La religión tiene el mismo efecto en el cerebro que las drogas

Según un estudio, la religión puede tener el mismo efecto en el cerebro que consumir drogas

Los investigadores observaron cómo 19 cerebros de jóvenes mormones se vieron afectados cuando ‘sintieron el espíritu’

Las experiencias religiosas tienen un efecto similar en el cerebro que consumir drogas, según un nuevo estudio.

Científicos de la Universidad de Utah utilizaron resonancias magnéticas para controlar la actividad cerebral de 19 devotos mormones mientras llevaban a cabo una variedad de tareas, incluyendo descansar, ver un anuncio de la iglesia sobre informes financieros, orar, leer citas de líderes religiosos no mormones y leer la Biblia.

Los investigadores eligen específicamente a jóvenes mormones, 7 mujeres y 12 hombres, que han llevado a cabo uno o dos años de trabajo misionero cuya mayoría de miembros esperan experimentar su Fe.

Durante las tareas, se les dijo a los participantes que presionasen un botón cuando “sintieran el espíritu”.

Al estudiar las exploraciones cerebrales, los investigadores observaron que ciertas regiones del cerebro se iluminaban constantemente cuando los participantes informaban de pensamientos espirituales.

Estas son las mismas partes del cerebro que se iluminan cuando los participantes en estudios anteriores escuchan música, han experimentado sentimientos de amor y consumido drogas recreativas.

Esta sección del cerebro, el núcleo accumbens, se conoce como el “centro de recompensa” del cerebro que controla la adicción y desempeña un papel en la liberación de la dopamina, una de las sustancias químicas que controlan el estado de ánimo de una persona.

El Dr. Jeffrey Anderson, el neurorradiólogo que dirigió el estudio, dijo a CNN:

“Estas son áreas del cerebro que parecen estar involucradas en la experiencia religiosa y espiritual. “

“Sin embargo, la neurociencia religiosa es un campo tan joven, y hay muy pocos estudios, y el nuestro fue el primer estudio que mostró la activación del núcleo accumbens, un área del cerebro que procesa la recompensa.

“Miles de millones de personas toman decisiones importantes en la vida basadas en sentimientos y experiencias espirituales y religiosas. Es una de las influencias más poderosas en nuestro comportamiento social.

“Sin embargo, sabemos muy poco sobre lo que sucede realmente en el cerebro durante estas experiencias. Es solo una pregunta crítica que necesita más estudio “.

Fuente:

Independent

Los pensamientos religiosos desencadenan sistemas de recompensas como lo hacen el amor o las drogas

(CNN) La mayoría de los estadounidenses, alrededor del 89%, dicen que creen en Dios , y algunos han sentido la presencia de Dios mientras escuchaban un sermón o sentían que el tiempo se detenía mientras estaban en profunda oración o meditación.

Ahora, un nuevo estudio muestra mediante resonancias magnéticas funcionales que tales experiencias religiosas y espirituales pueden ser gratificantes para su cerebro.

Actúan los mismos sistemas de recompensa entre los oídos que los sentimientos de amor, de conmoción al oír música e incluso al consumir drogas, según el estudio, que se publicó en la revista Social Neuroscience el martes (25 de octubre 2016).

“Estas son áreas del cerebro que parecen estar involucradas en la experiencia religiosa y espiritual. Sin embargo, la neurociencia religiosa es un campo tan joven – hay muy pocos estudios- y el nuestro fue el primer estudio que mostró la activación de el núcleo accumbens, un área del cerebro que procesa la recompensa “, dijo el Dr. Jeffrey Anderson, un neurorradiólogo de la Universidad de Utah y autor principal del estudio.

“Miles de millones de personas toman decisiones importantes en la vida basadas en sentimientos y experiencias espirituales y religiosas. Es una de las influencias más poderosas en nuestro comportamiento social”, dijo. “Sin embargo, sabemos muy poco acerca de lo que sucede realmente en el cerebro durante estas experiencias. Es solo una pregunta crítica que necesita más estudio”.

Reflexionando sobre las resonancias magnéticas mormonas

Para el estudio, se escaneo el cerebro a 19 mormones devotos adultos y jóvenes en máquinas fMRI mientras completaban varias tareas.

Las tareas incluyeron: descansar durante seis minutos, ver un anuncio de la iglesia de seis minutos sobre membresía e informes financieros, leer citas de líderes religiosos durante ocho minutos, participar de la oración durante seis minutos, leer las Escrituras durante ocho minutos y ver videos de discursos religiosos. representaciones de escenas bíblicas y testimonios de miembros de la iglesia.

Durante las tareas, se les pidió a los participantes que indicaran cuándo estaban experimentando sentimientos espirituales.

