general que asiste regularmente a servicios religiosos es al menos dos veces más grande que en esos casos entre los científicos. La brecha es más amplia en los EE. UU. donde el 33 por ciento de la población asiste a los servicios regularmente, en comparación con el 11 por ciento de los científicos.

Sin embargo, en la mayoría de los contextos regionales, menos científicos que nunca asisten regularmente a servicios religiosos. La falta de asistencia, sin embargo, está lejos de ser omnipresente y hay diferencias importantes entre las regiones.

CONCLUSIONES

Primero, el conflicto es más pronunciado en las regiones occidentales. La vista de conflicto es la segunda perspectiva más frecuente en los EE. UU., el Reino Unido, Francia, Italia y Turquía, con más de 20 por ciento de los científicos en cada una de estas naciones abrazando esta visión. Junto con la mayor prevalencia de la colaboración en India, Hong Kong y Taiwán, esto sugiere que la tradición religiosa y el contexto regional juegan un papel importante papel en la interfaz ciencia-fe.

En segundo lugar, para los científicos que ven la relación entre la ciencia y la religión como una de independencia, sigue siendo posible que esta visión no pueda implicar una percepción de absoluta compatibilidad entre las dos esferas. En un representante nacional encuesta de adultos estadounidenses, por ejemplo, Hill (2014) encuentra que aunque un tercio de la población estadounidense no ve superposición entre ciencia y religión, es más probable que los miembros de este grupo reconozcan que la ciencia y la religión pueden entrar en conflicto “A veces” y es aún menos probable que acepten que estas sean compatibles.

Las entrevistas en profundidad con científicos estadounidenses están en línea con este hallazgo: los científicos pueden ver principalmente las dos esferas como independiente, pero reconoce las circunstancias particulares bajo qué conflicto surge (Ecklund 2010; Ecklund y Park 2009).

En tercer lugar, los resultados ofrecen una perspectiva importante sobre nociones de secularización social e individual. Si los científicos, como una fuente clave y probable de proponentes de la cognitiva racionalidad en la sociedad: están a la vanguardia de secularización, entonces uno presumiblemente esperaría niveles bajos de la religiosidad entre los científicos y las grandes diferencias en la religiosidad entre los científicos y sus respectivos contextos nacionales.

Sin embargo, más de la mitad de los científicos en cuatro de las regiones examinadas se identifican como, al menos, “poco religiosos”. Y un fuerte grupo de científicos en todos los casos (que van desde un minoritaria a la mayoría) en todos los contextos regionales en Francia reclaman la creencia en Dios sin dudas. Además, comparaciones de religiosidad entre científicos en un particular contexto y un público en general dado revelan que las diferencias no son tan amplias como podría sugerir la teoría de la secularización. Tal las comparaciones en Turquía, India, Hon Kong y Taiwán demuestran que los científicos pueden ser similares e incluso más religiosos que un público en general dado, un hallazgo que complica cómo debemos pensar sobre la dinámica de la secularización en un contexto donde una religión no occidental es la mayoría.

Datos en Percepciones de los científicos sobre el impacto del conocimiento científico en sus propios puntos de vista religiosos subrayan aún más la noción que la ciencia no necesariamente se está secularizando a nivel individual. La importante distinción entre individuo y sociedad con respecto a la secularización, sin embargo, debe ser reconocida. Los científicos “religiosos” todavía pueden ser portadores de una secularización en la sociedad perpetuando, a través del debate público y el discurso popular, la autoridad cultural exclusiva de la ciencia. Los científicos religiosos puede igualmente fomentar la secularización social al afirmar y mantener la autonomía profesional de la ciencia, separando ciencia completamente de la autoridad religiosa. Sin embargo, es importante reconocer que, a nivel individual y desde la perspectiva de los propios científicos, la ciencia no parece tener un efecto secularizante en los científicos.

NOTAS:

La encuesta no parece que tuviera como propósito especificar a qué se refería como “religiosos”, ni tampoco preguntó a los encuestados que se identificaron como religiosos, a nivel individual, a qué se referían estos cuando se identificaron de tal forma.

Por cómo se trató la información, pareciera que como “religioso” el estudio entendiera que es aquel que cumple con los actos celebrados por la religiones o sentimientos relacionados con este tipo de actos. No como una persona que, tal y como se define en los diccionarios, “cree en la existencia en deidades”. De hecho, los porcentajes más altos de religiosidad entre científicos en este estudio se observaron, precisamente, en aquellos lugares donde las tradiciones tienen un peso social (Occidente), aquellos donde la secularización puede ser mal vista públicamente (Oriente Medio) o en países donde las religiones carecen de una creencia en deidades (Asía).

De hecho, queda tan poco claro a qué se refieren con “religiosos” en este estudio de Elain Howard Ecklun que Jason Rosenhouse (Profesor Asociado de Matemáticas en la Universidad James Madison) criticó algunas de las afirmaciones realizadas en resúmenes de la investigación de Ecklun en los cuales sí especificaba a qué tipo de “religiosidad” se refería. Concretamente, la afirmación de Ecklun realizó en su libro Science vs. Religion: What Scientists Really Think de  que “a medida que viajemos de la vida religiosa personal a la pública de los científicos, conoceremos al casi 50 por ciento de los científicos de élite, como Margaret, que son religiosos en un sentido tradicional” (página 6, Ecklund, 2010 ). Rosenhouse dice que “religioso en un sentido tradicional” nunca está claramente definido.  Sugiere que ella puede estar refiriéndose a su descubrimiento de que el 47% de los científicos se afilian a alguna religión, pero dice que llamarlos “religiosos en un sentido tradicional” es por lo tanto engañoso, porque solo el 27% de los científicos cree en un Dios, a pesar de que muchos más que eso se asocian con las culturas religiosas.

A pesar de que varias webs cristianas usaron los estudios de Ecklun para realizar afirmaciones como que  Si, la mayoría de los científicos cree en Dios” (Aleteia) los resultados de estos estudios muestran, como hemos visto en este, unos resultados totalmente distintos. En el libro de Ecklun, por ejemplo, se proporcionan estos datos:

  • El 34% eran ateos (12% de los cuales también se llaman a sí mismos espirituales)
  • 30% eran agnósticos
  • 27% tenían alguna creencia en Dios (9% tienen dudas pero afirmaban su creencia, 5% tienen creencias ocasionales, 8% creen en un poder superior ese no es un Dios personal)
  • y sólo el 9% de los científicos dijeron que no tenían dudas sobre la existencia de Dios.

Si bien hay más ateos que en el resto de la población de EE. UU., la investigación demuestra que aproximadamente un tercio (36%) de estos científicos mantienen cierta creencia en Dios, una proporción considerablemente menor que aproximadamente el 90% en la población general de Estados Unidos. O sea, se muestra una amplia correlación negativa entre tener estudios científicos y creer en Dios.

Además:

  • La mayoría de los científicos que expresaron alguna creencia en Dios se consideraban a sí mismos “liberales religiosos”.
  • Algunos científicos ateos todavía se consideraban “espirituales”.
  • Los científicos religiosos informaron que sus creencias religiosas afectaban la forma en que pensaban sobre las implicaciones morales de su trabajo, no la forma en que practican la ciencia.

Y es que una cosa es la creencia y sentimientos de veneración hacia una deidad (Religión) y otra manifestar sentimientos de “espiritualidad”. Sentimientos que son independientes a la Fe religiosa y que pueden manifestarse, como procesos neuronales, en todo tipo de personas: incluidas aquellas que no creen en deidades o que no se consideran “religiosas” tal y como se define en los diccionarios. Algunos, de hecho, denominan “religiosidad” a dicho sentimiento de “espiritualidad”. Cuando se realiza un estudio de este tipo, lo primero que debe hacerse es definir bien a qué se refiere uno con “religiosidad” y si la persona encuestada comparte dicha definición, antes de asumir que esta persona se refiere a “religioso en un sentido tradicional”.

