Las personas religiosas son menos inteligentes que los ateos, según el análisis de los resultados de estudios científicos que se remontan a 1928

Un estudio encontró “una fiable relación negativa entre la inteligencia y la religiosidad” en 53 estudios de los 63 analizados en un meta-análisis que abarca desde 1928 hasta la actualidad.

Una nueva revisión de 63 estudios científicos que se remontan a décadas ( entre 1928 y 2012 ) ha llegado a la conclusión de que las personas religiosas son menos inteligentes que las no creyentes.

Una parte de un análisis de la Universidad de Rochester, dirigido por el profesor Miron Zuckerman, encontró “una fiable relación negativa entre la inteligencia y la religiosidad“, en 53 de 63 estudios.

De acuerdo con el estudio titulado: “La relación entre la inteligencia y la religiosidad: Un Meta-Análisis y algunas explicaciones propuestas“, publicado en el “Personality and Social Psychology Review’, incluso durante los primeros años de un niño inteligente es más probable que este se aleje de la religión.

Los investigadores también encontraron que, durante la vejez, la gente que está por encima de la media en inteligencia con respecto a gente común, es menos propensa a creer.

Uno de los estudios utilizados en el trabajo de Zuckerman fue un análisis permanente de las creencias de 1.500 niños superdotados con un coeficiente intelectual (IQ) de más de 135.

El estudio comenzó en 1921 y continúa hasta la actualidad. Aun en la vejez, los sujetos tenían niveles mucho más bajos de creencia religiosa que el resto del promedio de la población común.

El examen, que es el primer meta-análisis sistemático de los 63 estudios realizados entre 1928 y 2012, mostró que, de los 63 estudios, 53 mostraron una correlación negativa entre la inteligencia y la religiosidad, mientras que solo 10 mostraron una positiva.

Sólo dos estudios mostraron correlaciones significativamente positivas  y correlaciones significativamente negativas de un total de 35 estudios observados.

Los autores de la revisión consideraron cada estudio de forma independiente, teniendo en cuenta la calidad de los datos recogidos, el tamaño de la muestra y los métodos de análisis utilizados.

Los tres psicólogos que llevan a cabo el estudio definieron a la inteligencia como “la capacidad de razonar, planear, resolver problemas, pensar de manera abstracta, comprender ideas complejas, aprender rápidamente y aprender de la experiencia“.

La religiosidad se definió por los psicólogos como la participación en alguna (o todas) las facetas de la religión.

De acuerdo con la revisión, en otros factores – como el género o la educación – no hay ninguna diferencia en la correlación entre la inteligencia y la fe religiosa.

No obstante, el nivel de las creencias, o de cualquier participación religiosa, varía dependiendo de la edad con la correlación resultando ser más débil en la población pre-universitaria.

El documento concluye que:

“La mayoría de las explicaciones existentes (de una relación negativa) comparten un tema central – la premisa de que las creencias religiosas son irracionales, sin anclaje científico, no comprobables y, por lo tanto, poco atractivas para gente inteligente que ‘sabe más’.” (posee mayores conocimientos)

Las críticas a las conclusiones se basan en que el estudio sólo se refiere a la definición de la inteligencia analítica y no tiene en cuenta las formas recientemente identificadas de la inteligencia creativa y emocional.

Los psicólogos que realizaron la revisión también trataron de adelantarse a esa interpretación secularista de sus conclusiones por lo que sugieren que las personas más inteligentes son menos propensas a tener creencias religiosas, ya que se asocian con las ideas sobre el control personal.

“Las personas inteligentes suelen pasar más tiempo en la escuela – una forma de autorregulación que puede producir beneficios a largo plazo”, afirman los investigadores.

“Las personas más inteligentes consiguen empleos de un nivel más alto (mejor trabajo y un salario más alto) pudiendo esto conducirles a una mayor autoestima y a alentar la creencia de control personal.”

 

Fuente:

The Independient (ciencia)

El meta-análisis

¿Afecta la inteligente a la religiosidad? De hecho lo hace, y un metanálisis  (Zuckerman, Silberman, y Hall, 2013) lo demuestra. También da 3 explicaciones alternativas a cómo el efecto tiene lugar.

Un meta-análisis de 63 estudios mostraron una asociación significativamente negativa entre la inteligencia y la religiosidad. Para los estudiantes universitarios y la población en general, significa que las correlaciones ponderadas y sin ponderar entre la inteligencia y la fuerza de las creencias religiosas oscilan entre – 0.20 a – 0.25 (media r = – 0.24). Se examinaron tres posibles interpretaciones. En primer lugar, las personas inteligentes son menos propensas a conformarse y, por lo tanto, son más propensos a resistir el dogma religioso. En segundo lugar, las personas inteligentes tienden a adoptar un estilo de pensamiento analítico (en oposición al intuitivo), lo cual ha demostrado socavar las creencias religiosas. En tercer lugar, varias funciones de la religiosidad, como el control de compensación, la auto-regulación, auto-mejora, y el apego seguro, también son conferidos por la inteligencia. Las personas inteligentes pueden, por lo tanto, tener menos necesidad de creencias y del uso de prácticas religiosas.

