La religión ya no tiene nada que ver con la política, y los políticos son corruptos por su naturaleza, no por su religión o falta de ella

¿Seguro? Debe de ser que tu vives en este mundo, donde las religiones y sus creencias tienen tanto peso político que hasta se modifican leyes de acuerdo con dichas creencias. A ver si vas a pensar que, por ejemplo, la relación entre las políticas antiabortistas (aquí en España estamos viviendo una con el PP) de los partidos “conservadores” y de “derechas”, no están relacionadas con sus creencias religiosas. Lo mismo, en tu mundo onírico, no se han frenado las investigaciones con células madre; en ese mundo en el que vives, por supuesto, no se han regulado leyes contra el matrimonio homosexual o, como sucede en los países más fundamentalistas, contra los propios homosexuales; supongo que en tu mundo de fantasía los políticos no tienen creencias religiosas y los gobiernos no actúan promovidos por su religión. Desecharemos entonces nombres de partidos cuya referencia es claramente religiosa: como el partido alemán de su actual presidenta, Angela Merkel (Unión Demócrata Cristiana), o el Partido Renacimiento y Unión de España , un partido musulmán al igual que el partido musulmán de granada. Esta pequeña lista de partidos cristianos tampoco existe, según tu. Y por supuesto, según tu, aquí en España nadie sabe que el PP es un partido definido claramente como católico. O que, en EE.UU, el Partido Republicano es también cristiano conservador. Desecharemos también que en los países más religiosos se sigue lo dictado por sus libros “sagrados”, como es el caso de los países musulmanes, donde las leyes proceden de la sharia.

En ese mundo donde los valores morales de muchas personas no provienen, según tu, de las religiones, ¿qué papel pintan entonces estas? ¿por qué podemos observar que, en países donde se ha declarado una religión oficial, las leyes dictadas en dichos países concuerdan con los preceptos de esas religiones?

Si uno repasa historia antigua, encuentra que el sistema religioso fue el primer sistema político de la historia: se centralizaba toda una jerarquía en base a los lideres que podían representar a su deidad y las leyes dictadas por estos para mantener el control eran, supuestamente, las que dictaba esa deidad.

La cosa no ha cambiado mucho con el tiempo: en la dinastía egipcia el faraón era la deidad; en la época romana era esa deidad o el representante de la misma; en la edad media los reyes feudales lo eran por “gracia divina” (véase el absolutismo monárquico y los regímenes estamentarios) y, en la época actual, tenemos a un estado eclesiástico llamado Vaticano con un gobernante que afirma ser infalible además del representante directo de una deidad y, al otro lado del charco, un país donde el requisito fundamental es definirte como cristiano y dejar constancia de ello en cada discurso. (de hecho la religiosidad de los políticos  y sus convicciones religiosas son uno de los puntos clave para ese pueblo americano a la hora de votar al candidato que opta a la presidencia).

Para rematar con tu afirmación, cualquiera podría añadir que, según tu religión, la naturaleza la ha creado esa deidad y a los humanos los ha hecho “a su imagen y semejanza”. Entenderemos que esa deidad que todavía no habéis evidenciado, según vosotros, es de naturaleza corrupta o ha creado al hombre así a propósito.