Los matrimonios entre creyentes no cuentan con menos posibilidades de divorcio que los ateos

Una encuesta realizada en 2001 por el Grupo Barna encontró que los “adultos nacidos de nuevo”, aunque tienen menos probabilidades de cohabitación con un miembro del sexo opuesto (y esto reduzca las desavenencias), tuvieron las mismas probabilidades de divorciarse. [1] … Sigue leyendo