Encuesta revela que los cristianos no conocen su religión: siguen sin coincidir en sus creencias y muchas son heréticas

La mayoría de los evangélicos estadounidenses tienen opiniones condenadas como heréticas por algunos de los consejos (o concilios) más importantes de la Iglesia primitiva.

Una encuesta publicada hoy por LifeWay Research para Ligonier Ministriesrevela un nivel significativo de confusión teológica,” dijo Stephen Nichols, director académico de Ligonier. Muchos evangélicos no tienen puntos de vista ortodoxos acerca de Dios o los seres humanos, especialmente en las cuestiones de la salvación y el Espíritu Santo, dijo.

Los evangélicos hicieron puntuación alta en varios puntos. Casi todos creen que Jesucristo resucitó de entre los muertos (96%), y que la salvación se encuentra a través de Jesús solo (92%). Una fuertes mayoría dijo que Dios es soberano sobre todas las personas (89%) y que la Biblia es la Palabra de Dios (88%).

Y en algunos casos, el problema parece ser la incertidumbre en vez de la herejía. Por ejemplo, sólo el 6 % de los evangélicos piensan que el Libro de Mormón es una revelación de Dios, pero un 18 % adicional no está seguro y cree que podría serlo.

49211
Jesús, ¿casi tan bueno como su Padre?

Casi todos los evangélicos dicen que creen en la Trinidad (96%) y que Jesús es plenamente humano y plenamente divino (88%).

Sin embargo, casi una cuarta parte (22%) dijo que Dios el Padre es más divino que Jesús, y el 9 % no estaba seguro. Además, el 16 % dice que Jesús fue la primera criatura creada por Dios, mientras que el 11 % no estaba seguro.

Para estar seguros, frases como “Hijo unigénito” (Juan 3:16) y “el primogénito de toda la creación” (Col. 1:15) han llevado a otros en la historia a mantener estos puntos de vista, también. En el siglo IV, un sacerdote de Libia llamado Arrio (c.250-336) anunció: “Si el Padre engendró al Hijo, entonces el que era engendrado tenía un principio. … Hubo un tiempo en que el Hijo no era.”  La idea, conocida como arrianismo ganó un gran atractivo incluso entre el clero. Pero no lo fue sin oposición. Los teólogos Alejandro y Atanasio de Alejandría, Egipto, argumentaron que Arrio negaba la verdadera divinidad de Cristo. Cristo no es de sustancia similar a Dios, explicaron, pero sí de la misma sustancia.

Creyendo que el debate podría dividirse el Imperio Romano, el emperador Constantino convocó el primer concilio ecuménico de la iglesia en Nicea en el año 325 d.e.c. El consejo, que comprendía a más de 300 obispos, rechazó el arrianismo como una herejía y mantuvo que Jesús comparte la misma sustancia eterna con el Padre. La ortodoxia luchó para obtener la aprobación popular, sin embargo, varias herejías que giran en torno a Jesús continuaron extendiéndose. En el segundo concilio ecuménico en Constantinopla en el año 381 d.e.c, los líderes de la iglesia reiteraron su condena del arrianismo y ampliaron el Credo de Nicea para describir a Jesús como “el Hijo unigénito de Dios, engendrado del Padre antes de todos los mundos, Luz de Luz, Dios verdadero de verdadero Dios, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho “.

En otras palabras, votaron que el Hijo no es un ser creado, ni puede ser menos divino que el Padre.

49212
El Espíritu Santo: ¿¡Que la Fuerza te acompañe!?

Pero si en algún momento los evangélicos entienden las doctrinas acerca de Jesús, el tercer miembro de la Trinidad lo tiene mucho peor. Más de la mitad (51%) dijo que el Espíritu Santo es una fuerza, no un ser personal. El 7 % no estaba seguro, mientras que sólo el 42 % afirmó que el Espíritu es una persona.

Y el 9 % dijo que el Espíritu Santo es menos divino que Dios Padre y Jesús. El mismo porcentaje respondió “no estoy seguro.”

Al igual que el arrianismo, la confusión sobre la naturaleza y la identidad del Espíritu se remonta a la Iglesia primitiva. Durante la segunda mitad del siglo IV, sectas como semiarrianos y Pneumatomachi (griego para “Espíritus combatientes“) creían en “el Espíritu Santo” –como se enseñó en el Primer Concilio de Nicea (325 d.e.c)- pero dijeron que el Espíritu era de una esencia diferente del Padre y del Hijo. Algunos dijeron que el Espíritu era una criatura, y los demás entendieron que el Espíritu era una fuerza o poder, no una persona de la Trinidad.

En Constantinopla, 150 obispos reunidos para discutir estas herejías, entre otras cuestiones, afirmaron que “el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, poder y sustancia, una dignidad que merece el mismo honor y soberanía de un co-eterno, en tres hipóstasis más perfectas, o tres personas perfectas“, afirmando la plena divinidad y personalidad del Espíritu Santo, la iglesia descartó el Semiarrianismo y Pneumatomachianism (a los cuales condenó junto con el Macedonianismo y el Apolinarismo.