Fuente:

Religion among Scientists in International Context A New Study of Scientists in Eight Regions

Elaine Howard Ecklund, David R. Johnson, Christopher P. Scheitle,

Kirstin R. W. Matthews, Steven W. Lewis

Estudios relacionados:

Pese a los falsos datos ofrecidos por los religiosos, cada vez hay más científicos ateos

El pensamiento analítico debilita las creencias religiosas

Qué hace que la mayoría no sea capaz de comprender y aceptar lo científicamente correcto

¿Qué factor individual es el mayor responsable de que las personas abandonen la religión? Internet

La mayoría de profesores de las universisades de elite de EE.UU son ateos

Los creyentes en lo paranormal muestran un mayor sesgo de autoatribución que los escépticos

Ciertas personas tienden a sesgar la información con respecto a lo que perciben en favor de sí mismos: ergo de sus ideas preconcebidas. Dichas personas lo hacen basándose en un sesgo conocido como sesgo de correspondencia o de autoatribución, que les lleva a cometer un error fundamental de atribución. ¿Qué produce dicho sesgo? Básicamente, que dichas personas (las que han sido criadas para creer en cosas antinaturales y paranormales) omitan los errores o fallos que cometen o que ven (los resultados negativos) en pro de mantener sus ideas y visión del mundo mientras que, por otro lado, sí tienen en cuenta los resultados positivos que confirman su percepción del mundo.

En resumen: las personas que han crecido en ambientes religiosos o a los cuales se les ha inculcado una creencia religiosa (o que han crecido en ambientes socioculturales supersticiosos) tienden, según este estudio publicado en la revista médica Elsevier, a mostrar un mayor sesgo de autoatribución que las personas escépticas (como los escépticos en cuanto a la existencia de deidades: ateos). La religión, por tanto, favorece el sesgo de autoatribución.

El sesgo de autoatribución y las creencias paranormales

El presente estudio investigó la relación entre las creencias paranormales, el control ilusorio y el sesgo de autoatribución, es decir, la tendencia motivada a atribuir resultados positivos a uno mismo mientras que los resultados negativos se externalizan. Los visitantes de una feria psíquica jugaron a un juego de adivinar cartas e indicaron su control percibido sobre las cartas elegidas al azar en función de la congruencia y la valencia de la carta. Se observó un sesgo de autoatribución más fuerte en los creyentes en lo paranormal en comparación con los escépticos, y este sesgo se relacionó específicamente con las creencias religiosas tradicionales y la creencia en la superstición. No se encontró relación entre las creencias paranormales y el control ilusorio. Las medidas de autoinforme indicaron que las creencias paranormales estaban asociadas a la crianza en una familia espiritual y a experiencias anómalas durante la infancia. De este modo, este estudio sugiere que las creencias paranormales están relacionadas con sesgos cognitivos específicos que, a su vez, están determinados por factores socioculturales.

Estudio:

The self-attribution bias and paranormal beliefs.

No nacemos creyentes: un estudio concluye que la religión no tiene que ver con el pensamiento intuitivo o racional

Un nuevo estudio de la Universidad de Oxford acaba de descartar que el sentimiento religioso esté relacionado con el pensamiento intuitivo. La conclusión echa por tierra no solo una convención de la psicología. Además descarta que la religiosidad sea algo con lo que nacemos.

Hasta ahora la psicología cognitiva explicaba el desarrollo del sentimiento religioso en el cerebro como un resultado del pensamiento intuitivo. En otras palabras, que las creencias religiosas surgen de manera intuitiva, y que las diferentes religiones canalizan una conclusión a la que las personas llegan de antemano siguiendo un proceso natural. Según esta hipótesis ampliamente aceptada, las personas creyentes son más intuitivas que analíticas.

Un equipo combinado de neurocientíficos, psicólogos y filósofos del Centro de Avances en Ciencias del Comportamiento en las Universidades de Coventry y Oxford ha examinado esa asunción realizando un estudio sobre un grupo de peregrinos del Camino de Santiago.

El estudio comenzaba entrevistando a los vountarios para determinar su grado de creencias religiosas y sobrenaturales. Después se les sometió a una larga batería de pruebas de lógica, matemáticas y probabilidad destinadas a analizar su grado de pensamiento intuitivo. Finalmente, se les sometió a un experimento no invasivo de electroestimulación sobre el gyrus frontal inferior, una zona del cerebro que se suponía estaba asociada a la inhibición de creencias sobrenaturales en personas ateas.

Ni uno solo de los experimentos permitió probar de manera concluyente la relación que se suponía entre sentimiento religioso y pensamiento intuitivo. Según el principal autor del estudio: Miguel Farías:

Qué nos impulsa a creer en dioses? ¿La intuición o la razón, el cerebro o el corazón? Existe un largo debate en torno a esta cuestión, pero nuestras conclusiones desafían la teoría de que las creencias religiosas estén determinadas por un pensamiento intuitivo o analítico. No creemos que las personas nazcan creyentes del mismo modo en que todas acaban aprendiendo de manera inevitable algún tipo de lenguaje.

Si no es intuitivo ni de nacimiento, ¿de dónde provienen los sentimientos religiosos? Farías apunta a factores sociales:

Los datos sociológicos e históricos de los que disponemos muestran que nuestras creencias se basan fundamentalmente en factores sociales y educativos, y no en diferencias cognitivas como la dicotomía entre pensamiento intuitivo o analítico. El sentimiento religioso se basa muy probablemente en la cultura de cada uno, no en algún tipo de intuición primitiva o corazonada.

Fuente: Gizmodo[vía Phys.org]

La “autotrascendencia” depende de un área concreta del cerebro

Vinculada a la religiosidad, esta característica ha sido relacionada con las áreas parietales posteriores

Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Udine, en Italia, con personas que sufrían tumores cerebrales, ha revelado que sólo aquéllas a las que se extirparon los tumores de las zonas parietales posteriores del cerebro vieron modificados sus niveles de “autotrascendencia” (ST), una característica compleja de nuestra personalidad que nos hace sentirnos como una parte integral del universo y que sirve para medir el comportamiento espiritual de cada individuo. Según los investigadores, este estudio sería la primera demostración de que existe una relación de causalidad entre el funcionamiento del cerebro y la ST. Por Yaiza Martínez.

1887140-2584209Una investigación reciente realizada por científicos de la Universidad de Udine, en Italia, ha proporcionado una nueva comprensión sobre cómo ciertos cambios del cerebro pueden provocar alteraciones en las actitudes religiosas y espirituales.
Concretamente, el científico Cosimo Urgesi, de dicha universidad, y sus colaboradores exploraron las bases neuronales de la espiritualidad analizando a pacientes que habían desarrollado tumores en distintas partes del cerebro.

Las exploraciones fueron realizadas antes y después de que a estos pacientes se les extirparan quirúrgicamente los tumores.
Según se explica en la revista Physorg, aunque en general se piensa que todos los comportamientos y experiencias, religiosas o de cualquier otro tipo, tienen su origen en el cerebro, la exploración empírica real de los mecanismos neuronales subyacentes a la espiritualidad siempre ha representado un desafío.

Análisis de la autotrascendencia

Sólo desde un tiempo a esta parte, en que los especialistas han empezado a contar con tecnologías altamente avanzadas de registro de imágenes de la actividad cerebral, la neurociencia ha comenzado a observar los procesos mentales asociados con la religión y la espiritualidad humanas.

Urgesi y sus colaboradores enfocaron su investigación en tratar de establecer una relación directa entre la actividad cerebral y la espiritualidad. Para ello, se centraron en el estudio de una característica humana conocida como autotrascedencia (ST), una de las tres dimensiones del carácter que según la psicología agrupa las características de espiritualidad, misticismo, pensamiento mágico y religioso, así como la visión de uno mismo como parte integral del universo.

Las personas con una ST elevada poseen una percepción del yo disminuida, y son más propensas a identificarse como una parte integral del universo, en sentido total.

Los cambios en la ST individual fueron estudiados en 88 casos, de personas sometidas a cirugía cerebral para la extirpación de sus tumores. Cada uno de estos pacientes padecía distintos tipos de tumor en zonas del diversas del cerebro, tal y como publica la agencia de noticias de la UE, Cordis.

