Pese a los falsos datos ofrecidos por los religiosos, cada vez hay más científicos ateos

Los medios de comunicación populares balyhoo muestran la ficción de que la ciencia apoya a la religión. Un número de la revista Newsweek (20 de julio de 1998) contó con un artículo de portada titulado “La ciencia encuentra a Dios“, que dio a muchos lectores inocentes la impresión de que los científicos en tropel encontraban “evidencia” científica que permitía a Dios y a una vida futura y que estos se subían al carro de la religión. Algunos de estos informes realizados en 1998 fueron estimulados por un articulo de Junio de 1998 titulado “Ciencia y la Conferencia de Búsqueda Espiritual” que fue organizado por Robert John Russell, y patrocinado por el Centro para la Teología y las Ciencias Naturales (CTNS) en la Graduate Theological Union en Berkeley. Como se trata de una organización dedicada a la reconciliación de la ciencia y la religión no es ninguna sorpresa que los oradores fueran favorables a la idea de la posibilidad de dios y/o a una vida futura, aunque algunos de los documentos eran tan especulativos y complicados que es difícil saber si eran profundamente filosóficos o meras alucinaciones. Uno se pregunta si algunos de los oradores vinieron sólo por la beca proporcionada por la Fundación John Templeton. Varios científicos – ganadores del Premio Nobel – ofrecieron documentos durante esta reunión. Los documentos fueron en su mayoría filosóficos y especulativos. No hubieron nuevas evidencias. Las agencias de noticias fallaron al no poner estas especulaciones fantasiosas en perspectiva al señalar que la mayoría de los científicos son, de hecho, no religiosos.

El porcentaje de científicos de “vanguardia” que tienen creencias religiosas ha ido disminuyendo desde un 30% en 1914 a menos del 10% en 1998. Wayne Spencer, editor de The Skeptical Intelligencer (una publicación de la Asociación para la Investigación Escéptica) ofreció este resumen de un artículo de la revista Nature que documenta este hecho.

Nota:

Para una crítica detallada de estas falsas racionalizaciones científicas consulte el excelente artículo de Victor Stenger ¿La ciencia ha encontrado a Dios?, un borrador de un artículo para la Astronomy magzaine. Para tener una perspectiva más amplia sobre las cuestiones de ciencia / religión, consulte los siguientes enlaces: Religión y Filosofía  y Ciencia, Religión y Filosofía. También recomiendo los  Ensayos sobre Ciencia, Filosofía y Religión de Michael Koller.

Resumen de un artículo que apareció en el 23 de julio de 1998 de la Nature por Edward J.

Larson y Larry Witham: “Los principales científicos aún rechazan a Dios.” Nature , 1998, 394 , 313.]

Larson y Witham presentaron los resultados de una réplica de las encuestas de James H. Leuba realizadas en 1913 y 1933. En esas encuestas Leuba envió un cuestionario a los principales científicos preguntando por su creencia en “un Dios en comunicación intelectual y afectiva con la humanidad” y en la “inmortalidad personal“. Larson y Witham utilizaron la misma formulación [como en los estudios de Leuba], y enviaron su cuestionario a 517 miembros de la  National Academy of Sciences (EE.UU) de ciencias biológicas y físicas (esta última incluye matemáticos, físicos y astrónomos). La tasa de retorno fue ligeramente superior al 50%.

Los resultados fueron los siguientes:

CREENCIA EN DIOS PERSONAL 1914 1933 1998
Creencia personal 27,7% 15% 7,0%
Incredulidad Personal 52,7% 68% 72,2%
Duda o agnosticismo 20,9% 17% 20,8%

 

CREENCIA EN LA INMORTALIDAD 1914 1933 1998
Creencia personal 35,2% 18% 7,9%
Incredulidad Personal 25,4% 53% 76,7%
Duda o agnosticismo 43,7% 29% 23,3%

 

Nota: Las cifras de 1998 sobre inmortalidad añaden hasta más del 100%. El error de imprenta está en el original. El 76,7% es probablemente demasiado alto.

 

Los autores elaboraron sobre estas cifras:

La incredulidad en Dios y en la inmortalidad entre los científicos biólogos de la NAS fue del 65,2% y el 69,0%, respectivamente, y entre los científicos físicos de la NAS fue del 79,0% y el 76,3%. La mayor parte del resto eran agnósticos en ambos temas, con pocos creyentes. Nos pareció que el porcentaje más alto de creyentes fue entre los matemáticos de la NAS (14,3% en Dios y el 15,0% en la inmortalidad). Los científicos biólogos tenían la tasa más baja de creencia (5,5% en Dios, el 7,1% en la inmortalidad), junto con los físicos y astrónomos que tenían una ligeramente superior (7,5% en Dios, el 7,5% en la inmortalidad).

