Ahí donde hay fundamentalismo religioso, los derechos humanos desaparecen

En repetidas encuestas realizadas en Noruega, Islandia, Australia, Canadá, Suecia, Suiza, Bélgica, Japón, Países Bajos, Dinamarca y el Reino Unido, estos países han demostrado ser unas de las sociedades menos religiosas de la tierra (y según estudios recientes, países en los que la religión desaparecerá en un futuro no muy lejano).

Según el informe realizado en 2005 por las Naciones Unidas sobre el desarrollo humano, estos países también demuestran ser los más sanos (según lo indicado por la esperanza de vida, la alfabetización de adultos, el ingreso per cápita, el nivel educativo, la igualdad de género, la tasa de homicidios y la mortalidad infantil). [1]

Por el contrario, las cincuenta naciones que ocupan el último lugar en términos del índice del desarrollo humano según este baremo son (¿casualmente?) férrea y profundamente religiosos. [2]

Hoy, la situación apenas ha cambiado y siguen siendo estos países los situados entre los 10 primeros mientras que los más fundamentalistas siguen siendo los últimos. [3]

Fuentes:

  1. http://www.un.org/esa/analysis/wess/wess2005files/wess2005_sp.pdf
  2. http://78.136.31.142/en/media/hdr05_complete.pdf
  3. http://hdr.undp.org/en/statistics/