Un estudio del cerebro muestra que el pensamiento acerca de Dios reduce la angustia – pero sólo para los creyentes

Pensar en Dios puede hacer que usted se moleste menos al cometer errores, según un nuevo estudio publicado en Psychological Science , una revista de la Association for Psychological Science. Los investigadores midieron las ondas cerebrales para la respuesta  a un tipo particular de dolor mientras los participantes cometían errores en una prueba. Los que habían sido inculcados con pensamientos religiosos tuvieron una respuesta menos prominente a los errores que los que no los tenían.

El ochenta y cinco por ciento del mundo tiene algún tipo de creencia religiosa“, dice Michael Inzlicht, quien co-escribió el estudio con Alexa Tullett, ambos de la Universidad Scarborough de Toronto .”Creo que nos corresponde como psicólogos el estudiar por qué la gente tiene estas creencias, explorar lo que funciona, en su caso, puede servir“.

Con estos dos experimentos los investigadores demostraron que cuando la gente piensa sobre la religión y Dios, sus cerebros responden de manera diferente – de una manera que les permite tener calma en los contratiempos  y reaccionar con menos angustia y ansiedad – provocando errores. Los participantes escribieron acerca de la religión o hicieron una tarea con palabras codificadas que incluían religión y palabras relacionadas con Dios. A continuación, los investigadores registraron la actividad cerebral mientras completaban una tarea informatizada – que fue elegida porque tiene una alta tasa de errores. Los resultados mostraron que cuando la gente estaba preparada para pensar acerca de la religión y de Dios, ya sea consciente o inconscientemente, la actividad cerebral disminuía en áreas consistentes con la corteza cingulada anterior (ACC), un área asociada con una serie de cosas, incluyendo la regulación de los estados de excitación corporal y que cumple una función de alerta cuando las cosas van mal, incluso cuando cometemos errores.

Curiosamente, los ateos reaccionaron de manera diferente, y cuando ellos se cebaron con Dios inconscientemente relacionándolo con las ideas, su ACC aumentó su actividad. Los investigadores sugieren que para las personas religiosas pensar en Dios puede proporcionar una forma de ordenar el mundo y explicar los acontecimientos aparentemente azarosos y, por lo tanto, reducir sus sentimientos de angustia. Por el contrario, para los ateos, los pensamientos de Dios pueden contradecir los sistemas de significado que abrazan y por lo tanto hacen que estén más angustiados.

Pensar en la religión hace que se esté calmado bajo el fuego. Te hace estar menos angustiado cuando se ha cometido un error“, dice Inzlicht. “Creemos que esto nos puede ayudar a entender algunos de los descubrimientos realmente interesantes sobre las personas que son religiosas. Aunque no es inequívoca, hay algunas pruebas de que las personas religiosas viven más y tienden a ser más feliz y más saludable.”1

Aunque los ateos tampoco deben desesperarse. “Creemos que esto puede ocurrir con cualquier sistema de significado que proporciona estructura y ayuda a las personas a entender su mundo.” Tal vez los ateos lo harían mejor si se les indujera a pensar en sus propias creencias, dice Inzlicht.2

Notas:

1.- Esta idea, comentada por Inzlicht, fue desmoronada en otros estudios, no sabemos si conocidos o no por Inzlicht, como los de Howard Meltzer, donde se evidencia que los niños, cuando más firmes son sus creencias, más trastornos emocionales tienen en su madurez. O los estudios realizados por los doctores Gebauer, Sedikides y Beberich con una base de datos proporcionada por eDarling de más de 200.000 personas en 11 países, donde se demostraba que dicha afirmación solo depende del país donde se haga y evidenciando que en los países donde no se da especial importancia a la religión, los no religiosos y no creyentes eran más sanos y felices.

2. Esto es debido a que el estudio se realizó desde la perspectiva religiosa(realizando preguntas de tipo religioso y sobre dios), y no desde una perspectiva materialista escéptica y basada en la cosmovisión científica que tiene el ateo.

Comentario

Dicho esto de una manera más simple: los creyentes, al desconectar del mundo real asumiendo que su dios y su religión responden a todo, y que este puede ayudarles a solucionar los problemas, estos, aunque gracias a esto cometen errores, sufren menos por aquello que a los demás nos preocupa (los problemas comunes o cometer dichos errores).

Frases religiosas como “Dios proveerá” u “oremos para que esto se cumpla” resumen de forma magnífica el tipo de pensamiento y conducta del creyente. Quien sufre menos ansiedad ante los problemas porque espera soluciones mágicas a esos problemas. Soluciones que acaban materializándose gracias a la intervención humana de terceros o de, incluso, ellos mismos. Los cuales después de intervenir despejan todo el mérito de sus acciones ante su alter ego imaginario, sean cuales sean las acciones cometidas y por mucho que estas tengan una explicación racional y evidente ante el resto.

Fuente:

http://www.sciencedaily.com/releases/2010/08/100804110337.htm

Estudios relacionados:

La religión alienta al abuso sexual y exime de culpa al creyente de esa misma religión pormenorizando la seriedad del asunto.