La mayoría de profesores de las universisades de elite de EE.UU son ateos

2012-09-04_020455Un estudio sobre “religión entre científicos académicos”  dirigido por Elaine Howard Ecklund analizó el enfoque de la religión y la espiritualidad entre los profesores de ciencias naturales y sociales de las universidades de élite de Estados Unidos.

Los profesores que participaron en el estudio tienen puestos en instituciones privadas de elite como Harvard, Princeton y la Universidad de Chicago así como universidades públicas de elite como la Universidad de Michigan y la Universidad de California, Berkeley.

Los resultados presentados aquí se basan en una investigación, período 2005-2006, que examinó las creencias religiosas y espirituales de los académicos en ciencias naturales y sociales de las veintiuna universidades más importantes de los EE.UU (RAAS). Este ensayo discute las conclusiones centrales del siguiente estudio:

1) Los científicos no son muy religiosos en comparación con el público en general, a pesar de que una significativa minoría es religiosa.

2) Los científicos están sorprendentemente interesados en la espiritualidad.

3) Aunque la mayoría es ambivalente sobre la discusión de la religión en el ámbito académico, una minoría significativa busca recursos para involucrar a los estudiantes sobre religión.

4) Los científicos de universidad que ven a la religión o la espiritualidad como algo importante están empezando a jugar un papel crucial en la mediación y el diálogo entre el comunidad científica y el más amplio público americano

La investigación comenzó con una encuesta utilizando los medios tradicionales de medición de religiosidad  (por ejemplo, si el encuestado cree en Dios o asiste a servicios religiosos), así como realizando medidas de espiritualidad. La encuesta alcanzó un 75 % la tasa de respuesta, lo que resulta de  1.646 encuestados. Durante el año pasado se completaron 271 entrevistas en profundidad con profesorado. Estos debates más largos trataron sobre la opinión que los científicos tenían sobre la religión, el significado religioso y la espiritualidad en sus vidas y cómo ven ellos la conexión entre la ciencia y la religión en la academia y en la sociedad en general.

La religión entre los científicos de universidad

Los estudiosos hablan mucho acerca de las investigaciones realizadas en la década de 1960 que reveló diferencias en la creencias religiosas entre los miembros de diferentes disciplinas (especialmente las comparaciones entre ciencias naturales y sociales). Mis hallazgos, sin embargo, no revelan grandes diferencias en las creencias y prácticas religiosas entre las disciplinas y campos académicos. La verdadera diferencia se encuentra entre los académicos de estas  disciplinas científicas y los miembros del público en general. Con pocas dudas, los científicos de investigación de las universidades más importantes son menos religiosos – al menos de acuerdo con las formas tradicionales de la religión – que los miembros del público en general.

Durante las conferencias públicas sobre el estudio, la primera pregunta inevitable  era: ¿Los profesores creen en Dios? Cuando se les preguntó sus creencias acerca de Dios, casi el 34 % de  los científicos académicos respondieron “Yo no creo en Dios“, y cerca del 30 % respondieron “No sé si hay un Dios y no hay manera de saber”, la clásica respuesta agnóstica. Esto significa que más del 60 % de los profesores de estas disciplinas de ciencias naturales y sociales se definen como cualquier ateo o agnóstico. En comparación, entre los de la población general de EE.UU, donde un 3 % dicen ser ateos y alrededor del 5 % son agnósticos. Cuando se trata sobre la afiliación a determinadas religiones, los científicos también son muy diferentes de los miembros de la amplia población.

Alrededor del 52 % de los científicos no tienen ninguna afiliación religiosa en comparación con el 14 % de la población general. Los científicos que no son religiosos justifican su falta de atención a la religión a través del lenguaje que hace hincapié en la falta de pertinencia de la ciencia a la religión. Aquellos no criados en hogares religiosos, en el caso de la mayoría de los científicos sin afiliación religiosa, también hacen hincapié en su falta de experiencia con la religión.

Al comparar a científicos que tienen una identidad religiosa con aquellos entre las población en general, aún existen grandes diferencias. De acuerdo con datos de la Encuesta Social General (General Social Survey), un encuesta nacional de adultos estadounidenses, el 14 % se describe como “evangélico” o “fundamentalista” mientras que menos del 2 % de los científicos se identifica con una combinación de estas etiquetas. La única categoría religiosa tradicional donde los profesores de ciencias tienen un porcentaje mucho mayor de miembros es entre los que son judíos. Entre el público estadounidense en general, un poco menos del 2 % se identifica como judío. En comparación, el 15 % de los científicos son judíos. ¿Qué hacemos con esta falta de religión tradicional? ¿Está el conocimiento científico de alguna manera enfrentado con ser religioso? La infancia con religión de fondo, no la exposición a la educación científica, parece ser el pronosticador más potente de una futura irreligión. Esos científicos que crecieron en casi cualquier tradición de fe son más propensos a ser religiosos en la actualidad que aquellos que han crecido sin tradición.

Además, los científicos que describen la religión como algo tan importante en sus familias como los niños, son mucho más propensos a la práctica de la fe actualmente. Cuando se compara con la población general, una proporción mayor de científicos se alza en casas no religiosas. Cuando uno considera que muchos más científicos  provienen de hogares no religiosos o casas que eran nominalmente religiosas, las distinciones entre la población en general y la comunidad científica cobran más sentido. Una gran parte de la diferencia entre los científicos y la población en general puede deberse más a la educación religiosa, en lugar de la formación científica o la presión universitaria para ser irreligioso, aunque estas otras posibilidades deben explorarse más a fondo.

Fuente:

Parte del propio estudio “La religión entre los científicos académicos”, Elaine Howard Ecklund (enlace al comienzo del artículo)