Espiritualidad anterior y posterior

Con técnicas avanzadas, los investigadores localizaron las lesiones cerebrales sufridas por los participantes en el estudio tras su operación, y paralelamente evaluaron la intensidad de la ST en los pacientes antes y después de la cirugía.

Este método, según declararon los científico, ha permitido explorar posibles cambios en la ST inducidos por lesiones cerebrales concretas, así como la causalidad de las estructuras frontal, temporal y parietal en las diferencias que había entre los individuos en cuanto a la ST.

Los investigadores descubrieron así, que aquellos pacientes a los que se les había practicado la cirugía en la parte posterior del cerebro presentaban una ST más acusada tras la operación. Esto no fue lo que sucedió con los pacientes afectados en la zona anterior del cerebro.

El hecho de que los tumores cerebrales situados en distintos puntos del cerebro tengan efectos diversos en la ST individual supondría, según los científicos, que se ha establecido una base neuronal de la que dependerían los estilos cognitivos y emocionales que caracterizan la espiritualidad de cada persona.
Urgesi afirma que: “Nuestro estudio sobre la localización de los síntomas y las lesiones es la primera demostración de que existe una relación de causalidad entre el funcionamiento del cerebro y la ST”.

Modular la actividad neuronal

Esta relación sería la siguiente: el daño sufrido por las zonas parietales posteriores del cerebro provoca rápidos cambios relacionados con la conciencia autorreferente transcendental. Según esto, puede que una disfunción de la actividad neuronal parietal sea la responsable de la alteración de los comportamientos religiosos y espirituales y de la actitud ante ellos.

Los investigadores señalan que, en individuos saludables, el nivel de ST vendría determinado, al menos en parte, por los genes. Por otro lado, en personas que no padecen tumores cerebrales pero que sí sufren trastornos mentales, como la esquizofrenia, se ha comprobado que el nivel de ST puede verse alterado.

Según los científicos, la investigación del efecto de las lesiones cerebrales sobre dimensiones complejas de la personalidad, como la ST, podría ayudar a esclarecer la interacción que se produce entre factores genéticos y ambientales, y que motivaría la alteración de nuestros perfiles espirituales, al señalar el área cerebral vinculada con dicha alteración.

Por otra parte, esta investigación podría ayudar a comprender mejor la función que desempeñan las diferencias de cada individuo en las enfermedades mentales, afirman los investigadores.

Si una característica estable de la personalidad como la ST puede sufrir cambios rápidos como consecuencia de lesiones cerebrales, esto indicaría que algunas dimensiones de la personalidad podrían modificarse si se influye en ciertas áreas específicas de actividad neuronal.
Teniendo en cuenta esto, es posible que métodos nuevos dedicados a la modulación de la actividad neuronal den lugar a tratamientos novedosos contra los trastornos de personalidad, aseguran los investigadores. Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista especializada Neuron.

Dios y cerebro

Desde hace unos años, y gracias a los avances tecnológicos antes mencionados en los dispositivos de registro de la actividad neuronal del cerebro, la neurociencia ha intentado explicar la religiosidad y la espiritualidad humanas desde una perspectiva puramente fisiológica.
Así, por ejemplo, en investigaciones neurológicas recientes se han descubierto las zonas del cerebro implicadas en las experiencias místicas e, incluso, se ha llegado a presentar el primer mapa del cerebro místico en prensa.

Como cabía esperar, estos avances están suscitando actualmente un apasionante debate sobre si estos descubrimientos pueden considerarse una demostración de la existencia de Dios o, por el contrario, constatarían únicamente que la experiencia religiosa es tan sólo un producto más de la actividad cerebral del ser humano.

Fuente:

Tendencias21

Las personas religiosas entienden menos el mundo, sugiere un estudio

Los científicos dicen que los creyentes en Dios son más propensos a pensar que las flores y las rocas pueden pensar y sentir, y están de acuerdo con afirmaciones como “las piedras sienten el frío”.

Westminster-Abbey-Getty

Los investigadores compararon a los creyentes en Dios con las personas con autismo: ambos luchan por distinguir entre las imágenes físicas y las mentales de Getty.

Las personas religiosas son más propensas a tener una comprensión más pobre del mundo y es más probable que crean que objetos como las rocas y el papel tienen cualidades humanas, concluyeron los científicos.

Investigadores de la Universidad de Helsinki compararon a creyentes en Dios o lo paranormal con personas con autismo después de descubrir que tienden a luchar para comprender las realidades del mundo que nos rodea.

Las creencias religiosas estaban relacionadas con una capacidad más débil para comprender fenómenos físicos y biológicos como los volcanes, las flores, las rocas y el viento sin otorgarles cualidades humanas.

Los creyentes eran más propensos a pensar que los objetos inanimados como el metal, el aceite, la ropa y el papel pueden pensar y sentir, y están de acuerdo con afirmaciones como “Las piedras sienten el frio”.   

Marjaana Lindeman y Annika Svedholm-Häkkinen, que completaron el estudio, dijeron:

“Cuanto más creían los participantes en fenómenos religiosos u otros fenómenos paranormales, menores eran sus habilidades físicas intuitivas, sus habilidades mecánicas y de rotación mental, las calificaciones escolares en matemáticas y física, y el conocimiento sobre los fenómenos físicos y biológicos eran … y más consideraban los objetivos inanimados como fenómenos mentales “.

El estudio definió “mental” como el tener características humanas tales como pensamientos y espíritu.

Los investigadores dijeron que sus hallazgos sugieren que la falta de comprensión de las personas sobre el mundo físico significa que aplican sus propias características humanas a todo el universo, “lo que resulta en la creencia en demonios, dioses y otros fenómenos sobrenaturales“.

Esta confusión entre las cualidades mentales y físicas “también [se] ha reconocido principalmente entre los ancianos y los niños pequeños“, agregaron.

Los científicos compararon a creyentes religiosos con personas con autismo, diciendo que ambos luchan por distinguir entre lo mental y lo físico, aunque las personas autistas están en el extremo opuesto porque a menudo ven el mundo como completamente físico y luchan por comprender el estado mental de otros.

La Sra. Lindeman y la Sra. Svedholm-Häkkinen pidieron a 258 personas (finlandesas) que informaran cuánto coincidieron en que “existe un Dios amoroso, todopoderoso y omnisciente” y si creían en fenómenos paranormales como la telepatía y las visiones del futuro. A continuación, combinaron sus respuestas con una serie de otros factores, incluidos los resultados de los exámenes, las respuestas de la encuesta y las actuaciones en diferentes pruebas.

También descubrieron que las personas que creen en Dios y lo paranormal son más propensas a ser mujeres y tienden a basar sus acciones en el instinto más que en el pensamiento analítico.

Estudios previos han sugerido que las personas religiosas tienden a tener un cociente intelectual más bajo y es más probable que crean literalmente en lo que los científicos llaman “declaraciones de mierda” que incluyen frases como “La Tierra quiere agua” y “La fuerza conoce su dirección”. Sin embargo, también se los encuentra más felices y tienen una mayor satisfacción con la vida que los no creyentes y se los considera más generosos y dignos de confianza.

Nota: en otros estudios se demuestra que estos beneficios emocionales sólo se producen cuando los creyentes pertenecen a estratos sociales de creencias similares: cuando toda la comunidad tiene las mismas creencias religiosas y carecen de preocupaciones sociales en ese sentido. En otros casos incluso la correlación “salud mental”/creencia religiosa es inversa, así como lo son los motivantes sobre compasión y generosidad.

Fuente:

Independent

Estudios relacionados:

La religión condiciona la percepción visual

Estudio demuestra que: Los niños pequeños expuestos a la religión tienen dificultades para diferenciar entre realidad y ficción

La religión tiene el mismo efecto en el cerebro que las drogas

Según un estudio, la religión puede tener el mismo efecto en el cerebro que consumir drogas

Los investigadores observaron cómo 19 cerebros de jóvenes mormones se vieron afectados cuando ‘sintieron el espíritu’

Las experiencias religiosas tienen un efecto similar en el cerebro que consumir drogas, según un nuevo estudio.

