El responsable es el miedo: Fe después de un terremoto: un estudio longitudinal de la religión y la salud percibida antes y después del terremoto de Christchurch Nueva Zelanda de 2011

El 22 de febrero de 2011, Christchurch Nueva Zelanda (367.700 habitantes) experimentó un devastador terremoto que causó grandes daños y la muerte de ciento ochenta y cinco personas. El terremoto y las réplicas ocurrieron entre las olas de 2009 y 2011 de una muestra de probabilidad longitudinal realizada en Nueva Zelanda, lo que nos permite examinar cómo un desastre natural de esta magnitud afectó a los compromisos profundamente arraigados y a las calificaciones mundiales de la salud personal, en función de la exposición a los terremotos.

Primero investigamos si los afectados por el terremoto tenían más probabilidades de creer en Dios. De acuerdo con la Hipótesis de Confort Religioso, la fe religiosa aumentó entre los afectados por el terremoto, a pesar de la disminución general de la fe religiosa en otros lugares. Este resultado ofrece la primera demostración a nivel de la población de que los laicos recurren a la religión en momentos de crisis naturales.

Luego examinamos si la afiliación religiosa estaba asociada con diferencias en las calificaciones subjetivas de la salud personal. No se encontraron pruebas de una amortiguación superior por tener una fe religiosa. Sin embargo, entre los afectados por el terremoto, la pérdida de la fe se asoció con un deterioro significativo de la salud subjetiva. Los que perdieron la fe en otros lugares del país no experimentaron disminuciones similares en la salud. Nuestros hallazgos sugieren que es poco probable que la conversión religiosa después de un desastre natural mejore el bienestar subjetivo, sin embargo, mantener la fe podría ser un paso importante en el camino hacia la recuperación.

Estudio

Faith after an Earthquake: A Longitudinal Study of Religion and Perceived Health before and after the 2011 Christchurch New Zealand Earthquake

 

Estudios relacionados:

Las personas muy religiosas y los ateos son quienes tienen menos miedo a morir, a diferencia de los que se encuentran entre ambos

La ansiedad propicia el fanatismo religioso

La religión tiene el mismo efecto que las drogas en el cerebro

Un estudio del cerebro muestra que el pensamiento sobre dios reduce la angustia – pero sólo para los creyentes

Los niños con las creencias más fuertes son los que tienen más probabilidad de padecer trastornos emocionales