49213
Salvación: ¿Quién da el primer paso?

La naturaleza humana y la salvación son otras áreas de confusión para los encuestados. Dos de cada tres (68%) dice que una persona obtiene la paz con Dios mediante la búsqueda de Dios en primer lugar, y después Dios responde con gracia. Un porcentaje similar (67%) dijo que las personas tienen la capacidad de convertir a Dios en la propia iniciativa. Sin embargo, la mitad (54%) piensa también que la salvación comienza con Dios, que actúa en primer lugar. Entonces, ¿cuál es?

En el siglo V, un monje inglés llamado Pelagio sostenía el argumento de que las personas pueden elegir a Dios por la fuerza de su propia voluntad. El pecado de Adán, enseñó, no sabotea la libertad humana, por lo que todavía tiene esta humanidad la capacidad de elegir y seguir a Dios por la fuerza su voluntad.

Su escuela de pensamiento, conocida como el pelagianismo, fue denunciada en el Concilio de Cartago en el 418 d.e.c. y más tarde en el Concilio de Éfeso en el 431 d.e.c. Una variación, conocida como Semipelagianismo, surgida poco después, afirmó que no es el pecado original, sino la enseñanza de que los seres humanos toman la iniciativa en la salvación. El Concilio de Orange en 529 d.e.c  rechazó el Semipelagianismo como herético, sosteniendo que la fe es un don de la gracia de Dios y no se origina en nosotros mismos.

Más de la mitad de los encuestados (55%) dijo que las personas tienen que contribuir a su propia salvación. Esto, sin embargo, es un tema debatido. Algunos cristianos – como católicos romanos, ortodoxos y algunos protestantes – creen que los seres humanos cooperan con la gracia de Dios en la salvación. Otros creen que nuestros esfuerzos pueden no contribuir en nada, a pesar de que responden que la gracia de Dios es un elemento necesario de la conversión. Sin embargo, la enseñanza  histórica cristiana en todas las ramas sostiene que cualquier papel que desempeñen los seres humanos se inspira en última instancia por la obra del Espíritu de Dios. El Concilio de Orange (Can 6) lo puso de esta manera:

Si alguno dice que se nos confiere divinamente misericordia cuando sin la gracia de Dios creemos, queremos, deseamos, nos esforzamos, trabajamos, oramos, vigilamos, estudiamos, pedimos, buscamos, llamamos, y no confiesa que por la infusión e inspiración del Espíritu Santo se da en nosotros que creamos y queramos o que podamos hacer, como se debe, todas estas cosas; y condiciona la ayuda de la gracia a la humildad y obediencia humanas y no consiente en que es don de la gracia misma que seamos obedientes y humildes, resiste al Apóstol que dice: ¿Qué tienes que no lo hayas recibido? [1 Cor. 4, 7]; y: Por la gracia de Dios soy lo que soy [1 Cor. 15, 10].

Un problema histórico con Soluciones Históricas

Nichols de Ligonier dijo que si bien los resultados del estudio son decepcionantes, no son exclusivos de nuestro tiempo o cultura, o irreversibles.

“La iglesia en cada época se ha enfrentado a la confusión teológica y la herejía. En esta encuesta vemos una llamada de atención a la iglesia. No podemos asumir la próxima generación, o incluso esta presente un cogerá una teología ortodoxa simplemente por estar en la iglesia ”

John Stackhouse, profesor de teología y cultura en Regent College en Vancouver, está de acuerdo. “Seguimos manteniendo la educación cristiana de adultos en baja estima“, dijo. “Un sermón el domingo por la mañana y un estudio conversado de la Biblia durante la semana no va a hacer el trabajo de informar y transformar las mentes de las personas a lo largo de las líneas de la creencia cristiana ortodoxa.”

La encuesta de Lifeway también encontró que  9 de cada 10 evangélicos creer la iglesia local no tiene autoridad para decir que una persona no es un cristiano.

Pero Stackhouse dijo que no está seguro de que los esfuerzos más fuertes de las iglesias para instruir a sus congregantes elevarían los números. La encuesta, señaló, se hizo a autodenominados evangélicos, y muchos de los que tienen creencias poco ortodoxas, conjeturó, pueden no ser asistentes regulares a misa. “Seguimos teniendo un problema de mala relación pública en cuanto a la expresión evangélica“, dijo.

(LifeWay Research, dice que la encuesta utilizada fue un balance de un panel en línea de los meses de febrero y marzo. De las primeras 3.000 respuestas de la encuesta, este informe vió que 557 vinieron de protestantes que se describen a sí mismos como evangélicos – que serían de alrededor del 19 % de la población estadounidense)

Nota:  se han eliminado los comentarios de conclusiones y opiniones de teólogos y apologistas del final del artículo por ser irrelevantes. (véase la fuente para conocerlas)

Encuesta: Americans Believe in Heaven, Hell, and a Little Bit of Heresy

theology-God

theology-HeavenHell

theology-Bible

theology-Sin

Fuente:

ChristianityToday

Estudios relacionados:

En lo que creen los estadounidenses

18 % de los estadounidenses cree en el geocentrismo

6 de cada 10 líderes evangélicos cree en un rapto inminente y en la necesidad de evangelizar incluso a ateos.

El 54% de los adultos estadounidenses cree que lo que se dice en la Biblia es literalmente cierto.

En EE.UU. los ateos y agnósticos saben más de religión que los creyentes.