Científicos de la Universidad de Utah utilizaron resonancias magnéticas para controlar la actividad cerebral de 19 devotos mormones mientras llevaban a cabo una variedad de tareas, incluyendo descansar, ver un anuncio de la iglesia sobre informes financieros, orar, leer citas de líderes religiosos no mormones y leer la Biblia.

Los investigadores eligen específicamente a jóvenes mormones, 7 mujeres y 12 hombres, que han llevado a cabo uno o dos años de trabajo misionero cuya mayoría de miembros esperan experimentar su Fe.

Durante las tareas, se les dijo a los participantes que presionasen un botón cuando “sintieran el espíritu”.

Al estudiar las exploraciones cerebrales, los investigadores observaron que ciertas regiones del cerebro se iluminaban constantemente cuando los participantes informaban de pensamientos espirituales.

Estas son las mismas partes del cerebro que se iluminan cuando los participantes en estudios anteriores escuchan música, han experimentado sentimientos de amor y consumido drogas recreativas.

Esta sección del cerebro, el núcleo accumbens, se conoce como el “centro de recompensa” del cerebro que controla la adicción y desempeña un papel en la liberación de la dopamina, una de las sustancias químicas que controlan el estado de ánimo de una persona.

El Dr. Jeffrey Anderson, el neurorradiólogo que dirigió el estudio, dijo a CNN:

“Estas son áreas del cerebro que parecen estar involucradas en la experiencia religiosa y espiritual. “

“Sin embargo, la neurociencia religiosa es un campo tan joven, y hay muy pocos estudios, y el nuestro fue el primer estudio que mostró la activación del núcleo accumbens, un área del cerebro que procesa la recompensa.

“Miles de millones de personas toman decisiones importantes en la vida basadas en sentimientos y experiencias espirituales y religiosas. Es una de las influencias más poderosas en nuestro comportamiento social.

“Sin embargo, sabemos muy poco sobre lo que sucede realmente en el cerebro durante estas experiencias. Es solo una pregunta crítica que necesita más estudio “.

Fuente:

Independent

Los pensamientos religiosos desencadenan sistemas de recompensas como lo hacen el amor o las drogas

(CNN) La mayoría de los estadounidenses, alrededor del 89%, dicen que creen en Dios , y algunos han sentido la presencia de Dios mientras escuchaban un sermón o sentían que el tiempo se detenía mientras estaban en profunda oración o meditación.

Ahora, un nuevo estudio muestra mediante resonancias magnéticas funcionales que tales experiencias religiosas y espirituales pueden ser gratificantes para su cerebro.

Actúan los mismos sistemas de recompensa entre los oídos que los sentimientos de amor, de conmoción al oír música e incluso al consumir drogas, según el estudio, que se publicó en la revista Social Neuroscience el martes (25 de octubre 2016).

“Estas son áreas del cerebro que parecen estar involucradas en la experiencia religiosa y espiritual. Sin embargo, la neurociencia religiosa es un campo tan joven – hay muy pocos estudios- y el nuestro fue el primer estudio que mostró la activación de el núcleo accumbens, un área del cerebro que procesa la recompensa “, dijo el Dr. Jeffrey Anderson, un neurorradiólogo de la Universidad de Utah y autor principal del estudio.

“Miles de millones de personas toman decisiones importantes en la vida basadas en sentimientos y experiencias espirituales y religiosas. Es una de las influencias más poderosas en nuestro comportamiento social”, dijo. “Sin embargo, sabemos muy poco acerca de lo que sucede realmente en el cerebro durante estas experiencias. Es solo una pregunta crítica que necesita más estudio”.

Reflexionando sobre las resonancias magnéticas mormonas

Para el estudio, se escaneo el cerebro a 19 mormones devotos adultos y jóvenes en máquinas fMRI mientras completaban varias tareas.

Las tareas incluyeron: descansar durante seis minutos, ver un anuncio de la iglesia de seis minutos sobre membresía e informes financieros, leer citas de líderes religiosos durante ocho minutos, participar de la oración durante seis minutos, leer las Escrituras durante ocho minutos y ver videos de discursos religiosos. representaciones de escenas bíblicas y testimonios de miembros de la iglesia.

Durante las tareas, se les pidió a los participantes que indicaran cuándo estaban experimentando sentimientos espirituales.

A medida que los investigadores analizaban los escáneres de resonancia magnética funcional tomados de los participantes, observaban de cerca el grado de sentimientos espirituales del que cada persona informaba y luego qué regiones del cerebro se activaban simultáneamente.

Los investigadores encontraron que ciertas regiones del cerebro se iluminaban consistentemente cuando los participantes informaban de estar teniendo sentimientos espirituales.

Las regiones cerebrales incluían el núcleo accumbens, que está asociado con la recompensa; el cortex frontal atencional , que se asocia con la atención enfocada; y los loci corticales prefrontales ventromediales, asociados con el razonamiento moral, dijo Anderson.

mri-gif

Los sentimientos espirituales desencadenan un circuito de recompensa en el cerebro, muestra un nuevo estudio. El estudio incluyó escáneres cerebrales de resonancia magnética, como este. Cortesía de la Universidad de Utah de Ciencias de la Salud

“Aprecio cómo trataron de determinar el grado de experiencia espiritual que tiene una persona. Por supuesto, siempre hay un componente subjetivo, pero parecían capturarlo relativamente bien”

dijo el Dr. Andrew Newberg, neuroteólogo y profesor de medicina de emergencia y radiología en la Universidad Thomas Jefferson que no participó en el estudio.

Agregó que el nuevo estudio respalda aún más las investigaciones previas sobre los casos donde hay experiencias espirituales y religiosas asociadas con redes neuronales complejas.

“También es interesante ver los cambios que ocurren en las áreas de atención frontal y el núcleo accumbens. En realidad, son áreas que hemos hipotetizado que están involucradas en prácticas y experiencias religiosas hace más de 10 años” , dijo Newberg. “También corrobora nuestros estudios previos de varias prácticas de oración y meditación que encontraron cambios en las áreas de atención del cerebro y también del cuerpo estriado”, una parte del cerebro asociada con el sistema de recompensa.

Dado que los resultados del estudio solo se vieron en los mormones, dijo Anderson, se necesita más investigación para determinar si los hallazgos similares podrían replicarse en personas de otras religiones, como católicos o musulmanes.

Changing

“Creo que todavía es una pregunta abierta hasta qué punto hay una red común de regiones cerebrales que esté activa a través de las tradiciones de fe y los tipos de experiencias. Esperamos que haya diferencias”, dijo. “En otras palabras, ¿se siente de la misma manera en las mismas regiones del cerebro que una mujer luterana en Minnesota estudiando la Biblia como si alguien en Siria contemplara la violencia motivada por motivos religiosos?”

También se necesita más investigación para determinar los posibles beneficios para la salud de tales experiencias, dijo Anderson.

La literatura científica sobre los efectos relacionados con la salud de las experiencias espirituales está creciendo, dijo Newberg, quien escribió el libro “Cómo Dios cambia tu cerebro”.

“En general, las creencias y prácticas religiosas y espirituales reducen la depresión, el estrés y la ansiedad y proporcionan a las personas un sentido de significado y propósito”, dijo.

Nota: en otros estudios se demuestra que estos beneficios sólo se producen cuando los creyentes pertenecen a estratos sociales de creencias similares. En algunos casos incluso la correlación “salud mental”/creencia religiosa es inversa.

“Además, también es importante entender las posibles consecuencias negativas”, dijo. “Por ejemplo, ¿este estudio arrojaría resultados similares o diferentes si los sujetos fueran miembros de ISIS y proporcionaran citas religiosas y videos que respaldaran esas creencias? Eso podría ser un estudio fascinante”.

‘Esta es una de las cosas que nos hacen humanos’

Los sistemas de recompensas en el cerebro podrían activarse durante las experiencias religiosas o espirituales, en parte porque refuerzan las creencias religiosas que puedas tener, dijo Jordan Grafman, director de investigación de lesiones cerebrales en el Rehabilitation Institute of Chicago y profesor de Northwestern University.

Reforzar tus creencias te hace sentir un poco mejor y seguro“, dijo Grafman, que no participó en el nuevo estudio.

Agregó que estudiar las creencias religiosas puede revelar mucho sobre el cerebro humano.