Larson y Witham cerraron su informe con las siguientes observaciones:

Como hemos recopilado en nuestros hallazgos, el NAS publicó un folleto de promoción de la enseñanza de la evolución en las escuelas públicas …. El folleto asegura a los lectores: “Si Dios existe o no es una cuestión sobre la que la ciencia es neutral“. El presidente de la NAS,  Bruce Alberts, dijo: “Hay muchos miembros muy destacados de esta academia que son personas muy religiosas, personas que creen en la evolución, muchos de ellos biólogos. Nuestro estudio sugiere lo contrario.”

Existe una revisión de estudios anteriores sobre la religiosidad de los científicos en pp 180ff de:

. Benjamin Beit-Hallahmi y Michael Argyle . La psicología de la conducta religiosa, creencia y experiencia de Londres y Nueva York: Routledge, 1997. ISBN: 0-415-12330-5 (hbk) o 0-415-12331-3 (pbk).

En cuanto al tema de si los científicos eminentes creen o no, se mencionan datos inéditos recogidos por uno de los co-autores: “Beit-Hallahmi (1988) encontró que, entre los galardonados con el Premio Nobel de las ciencias, así como los de literatura, se produjo un notable grado de irreligiosidad en comparación con la población de donde provienen.” La referencia está en: Beit-Hallahmi, B. (1988). La religiosidad y la afiliación religiosa de los premios Nobel (The religiosity and religious affiliation of Nobel prize winners). Los datos no fueron publicados.

En un número del RNCSE, Larry Witham informó sobre la investigación que llevaron a cabo él y el historiador Edward Larson  para investigar las creencias religiosas de los científicos. Ellos examinaron una muestra de 1000 personas en la que figuran hombres y mujeres de ciencia ( AM & WS ), por medio de preguntas planteadas originalmente por la organización Gallup en una serie de encuestas de American religious views. El informe, titulado “Muchos científicos ven la mano de Dios en la evolución“, concluyó que aunque los científicos eran muy diferentes de otros americanos en su visión de  posiciones “extremas”, tales como el creacionismo de la tierra joven y el ateísmo, eran muy similares a otros estadounidenses en la “media” o en su posición sobre una “evolución teísta”. En la siguiente tabla, el texto completo de la pregunta de Gallup 1 es: “Los seres humanos fueron creados más o menos en su forma actual aproximadamente hace 10 000 años.” La diferencia entre los científicos y otros estadounidenses llama considerablemente la atención. Los científicos también responden de manera muy diferente a la tercera pregunta, “El hombre ha evolucionado durante millones de años a partir de formas menos desarrolladas. Dios no tuvo parte en este proceso“. Pero las respuestas de los científicos a la “evolución teísta” a la pregunta Gallup -“El hombre evolucionado durante millones de años a partir de formas menos desarrolladas de la vida, pero Dios dirigió el proceso, incluyendo la creación del hombre“- contrastan directamente con la de la población general. El “término medio” es aparentemente igual de atractivo para los científicos como para el público en general.  Larson y Witham pidieron a Leuba las preguntas de los miembros de la Academia Nacional de Ciencias, ya que AM & WS no muestran a “grandes” científicos .

Preguntas Gallup sobre Evolución

Cuestión Científicos Público
Creación Especial, 10 000 años 5% 46%
Evolución guiada por Dios 40% 40%
Evolución, Dios no tuvo parte 55% 9%

 

Larson y Witham también pidieron a la AM & WS muestras a una segunda serie de preguntas, repitiendo una encuesta realizada en 1914 por el sociólogo James H. Leuba. Quien predijo que con el tiempo, más y más científicos renunciarían a su creencia en Dios reemplazando lo que él consideraba como una superstición por un conocimiento científico.

Respuestas sobre:

1. Creo en un Dios que se comunica de forma intelectual y eficaz con la humanidad, es decir, un Dios al que se puede rezar a la espera de recibir una respuesta. Por “respuesta”, me refiero a algo más que los efectos psicológicos subjetivos  de la oración.

AM & WS NAS
1914 1998
27,7% 7.0%

 

 

2. No creo en un Dios tal y como se define anteriormente.

AM & WS NAS
1914 1998
52,7 72,2

 

 

3. No tengo ninguna creencia definida con respecto a esta cuestión.

AM & WS NAS
1914 1998
20,9 20,8

 

 

Fuentes:

http://www.lhup.edu/~dsimanek/sci_relig.htm

http://ncse.com/rncse/18/2/do-scientists-really-reject-god