Lo que usted quiere, dios también

Las personas religiosas tienden a pensar que ellos saben qué es lo que su dios quiere, pero ¿cómo conseguir ese conocimiento? Para mí, como ateo, esta es una cuestión fascinante. Los dioses no pueden comunicar sus preferencias directamente (porque no existe tal cosa), así que ¿de dónde vienen estas creencias?

Una fuente obvia son los diferentes libros sagrados. Sin embargo, incluso si usted se restringe a los seguidores de una única religión, existen grandes diferencias en las creencias sobre las opiniones de Dios (y eso solo mirando el mundo actual – al extender las comparaciones a lo largo del tiempo los desacuerdos entre creyentes llegan a ser aún más dramáticos).

Todo esto sugiere que las personas deben estar proyectando sus propias creencias y opiniones sobre su dios. Un conjunto de nuevos estudios de Nicholas Epley, de la Universidad de Chicago, sugiere que eso es exactamente lo que sucede.

Lo que él y sus colegas hicieron fue manipular sutilmente las opiniones de la gente del propio experimento y vieron si eso afectaba también a sus ideas acerca de las opiniones de Dios.

Así, por ejemplo, en un estudio la gente tenía que leer dos argumentos, una acción afirmativa  pro- y anti-. En la condición de «pro-política ‘, el argumento “pro” era fuerte y el argumento “anti” era debil. En la condición de la “anti-política”, la fuerza de los argumentos se invirtió.

Epley_2009_Making_god_graph

Esto tuvo el efecto deseado en las opiniones propias de los sujetos.Si ellos eran pro – o anti acción afirmativa era bajo la influencia de según cuales argumentos leyeran. Entonces se les preguntó acerca de lo que el estadounidense promedio pensaba sobre el tema y también lo que pensaba George Bush. Como se puede ver en el gráfico, esto no cambiará, independientemente de cómo hayan sido manipuladas sus propias creencias.

Sus creencias acerca de lo que Dios piensa, sin embargo, cambió. De hecho, la correlación entre sus propias opiniones y las atribuciones a Dios fue muy fuerte.

Ahora, lo interesante es que sus creencias sobre la opinión de Bill Gates también se reflejan en ellos. Lo que pasó con Bill Gates es que generalmente se le admiraba pero nadie sabía realmente cual era su opinión sobre ese tema. Así que estaban libremente inventándosela.

Ellos hicieron otro experimento un poco más sofisticado que mostraba algo similar. Básicamente, si usted cambia la actitud de las personas sobre la pena de muerte,  entonces también se cambiaba su pensamiento sobre si Dios es  pro-o anti-pena de muerte.

Este es un material excelente. Pero se pone realmente interesante cuando nos fijamos en algunos de los escáneres cerebrales que hicieron. En estos análisis se pidió a los sujetos que pensaran en las actitudes hacia la eutanasia. En primer lugar, su propia actitud. Después la actitud del estadounidense medio. Y por último la actitud de Dios ante ella.

Epley_2009_Making_god

La imagen del primer cerebro muestra la diferencia entre el pensamiento acerca de sus propias opiniones y el pensamiento en las opiniones del estadounidense medio. Se puede ver que algunos bits se encienden, lo que indica que existe una diferencia entre estos dos procesos de pensamiento. El cerebro reconoce que el estadounidense medio tiene una opinión diferente.

Observando la siguiente imagen del cerebro, lo que se muestra es el pensamiento acerca de las opiniones de Dios en comparación con la del estadounidense medio. Una vez más existen algunas diferencias. De acuerdo con este cerebro, Dios no piensa lo mismo que un estadounidense medio.

Ahora miren de nuevo la última imagen en el panel cerebral. Esta toma la actividad cerebral de alguien pensando en su propia opinión, y resta de esta la actividad cerebral de esa misma persona sobre lo que piensa de las opiniones de su dios. ¿Lo han adivinado? Es exactamente la misma.

“¿Qué haría Jesús?” Resulta que lo que Jesús haría es exactamente lo que haría yo – al menos en la medida en que averiguo qué opiniones son de Jesús. El pensamiento acerca de las opiniones de Dios y el pensamiento en sus propias opiniones usan un proceso de pensamiento idéntico.

Este es un resultado fascinante. Esto sugiere que la gente usa a Dios, no para informar a su propia toma de decisiones, sino para reforzarla. Esto es lo que los autores del estudio concluyen:

La gente puede usar a agentes religiosos como una brújula moral, formando impresiones y tomando decisiones basándolas en lo que ellos suponen que creería o querría  Dios como la autoridad última moral. La característica central de una brújula, sin embargo, es que apunta hacia el norte sin importar la dirección a la que una persona se enfrente. Esta investigación sugiere que, a diferencia de una brújula real, las inferencias sobre las creencias de Dios, en su lugar, pueden señalar a la gente en la dirección que ya estén afrontando.

Ahora bien, esto no demuestra que la religión [como un conjunto de dogmas establecidos por lo que el creyente considera una autoridad] no tiene influencia sobre las actitudes y opiniones. Otras investigaciones han demostrado que lo hace. Pero lo que sí demuestra es que las personas pueden hacer y reinventar a su dios para satisfacer sus propias creencias.

Hacen a su dios a su imagen y semejanza.

 

__________________________________________________________________________ N Epley, Converse BA, Delbosc A, Monteleone GA, Cacioppo y JT (2009). Estimaciones de los creyentes de las creencias de Dios son más egocéntricos que las estimaciones de las creencias de otras personas.Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América PMID: 19955414

Fuente:

Este artículo de Tom Rees fue publicado por primera vez en Epiphenom. (What you want God Wants)