Bueno, esta es una de las cosas que nos hacen humanos, ¿verdad?” Grafman preguntó.

“No hay muchas otras especies, hasta donde sabemos, que tengan una religión”, dijo. “Si simplemente estás interesado en lo que nos distingue como criaturas, este es un gran ejemplo, y es por eso que es importante estudiar la base del cerebro, no solo de cómo la religión afecta al cerebro sino la base cerebral de las creencias religiosas y cómo eso corresponde a otros tipos de procesos cognitivos “.

Fuente:

CNN

El 65,1% de los católicos que van a misa no leen la Biblia

El 92,9% de los católicos que asisten regularmente a misa celebran los Reyes Magos, ponen el Belén en Navidad (89,1%) o llevan a sus hijos a Catequesis (75,9%). Sin embargo, solo el 36,8% reza junto a la familia en casa, bendice la mesa (35,5%) o lee la Biblia (34,2).

Así lo revela el ‘Informe sobre la práctica religiosa e imagen de la Iglesia en la opinión pública en España’, elaborado por la Fundación Carmen de Noriega, una institución católica creada por laicos al servicio de la comunicación en la Iglesia.

Seis de cada diez entrevistados considera además que la Iglesia aporta obras importantes a la cultura (63%), asiste a los más necesitados (62%) y ofrece un hogar espiritual (51%). En este sentido, aún no siendo una opinión mayoritaria, para el 48% de los católicos la Iglesia es fundamental en la conservación del patrimonio, su mensaje ayuda a vivir más moralmente (44%) y su labor social ahorra dinero al Estado (41%).

El informe, realizado a partir de 1.200 entrevistas telefónicas por GAD3, destaca además que el 81% de los católicos españoles señala el estilo de la homilía como primer criterio a la hora de elegir la misa a la que acuden. Tres cuartas partes de los entrevistados cree que también es muy importante la proximidad física de la Iglesia a su domicilio y el hecho de que sea su parroquia de siempre (68,4%).

Iglesias llenas o vacías

Para el profesor de Comunicación de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, Yago de la Cierva, el hecho que los ciudadanos elijan la misa por la homilía “es un dato que tendría que despertar el interés de los sacerdotes por preparar mejor sus predicaciones”.

La directora de la Fundación Carmen de Noriega, María Lacalle, afirma que “muchas veces escuchando predicar al párroco uno entiende que esa Iglesia esté llena o vacía”.

Por su parte, el presidente de GAD3, Narciso Michavila, ha apuntado que la población es cada vez más exigente en general con elcomportamiento y la comunicación de las instituciones y la Iglesia no está exenta de esta exigencia. “El que piense que solo por estar ahí va a llenar su Iglesia se va a quedar solo”, ha aseverado.

Más de seis millones en misa

El estudio señala que el 67,2 por ciento de los españoles se declara católico, un 23,6 por ciento ateo o agnóstico y un 10,9 por ciento indiferente. Además, seis de cada diez españoles valora positivamente la labor de la Iglesia católica.

De entre los que se declaran católicos, el 25 por ciento asegura que acude a misa al menos una vez por semana, lo que supone que de mediaentre 6 y 7 millones de españoles acuden a celebrar la Eucaristía cada domingo.

Además, la encuesta refleja que dos tercios de los españoles –católicos y no católicos– piensan que los medios de comunicación no reflejan lo que la Iglesia hace y dice, pero la mitad de ellos creen que la Iglesia debería comunicar mejor.

En este punto, Yago de la Cierva ha insistido en la necesidad de que Iglesia y medios de comunicación se conozcan más y trabajen conjuntamente para mejorar y eliminar ese bache que hay entre lapercepción y la realidad, y ha añadido que la Iglesia “debe seguir ese camino de profesionalización en su comunicación institucional”.

Oratoria y comunicación

Según ha dicho, cada vez más las diócesis e instituciones eclesiales que están profesionalizando su comunicación, al tiempo que ha destacado los efectos que tiene en la Iglesia universal el liderazgo del Papa y su forma de predicar.

María Lacalle también detecta un cambio en la mayor importanciaque se está dando desde las diócesis al cuidado de la oratoria y la comunicación, y apunta a que cada vez son más las que diócesis que demandan los cursos de la Fundación para mejorar la comunicación de sus seminaristas y sacerdotes.

Para Yago de la Cierva, hay una correlación entre las instituciones que comunican bien y las que escuchan, y ha añadido que con esta encuesta se pretende escuchar la opinión de los católicos como servicio a la comunicación eclesial.

Fuente:

Diario ABC.

Que no os engañen, según el barómetro del CIS el catolicismo sigue en descenso en España y el ateísmo en aumento

Hace un año, en 2016, algunos medios publicaron a bombo y platillo que el catolicismo volvía a recuperarse y a crecer basándose en lo que había mostrado la encuesta del CIS de Enero de ese mismo año.

Pero, si nos atenemos a los datos de cada año, veremos que esto no es cierto.

 

CIS (2006 a 2017) de cada enero a la pregunta ¿cómo se siente usted en materia religiosa?

AÑO CATÓLICO CREYENTE DE OTRA RELIGIÓN NO CREYENTE ATEO N.C TOTAL
2006 77,3 % 1,7 % 13,0 % 6,4 % 1,6 % 2484
2007 75,7 1,5 13,1 6,6 2,1 2472
2008 77,4 1,6 12,6 6,7 1,7 2477
2009 77,4 1,7 11,5 7,5 1,8 2482
2010 76,4 1,5 12,7 7,5 1,9 2477
2011 74,3 2,6 13,7 8,0 1,4 2478
2012 72,0 2,8 14,5 8,8 1,9 2480
2013 73,1 1,9 15,9 7,7 1,2 2483
2014 71,5 2,4 14,8 9,9 1,3 2480
2015 69,3 1,9 16,0 10,3 2,5 2481
2016 71,8 2,5 14,1 9,3 2,4 2496
2017 69,8 2,6 15,7 9,5 2,4 2490

 

Como puede observarse, en algunos años el catolicismo sube en porcentaje. Pero la tendencia a largo tiempo es a la baja. No así con el porcentaje de quienes se definen como “no creyentes” y concretamente como “ateos”. *

CIS Enero de 2016

CIS - 2016

En los CIS de finales de año (Noviembre y Diciembre) puede observarse la tendencia que dio como resultado el obtenido en enero de 2017. De hecho, puede verse esta tendencia consultando todos los Barómetros de cada mes de 2016.

CIS Enero de 2017

CIS - 2017

Pueden ver todos los anteriores CIS en este enlace.

La tendencia, intenten venderlo como intenten venderlo, es a la baja para el catolicismo.

Evolución_del_porcentaje_de_católicos_en_España_-_CIS

El ateísmo, por el contrario, tiende a crecer cada vez más.

 

(*) Habría que preguntarles a quienes se definen como “no creyentes” si saben qué significa “ateo”. El cristianismo ha conseguido demonizar la palabra “ateo” pero un ateo es alguien que no cree en la existencia de deidades.

¿Son estos “no creyentes” ateos escondidos en el armario? ¿Son personas que no afirman no creer en las religiones pero sí en la existencia de deidades? Esta última es bastante definición sería absurda, pues si uno afirma no creer en las religiones está afirmando no creer en sus afirmaciones, entre ellas la existencia de deidades.

La religión condiciona la percepción visual

El efecto es de larga duración y depende de la severidad de las prácticas religiosas

La religión en la que hemos sido educados condiciona nuestra manera de percibir los estímulos visuales, señala una investigación de la Universidad de Leiden. Así, en función de los entornos religiosos que habiten, los individuos se fijarán más en las características globales o en los detalles de cada imagen que vean. Esta constatación implica que la práctica religiosa tiene un impacto medible y duradero en los procesos de atención, como otros condicionamientos culturales. El descubrimiento podría ayudar asimismo a comprender el papel de los sistemas de creencias en los conflictos interpersonales e interculturales. Por Yaiza Martínez.

La religión en la que hemos sido educados condiciona nuestra manera de percibir los estímulos visuales, sugieren los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos.

