Algo obvio por fin es ya oficial: orar por la gente enferma no ayuda

Cada pocos años, un grupo con sede en el Hertford College de Oxford reúne un análisis estadístico de todos los estudios realizados hasta la fecha que han analizado si el orar por los enfermos les ayuda a sentirse mejor (o al menos a mantenerse con vida).

El último acaba de ser publicado y contiene algo bastante radicalmente nuevo en sus conclusiones: la evidencia es tan clara que piensan que no hay más estudios que deban hacerse. El libro está cerrado. Orar por los enfermos simplemente no funciona.

Ahora, lo curioso es que no se han llevado a cabo nuevos estudios con respecto a esto desde su último informe, en 2007. ¿Por qué el cambio de opinión? Hay un par de razones.

En primer lugar, este análisis se realiza bajo los auspicios de la Colaboración Cochrane , que es un grupo internacional de expertos dedicados a la puesta en común de los resultados en ensayos clínicos para contestar preguntas médicas con una precisión sin precedentes. En la Colaboración Cochrane se establecen las directrices para conseguir la mejor forma de hacer esto.

El año pasado nos pasaron sus directrices, un método recomendado para una mejor estadística (nota técnica: esta vez se utilizó un modelo de efectos aleatorios en lugar de un modelo de efectos fijos). El análisis anterior había encontrado una pista que apoyaba que el orar por los enfermos en realidad podría ayudar a vivir más tiempo. Un mejor análisis de ese esto aplastó esa idea.

Y lo otro novedoso da algo de información sobre uno de los estudios que habían incluido previamente. Este no miró a la muerte, sino todo lo contrario: el nacimiento. La premisa del estudio fue que la gente en los EE.UU., Canadá y Australia oró por parejas que se sometieron a fertilización in vitro. El resultado fue, aparentemente, el doble de la tasa de fertilidad en las parejas que no oró. – Un incremento fantástico.

Digo “aparentemente” porque resulta que ese estudio era un fraude . No sólo eso, sino que el tipo que dirigía los grupos de oración más tarde fue encarcelado por un fraude relacionado .  Strike one para el poder de la oración.

Ahora, volcando las conclusiones por razones técnicas podría hacerse que algunas personas fueran sospechosas. Usted podría opinar que esto tal vez sea sólo un montón de científicos cínicos buscando una excusa para enterrar los datos que no les gustan.

Pero entonces estaría equivocado. El autor principal, Leanne Roberts , no es un científico en absoluto, sino que de hecho es el Capellán de Hertford College. En ediciones anteriores de su análisis estuvieron en realidad muy esperanzados en poder ver su efecto.

Todo el crédito es para ellos. Tomaron las pruebas para hacer un buen análisis de ellas y concluyeron que no había nada.

Fuentes:

__ Roberts L, Ahmed I, Hall S, A y Davison (2009). La oración de intercesión para el alivio de la enfermedad. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas (2) doi: . 10.1002/14651858.CD000368.pub3 (artículo de Epiphenom)