A medida que los investigadores analizaban los escáneres de resonancia magnética funcional tomados de los participantes, observaban de cerca el grado de sentimientos espirituales del que cada persona informaba y luego qué regiones del cerebro se activaban simultáneamente.

Los investigadores encontraron que ciertas regiones del cerebro se iluminaban consistentemente cuando los participantes informaban de estar teniendo sentimientos espirituales.

Las regiones cerebrales incluían el núcleo accumbens, que está asociado con la recompensa; el cortex frontal atencional , que se asocia con la atención enfocada; y los loci corticales prefrontales ventromediales, asociados con el razonamiento moral, dijo Anderson.

mri-gif

Los sentimientos espirituales desencadenan un circuito de recompensa en el cerebro, muestra un nuevo estudio. El estudio incluyó escáneres cerebrales de resonancia magnética, como este. Cortesía de la Universidad de Utah de Ciencias de la Salud

“Aprecio cómo trataron de determinar el grado de experiencia espiritual que tiene una persona. Por supuesto, siempre hay un componente subjetivo, pero parecían capturarlo relativamente bien”

dijo el Dr. Andrew Newberg, neuroteólogo y profesor de medicina de emergencia y radiología en la Universidad Thomas Jefferson que no participó en el estudio.

Agregó que el nuevo estudio respalda aún más las investigaciones previas sobre los casos donde hay experiencias espirituales y religiosas asociadas con redes neuronales complejas.

“También es interesante ver los cambios que ocurren en las áreas de atención frontal y el núcleo accumbens. En realidad, son áreas que hemos hipotetizado que están involucradas en prácticas y experiencias religiosas hace más de 10 años” , dijo Newberg. “También corrobora nuestros estudios previos de varias prácticas de oración y meditación que encontraron cambios en las áreas de atención del cerebro y también del cuerpo estriado”, una parte del cerebro asociada con el sistema de recompensa.

Dado que los resultados del estudio solo se vieron en los mormones, dijo Anderson, se necesita más investigación para determinar si los hallazgos similares podrían replicarse en personas de otras religiones, como católicos o musulmanes.

Changing

“Creo que todavía es una pregunta abierta hasta qué punto hay una red común de regiones cerebrales que esté activa a través de las tradiciones de fe y los tipos de experiencias. Esperamos que haya diferencias”, dijo. “En otras palabras, ¿se siente de la misma manera en las mismas regiones del cerebro que una mujer luterana en Minnesota estudiando la Biblia como si alguien en Siria contemplara la violencia motivada por motivos religiosos?”

También se necesita más investigación para determinar los posibles beneficios para la salud de tales experiencias, dijo Anderson.

La literatura científica sobre los efectos relacionados con la salud de las experiencias espirituales está creciendo, dijo Newberg, quien escribió el libro “Cómo Dios cambia tu cerebro”.

“En general, las creencias y prácticas religiosas y espirituales reducen la depresión, el estrés y la ansiedad y proporcionan a las personas un sentido de significado y propósito”, dijo.

Nota: en otros estudios se demuestra que estos beneficios sólo se producen cuando los creyentes pertenecen a estratos sociales de creencias similares. En algunos casos incluso la correlación “salud mental”/creencia religiosa es inversa.

“Además, también es importante entender las posibles consecuencias negativas”, dijo. “Por ejemplo, ¿este estudio arrojaría resultados similares o diferentes si los sujetos fueran miembros de ISIS y proporcionaran citas religiosas y videos que respaldaran esas creencias? Eso podría ser un estudio fascinante”.

‘Esta es una de las cosas que nos hacen humanos’

Los sistemas de recompensas en el cerebro podrían activarse durante las experiencias religiosas o espirituales, en parte porque refuerzan las creencias religiosas que puedas tener, dijo Jordan Grafman, director de investigación de lesiones cerebrales en el Rehabilitation Institute of Chicago y profesor de Northwestern University.

Reforzar tus creencias te hace sentir un poco mejor y seguro“, dijo Grafman, que no participó en el nuevo estudio.

Agregó que estudiar las creencias religiosas puede revelar mucho sobre el cerebro humano.

Bueno, esta es una de las cosas que nos hacen humanos, ¿verdad?” Grafman preguntó.

“No hay muchas otras especies, hasta donde sabemos, que tengan una religión”, dijo. “Si simplemente estás interesado en lo que nos distingue como criaturas, este es un gran ejemplo, y es por eso que es importante estudiar la base del cerebro, no solo de cómo la religión afecta al cerebro sino la base cerebral de las creencias religiosas y cómo eso corresponde a otros tipos de procesos cognitivos “.

Fuente:

CNN