Anteriormente, diversos estudios habían demostrado que las experiencias culturales (los ámbitos culturales en los que nos desarrollamos) pueden afectar en un sentido amplio nuestra percepción y atención.

Por ejemplo, en 2001, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, demostró que las personas criadas en entornos culturales asiáticos presentaban un estilo perceptivo más holístico (eran más sensibles a las características globales que a las locales de objetos o escenas visuales) que las personas criadas en el ámbito cultural de Norteamérica.

Pruebas realizadas

Lorenza Colzato, psicólogo cognitiva de la Universidad de Leiden, y sus colaboradores, realizaron una serie de experimentos con personas inmersas en diversas tradiciones religiosas y con personas ateas o de educación laica, para comprender hasta qué punto el contexto religioso podía afectar a la percepción visual.

En dichos experimentos se realizaron una serie de pruebas que consistieron, esencialmente, en mostrar a los participantes un cuadrado o un rectángulo que, a su vez, estaban compuestos por pequeños cuadrados y rectángulos.

Los voluntarios analizados debían distinguir bien las figuras grandes que contenían a las demás bien los componentes menores que conformaban dichas figuras.

Por un lado, los científicos compararon la percepción visual de un grupo de estudiantes alemanes cristianos calvinistas conservadores y liberales (el calvinismo es un sistema teológico cristiano y una actitud hacia la vida cristiana que pone el énfasis en la autoridad de Dios sobre todas las cosas) con un grupo similar de estudiantes ateos. En total fueron analizadas 72 personas.

En este caso, se constató que los calvinistas se fijaban más en los detalles, al menos en comparación con los ateos. Esta predisposición al detalle fue evidente incluso entre aquellos calvinistas actualmente menos creyentes (calvinistas liberales), lo que indica que la percepción queda condicionada por el tipo de educación religiosa que se recibe en la infancia.

Por otro lado, en otra prueba se compararon las percepciones visuales de un grupo de 36 adultos jóvenes italianos de educación católica romana o de educación laica, con las de un grupo de 36 adultos jóvenes judíos ortodoxos o seculares de Israel.
El efecto constatado en esta ocasión fue el contrario que en el caso anterior: los religiosos fueron menos detallistas que los ateos, y se centraron más en la figura mayor que en las pequeñas.

Formas de mirar el mundo

Según explican los investigadores de la Universidad de Leiden en un artículo publicado por la revista Cognition, la religión ha sido comúnmente definida como un conjunto de reglas, desarrolladas dentro de cada cultura particular, que proporcionan la sensación de vivir con un sentido y un marco que conforma las vidas y pensamientos de sus seguidores.

Los resultados obtenidos demuestran que, dependiendo de cómo sea dicho marco, la percepción visual se desarrolla de una manera u otra. En el caso de los calvinistas, se produce una percepción de lo global significativamente reducida. Por el contrario, este tipo de percepción más global está acentuada en las personas católicas y judías.
Colzato cree que estas diferencias sugieren que las diversas culturas religiosas afectan la forma en que miramos el mundo. De este modo, una religiosidad que fomente el individualismo y recompense el comportamiento “correcto” (como el calvinismo) propiciará una percepción más centrada en lo local, y que por el contrario ignore el entorno, de mayor amplitud.

Por el contrario, una religión que ponga el énfasis en lo colectivo y en la responsabilidad social (como el judaísmo o el catolicismo), por el contrario, favorecerá la percepción de lo general.

Otras conclusiones sacadas a partir de los resultados obtenidos fueron las siguientes: que los efectos de la religión en la forma de percibir estímulos visuales es de larga duración (condiciona incluso a personas no religiosas en la actualidad, pero que han sido criadas en un entorno religioso concreto), y que la extensión de dichos efectos varía en función del grado de severidad de las prácticas religiosas.

Comprender la percepción ajena

Las constataciones realizadas son importantes y tienen implicaciones relevantes al menos en dos sentidos, explican los investigadores en su artículo. En primer lugar, sugieren que la práctica religiosa tiene un impacto medible y duradero en los procesos de atención.

En segundo lugar, conocer las características de dicho impacto podría servir para comprender el papel de los sistemas de creencias en los conflictos interpersonales e interculturales.

Aunque el presente estudio ha estado limitado concretamente a la percepción de los estímulos visuales, se sabe que la propensión a la atención de atributos bien globales bien locales puede causar interpretaciones diversas del mundo.

Estas divergencias pueden condicionar la comunicación entre personas de orígenes religiosos distintos, sobre todo si es cierto que la religión puede impactar sobre muchos más parámetros cognitivos de los investigados en el presente estudio.

En la medida en que no se tenga una comprensión clara de cuáles parámetros se ven afectados y cómo éstos nos condicionan, será difícil resolver o evitar los malentendidos que puedan darse, en el presente o en el futuro, entre comunidades e individuos de distintas religiones, afirman los investigadores.

Fuente del artículo: Tendencias21

Estudio:

God: Do I have your attention?

by Shirley Dorchin F , Nachshon Meiran F , Anna M. Borghi D , Bernhard Hommel A

Abstract

Religion is commonly defined as a set of rules, developed as part of a culture. Here we provide evidence that practice in following these rules systematically changes the way people attend to visual stimuli, as indicated by the individual sizes of the global precedence effect (better performance to global than to local features). We show that this effect is significantly reduced in Calvinism, a religion emphasizing individual responsibility, and increased in Catholicism and Judaism, religions emphasizing social solidarity. We also show that this effect is long-lasting (still affecting baptized atheists) and that its size systematically varies as a function of the amount and strictness of religious practices. These findings suggest that religious practice induces particular cognitive-control styles that induce chronic, directional biases in the control of visual attention.

Cached
  • Download as a PDF
Download Links

Estudios relacionados:

Los niños pequeños expuestos a la religión tienen dificultades para diferenciar entre realidad y ficción.

Qué hace que la mayoría no sea capaz de comprender y aceptar lo científicamente correcto.

Existe una relación entre las sociedades disfuncionales y la religión.

La evolución de moscas de la fruta a “moscas de la oscuridad”, en un experimento

1.500 generaciones después, estos insectos han sufrido cambios genéticos que les permiten adaptarse a la vida en la oscuridad.

108278_web--620x520

El 11 de noviembre de 1954, el investigador Syuiti Mori apagó las luces de su laboratorio a un pequeño grupo de moscas de la fruta (Drosophila melanogaster). Desde entonces, se mantuvieron en constante oscuridad. 62 años después, los descendientes de esos insectos están perfectamente adaptados a la vida sin luz. La variedad, conocida como «moscas de la oscuridad», se las arregla mucho mejor que sus primos silvestres cuando viven juntos a oscuras. Esta diferencia competitiva ha permitido a un equipo de investigadores japoneses identificar las regiones genómicas que contribuyen a la adaptación de esta mosca a la penumbra.

El experimento de la mosca de la oscuridad es el más largo sobre la evolución en el que los científicos siguen una población a lo largo de muchas generaciones. También es el primero que analiza la evolución del genoma en un organismo multicelular adaptado a una condición definida en laboratorio.

Para mantenerlas lejos de la luz, las moscas se criaron en viales guardados en una vasija grande con el interior pintado de negro y cubierta con una tela. Cuando los viales y los alimentos debían ser cambiados, los investigadores mantenían a las moscas en la oscuridad total, y utilizaban una luz roja débil para comprobar su trabajo. Las moscas de la fruta no pueden ver esta luz, porque la especie carece de las proteínas receptoras de luz que absorben longitudes de onda roja.

Cuando se retiró Mori, pasó sus preciosas poblaciones de moscas a sus colegas de la Universidad de Kyoto, que las han mantenido de forma continua sin luz hasta nuestros días, durante más de 1.500 generaciones. En términos humanos, eso sería como mantener generaciones de nuestros antepasados en la oscuridad durante 30.000 años.

Las actuales moscas de la oscuridad parecen casi idénticas a las D. melanogaster normales, pero hay sutiles diferncias. Por ejemplo, los individuos muestran más movimiento en respuesta a una exposición repentina a la luz, incluso después de pasar una generación en los ciclos normales de día-noche. También son más sensibles a ciertos olores y tienen cerdas más largas en la cabeza, que son órganos sensoriales con una utilidad similar a la de los bigotes de un gato. De igual forma, esta variedad produce más descendencia cuando se mantiene en la oscuridad constante que en los ciclos alternos de luz-oscuridad.

Ventaja en la reproducción

Los investigadores también compararon el comportamiento de las moscas de la oscuridad con sus compañeras silvestres. Al hacerlas convivir en un ambiente en penumbra, lo que les permitía aparearse al azar, vieron que las de la oscuridad tienen una ventaja competitiva en la reproducción, posiblemente debido a diferencias en la señalización de feromonas cuando las moscas seleccionan a sus compañeras o por los ritmos circadianos alterados de los comportamientos de acoplamiento o de sueño.

Para conocer qué genes son responsables en la adaptación a la oscuridad, los investigadores iniciaron un nuevo experimento. Primero criaron moscas de la oscuridad y normales en colonias mixtas, permitiendo que los dos tipos se cruzaran libremente durante 49 generaciones. Estas colonias se mantuvieron en constante oscuridad y se compararon con las colonias de control con ciclos normales de luz-oscuridad de 24 horas.

Con cada generación, las moscas que produjeron la mayor descendencia contribuyeron con más genes a la colonia en su conjunto. A medida que los genomas de los dos tipos de mosca se mezclaban, los genes responsables de las adaptaciones únicas de las moscas de la oscuridad deberían ser más comunes en la colonia mantenida a oscuras. Para encontrar esos genes, el equipo secuenció el genoma de las moscas al principio y al final del experimento y buscó variantes genéticas originarias de las moscas de la oscuridad que se hicieran más comunes sólo bajo la falta de luz.

Genes distintivos

Tales variantes se encuentran en 28 regiones del genoma de la mosca de la oscuridad. A partir de estas regiones, los investigadores redujeron el número de candidatos a 84 genes. Entre estos candidatos están los genes probablemente asociados con rasgos de adaptación a la oscuridad, como genes que codifican receptores químicos, genes implicados en la síntesis de feromonas, la formación de recuerdos de olor, y los ritmos circadianos.

«Vamos a tener pronto la posibilidad de probar mi experimento soñado: Utilizar la tecnología de edición del genoma para introducir mutaciones definidas en el tipo silvestre para tratar de reproducir los rasgos de la mosca de la oscuridad. Esto nos daría un perfil molecular preciso de este notable ejemplo de la evolución en el laboratorio», dice el líder del estudio, Naoyuki Fuse, de la Universidad de Kyoto.

Fuente: ABC (Ciencia)

Comparación cabezas (izq: drosophila melanogaster, derech: Dark-Fly):

drosophala-head108278_web--620x520

ESTUDIO:

Dynamics of Dark-Fly Genome Under Environmental Selections

La adaptación del medio ambiente es una de las características más fundamentales de los organismos. La ciencia del genoma moderna ha identificado algunos genes asociados con rasgos de adaptación de los organismos, y esto tiene consecuencias en la adaptación ambiental y la evolución. Sin embargo, cómo los genes contribuyen a rasgos adaptativos y cómo los rasgos se seleccionan en virtud de un medio ambiente en el curso de la evolución eran poco claros.

Para abordar estas cuestiones, utilizamos la “Dark-Fly”, manteniendo constantemente una línea de la Drosophila melanogaster en condiciones de oscuridad durante más de 60 años.

En nuestro análisis anterior se identificaron 220.000 polimorfismos de nucleótido único (SNP) en el genoma que influye en la Dark-Fly, pero sin precisar qué SNPs de la Dark-Fly era verdaderamente adaptativo para vivir en la oscuridad. Encontramos aquí que la Dark-Fly dominó sobre la marcha de tipo salvaje en una población mixta en condiciones de oscuridad, y en base a esta dominación se diseñó un experimento para la nueva selección de genoma para identificar los genes adaptativos de la Dar-Fly.

365f1

Para este experimento, las grandes poblaciones mixtas de la Dark-Fly y de las moscas de tipo salvaje se mantuvieron en condiciones de luz o en condiciones de oscuridad, y las frecuencias SNPs de la Dark-Fly se compararon entre estas poblaciones a lo largo de todo el genoma. Nosotros por lo tanto detectamos selecciones dependientes de la condición en aproximadamente el 6% del genoma. Además, se observó la trayectoria del curso del tiempo de la frecuencia de SNP en las poblaciones mixtas a través de las generaciones 0, 22 y 49, que dieron lugar a una notable categorización de los SNPs seleccionados en los tres tipos con diferentes combinaciones de selecciones positivas y negativas. Nuestros datos proporcionan una lista de fuertes candidatos, de alrededor de 100 genes, asociados con los rasgos de adaptación de la Dark-Fly.

 365f4

Más estudios sobre evolución en moscas de la fruta (ver enlace).

Publican el catálogo completo de la variación genética de la mosca de fruta

La comprensión de cómo la variación molecular se correlaciona con la variación fenotípica de los rasgos cuantitativos es fundamental para la comprensión de la evolución, de los animales, el cultivo de plantas y la medicina personalizada.

En un artículo, publicado en ‘Nature’ (9 de febrero de 2012), investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, y científicos de todo el mundo, describen el nuevo manual de referencia -llamado Drosophila melanogaster Reference Panel (DGRP). La doctora Trudy Mackay (ver web oficial del laboratorio), profesora de Genética, y coautora del artículo, explica que el panel de referencia contiene 192 líneas germinales de moscas de la fruta –que difieren enormemente en su variación genética, pero son idénticas dentro de cada línea– junto con sus datos de secuencia genética.

Estos recursos están a disposición de los investigadores que estudian los llamados caracteres cuantitativos, o las características que varían y son influenciadas por múltiples genes. Mackay espera que el panel de referencia beneficie a todos los investigadores, desde los que estudian la evolución animal, a los que estudian la cría de animales para describir modelos de enfermedades.

Las condiciones ambientales también influyen en los rasgos cuantitativos; sin embargo, el estudio de las variaciones de estas diferentes características, o fenotipos, de moscas de la fruta bajo condiciones controladas, puede ayudar, en gran medida, a descubrir los secretos de los rasgos cuantitativos.

Según Mackay, “cada línea de la mosca en el panel de referencia es esencialmente idéntica genéticamente, pero cada línea es también una muestra diferente de variación genética, así que las líneas pueden ser compartidas por la comunidad científica para que los investigadores midan las características en las que estén interesados”.

El artículo muestra que, en general, muchos genes se asocian con tres caracteres cuantitativos estudiados en moscas de la fruta -la resistencia al hambre, la recuperación de un coma inducido por el frío, y la respuesta tras un sobresalto.

“Hasta el momento, hemos tenido la información necesaria para entender qué hace a una mosca de la fruta diferente de, por ejemplo, un mosquito”, concluye Mackay, “pero ahora entendemos las diferencias genéticas responsables de la variación individual, o por qué una cepa de moscas vive más tiempo, o es más agresiva, que otra cepa”.

Fuente: La información

Estudios relacionados:

Estudios sobre la evolución de las moscas de la fruta

Un estudio calcula que la Iglesia le cuesta al Estado más de 7.000 millones de euros

Un estudio sobre el laicismo y las religiones en España denuncia la “total falta de transparencia” de las administraciones públicas sobre las cifras de financiación de las confesiones religiosas y, en especial, la Iglesia católica, que recibe “entre 7.000 y 10.000 millones de euros” anuales.

El “Anuario de la laicidad en España 2011” (nota: véanse también resto de informes), elaborado por la “Fundación Ferrer Guàrdia“, detalla las relaciones Iglesia-Estado y la implantación y evolución de las distintas “opciones de conciencia” religiosas o no religiosas en España.

El estudio tiene como objetivo analizar la transparencia en las relaciones del Estado con las confesiones religiosas, observar “cómo la pluralidad de opciones de conciencia sufre en el espacio público y observar la tendencia social a lo largo de los años”, ha explicado en conferencia de prensa el director de la Fundación, David Prujà.

La falta de transparencia y de unas “cuentas claras” con la Iglesia católica es una de las principales conclusiones del informe, que destaca que no es pública la cantidad de dinero que recibe la Iglesia a través del IRPF, ni lo que le cuestan al Estado los curas castrenses o los profesores de religión.

Tampoco “está agrupada ni es suficientemente pública” la cantidad de dinero que recibe el “entramado de instituciones católicas” en el sector educativo o sanitario, como tampoco se sabe qué le cuesta al Estado el mantenimiento del patrimonio cultural de la Iglesia.

Las aportaciones públicas para la celebración de actos culturales y litúrgicos, o para el funcionamiento de organizaciones asistenciales o de cooperación internacional, tampoco están detalladas públicamente.

“Todo ello resulta en un cálculo de unos 7.000 a 10.000 millones de euros anuales que la Iglesia utiliza para incrementar su influencia social de futuro e imponer su moral privada a la ética pública“, ha denunciado Prujà.

El director de la fundación ha advertido, además, que estos cálculos no incluyen “las exenciones de impuestos de los que gozan la Iglesia y sus donantes”, ni los costes públicos de la celebración de grandes actos como la visita del Papa a Santiago y Barcelona o la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud prevista para este verano.

Habría que diferenciar si el papa viene como jefe de Estado o como líder religioso, si es esta opción, que se lo pague él“, ha afirmado Prujà, quien entiende que la separación Iglesia-Estado supone que una autoridad civil pueda asistir a la inauguración de un templo, pero no asistir a un acto religioso en representación del Estado.

En su opinión, la laicidad del Estado “debe suponer la absoluta indiferencia del Estado y de la Administración de cualquier opción de conciencia de los ciudadanos”.

Fuente: El Mundo (2011)

INNFORMES:

  • Anuario de la laicidad en España 2011 (Presentación del informe)
  • Anuario de la laicidad en España 2012
  • Informe Ferrer i Guàrdia 2013
  • Informe Ferrer i Guàrdia 2014 (Presentación del informe)
  • Informe Ferrer i ´Guàrdia 2015 (Presentación del informe)
  • Laïcitat en xifres – 2016
  • Hay una asociación negativa entre la religiosidad y el altruismo en niños en todo el mundo

    El último trabajo ha sorprendido al mostrar que los niños y niñas criados en ambientes religiosos son menos proclives a ser generosos, que existe una correlación inversa entre el altruismo y la educación en valores identificados con la fe. Por medio de un experimento realizado con menores de entre 5 y 12 años en seis países culturalmente muy diversos (Canadá, EE UU, Jordania, Turquía, Sudáfrica y China), los investigadores encontraron que los escolares que no reciben valores religiosos en su familia son notablemente más generosos cuando se trata de compartir sus tesoros con otros niños anónimos.

    Es importante destacar que los niños más altruistas vienen de familias ateas o no religiosas“, destaca el líder del estudio, Jean Decety, neurocientífico y psicólogo de la Universidad de Chicago. “Espero que la gente empiece a entender que la religión no es una garantía para la moralidad, y que la religión y la moralidad son dos cosas diferentes“, remata cuestionado por la importancia de este estudio.

    Además, en la investigación se preguntaba a los progenitores si sus hijos eran más o menos generosos y, curiosamente, los padres y madres más religiosos creen que están criando una prole más solidaria: los creyentes dan por hecho que sus hijos son más altruistas, aunque a la hora de la verdad compartían menos. Otro hallazgo importante es que la religiosidad hace que los niños sean más severos a la hora de condenar el daño interpersonal, como por ejemplo los empujones.

    Este último hallazgo encaja bien con investigaciones previas con adultos: la religiosidad está directamente relacionada con el aumento de la intolerancia y de las actitudes punitivas hacia delitos interpersonales, incluyendo la probabilidad de apoyar penas más duras“.

    En resumen, los menores criados en ambientes religiosos serían algo menos generosos pero más proclives a castigar a quien se porta mal.

    Fuente del artículo: El País (Ciencia)

    Publicado también en: Scientific American

    Estudio:

    The Negative Association between Religiousness and Children’s Altruism across the World

    Estudios relacionados:

    La compasión predice más generosidad en individuos menos religiosos.

    Las personas altamente religiosas están menos motivadas por la compasión que los no creyenyes.

    Nuevo informe (2015) del IHEU “The Freedom of Thought Report” sobre libertad de pensamiento y discriminación religiosa

    descarga

    El “Freedom Of Thought Report” (Informe de Libertad de Pensamiento) es un informe global anual sobre la discriminación contra los ateos, humanistas y otras personas no religiosas.

    Se ha publicado en los últimos cuatro años (2012, 2013, 2014 y 2015) para marcar como día internacional el ‘Día de los Derechos Humanos’ de la ONU (10 de diciembre).

    El informe se centra en las leyes vigentes en un rango de naciones que discriminan a las personas sobre la base de su ateísmo, humanismo u otras creencias religiosas y delimitan la libertad de expresión de las personas. También documenta casos recientes que muestran el impacto de estas leyes en individuos específicos.

    El informe muestra que muchos países penalizan las manifestaciones de convicciones ateas y humanistas o pensamientos escépticos.

    2016-12-23_213523

    En la persecución de estos “delitos” no siempre es necesaria la acusación a una persona de ateísmo y muchos estados procesan a las personas que expresan dudas religiosas o muestran cierta independencia con respecto a ciertas tradiciones. Algo que se identifica en dichos países como signo de ateísmo o humanismo.

    Más comúnmente, las personas no religiosas sufren discriminación cuando manifiestan su escepticismo o creencias distintas, actuando en contra de los dictados de la religión de su familia, la comunidad o el país.

    Dado que en dichas comunidades, estados o países existe una demonización cultural del ateísmo, en algunas sociedades, las alegaciones de la disidencia religiosa se fabrican para su uso contra las rivales políticos, comunidades de creencias minoritarias, individuos vulnerables o para asentar venganzas personales.

    Además, el informe muestra que en muchos países hay legislaciones que penalizan la a ateos y humanistas expresarse libremente, dando como resultado una discriminación sistemática contra ateos, humanistas y en general a todo aquellos que rechazan la religión.

    persecucion del ateismo mundo diario de un ateo pena de muerte blasfemia ejecucion

    Sobre la base del informe de la IHEU, la presentación señala que:

    La manipulación de la religión es un riesgo constante. Esto también puede ser generado por los movimientos populistas que utilizan las creencias religiosas de la gente en sus estrategias de influencia política. La libertad de pensamiento de los creyentes y no creyentes y su derecho a expresar sus creencias está amenazada en algunos países del mundo, como lo demuestra el informe de la International Humanist and Ethical Union (IHEU) disponible en:  http: // freethoughtreport.com/download-the-report/ . A pesar de que todavía está muy mal considerado en el ámbito religioso, la necesidad de involucrar a las personas LGBT, sobre todo en las iglesias, se hace hincapié en algunas ONG confesionales.

    El escrito pone de relieve el papel crucial de la educación en el fomento de sociedades inclusivas y pacíficas.

    Además de la enseñanza escolar adaptado a las sociedades culturalmente diversas, la educación para la ciudadanía y los derechos humanos deben ser parte de la cultura de la escuela y deben basarse en el aprendizaje práctico y participativo. Eso sería fomentar la participación de los jóvenes y protegerles contra las diversas formas de radicalización. […] El acceso a los derechos para todos es la base para la construcción de sociedades inclusivas, un proceso que comienza en la escuela. Cada niño debe encontrar su lugar en la escuela y sentirse bienvenido.

    Sin esta base, los modelos y métodos educativos, sin importar el grado de sensibilidad a la diversidad cultural y religiosa, estará destinado al fracaso. Las organizaciones internacionales no gubernamentales animan a los Estados Miembros a planificar para la inversión a largo plazo en la educación de alta calidad y a mantenerla intacta de las medidas de recorte del déficit.

    Para saber más, clic en este enlace hacia el artículo de la International Humanist and Ethical Union (IHEU)

    Descarga PDF (clic en imagen):

    A4-cover-FOT15-230x325

    Artículo relacionado:

    El ateísmo se castiga con la muerte en estos 13 países