El 84 por ciento de los estudios mostró una correlación entre un mayor coeficiente intelectual y una menor religiosidad. En el 66% de los estudios la correlación era significativa, mientras que los otros no. Sólo 2 de los 63 estudios encontraron una relación significativamente positiva entre el mayor coeficiente intelectual y la religiosidad. Mediante la correlación de Pearson se encontraron efectos más bien pequeños, pero indiscutibles, en los estudios. El promedio de puntos graduales también fue probado, pero no tuvo ninguna relación significativa con la religiosidad.

zuckerman_1

Uno de los estudios más interesantes incluidos en el análisis fue el estudio de TermanEstudios genéticos longitudinales de genio” (McCullough, Enders, Brion, y Jain, 2005). A la edad de 10, se seleccionó una muestra de niños cuyo CI (coeficiente intelectual)  superaba los 135 y se les siguió hasta tener una edad adulta. En una tabla de comparación entre este grupo y el público en general muestra una diferencia en la religiosidad: Los que fueron más inteligentes durante su infancia eran menos religiosos en la edad adulta que el resto de personas en general. Se han llevado a cabo estudios similares con resultados similares.

zuckerman_2

Entonces, ¿cuál es la mecánica que unen la inteligencia con la laicidad? Rhodes y Wood (1992) han propuesto que las personas más inteligentes se conforman menos con las afirmaciones religiosas gracias a sus vastos conocimientos, ya que pueden discutir suficientemente mejor y así oponerse a las opiniones falibles de las masas. Aquí es donde llegamos al punto: discusión. Con el fin de argumentar correctamente hay que pensar racionalmente y analíticamente.

Se ha descubierto que las personas más inteligentes pueden reemplazar los sesgos cognitivos (Stanovich & West, 2008). La religión puede ser considerada como un fenómeno intuitivo, es decir, que no requiere el pensamiento analítico. La anulación de estas intuiciones requiere un mejor control de la inhibición que se asocia con el Sistema de pensamiento (también llamado pensamiento analítico) junto con una mayor IQ (Coeficiente de inteligencia). Zuckerman et al. también apoyan esto:

“Se propone que las personas inteligentes son menos religiosos, ya que son más propensos a usar los procesos analíticos.”

También los factores sociales contribuyen al ateísmo. Las personas más inteligentes pasan más tiempo en el ambiente secular. Por ejemplo, los estudiantes se hacen más seculares en la universidad.

Referencias:

McCullough, ME, Enders, CK, Brion, SL, y Jain, AR (2005). Las variedades del desarrollo religioso en la edad adulta: una investigación longitudinal de la religión y de la elección racional. Revista de Personalidad y Psicología Social , 89 (1), 78.

Rhodes, N., & Wood, W. (1992). La autoestima y la inteligencia afectan influenciando: el papel mediador de la recepción de mensajes. Psychological Bulletin , 111 (1), 156.

Stanovich, KE, y Oeste, RF (2008). En la relativa independencia de pensamiento prejuicios y la capacidad cognitiva. Diario de la personalidad y la psicología social , 94 (4), 672.

Zuckerman, M., Silberman, J., & Hall, JA (2013). La relación entre la inteligencia y la Religiosidad A Meta-Análisis y algunas explicaciones propuestas. Personalidad y Psicología Social comentario . doi: 10.1177/1088868313497266

Estudios relacionados:

Religiosidad e inteligencia

La inteligencia es directamente proporcional al ateísmo e inversamente proporcional a la religión

El ateísmo crece en todos los países

Los países más desarrollados lideran el ranking mundial con las poblaciones menos religiosas, según se desprende del último Índice Global sobre Religión y Ateísmoelaborado por Gallup International. Por el contrario, los países más empobrecidos o en vías de desarrollo son los que presentan un menor porcentaje de población aconfesional. Concretamente, Gana, Nigeria, Armenia, Fiyi y Macedonia son los cinco países más religiosos, donde al menos nueve de cada 10 habitantes dicen practicar algún tipo de religión. En la cola de la tabla, y con una mayor población atea, se sitúan China (47%); Japón (31%); República Checa (30%); Francia (29%); Corea del Sur (15%); Alemania (15%) y Holanda (14%). Por regiones, la más religiosa es África, con un 89% de población creyente, seguida de América Latina, con un 84%.

El resto del top ten lo cierran otros tres países europeos, Austria, Islandia e Irlanda, todos con un porcentaje de población atea que asciende hasta el 10%. Es significativa la rapidez con la que Irlanda está perdiendo población creyente, pasando del 69% al 47% en los últimos siete años. Paralelamente, el porcentaje de ateos ascendió a un fuerte ritmo, del 3% al 10%. Unos resultados que Breda Heffernan yColm Kelpie, dos analistas del diario Belfast Telegraph,achacan a la crisis económica del país, la ausencia de un liderazgo político y los numerosos escándalos de pedofilia que en los últimos años han ido saliendo a luz.

España, uno de los pocos países en los que disminuye el ateísmo

España ocupa el puesto número 41 de la lista compuesta por más de 120 países, con un 52% de la población confesional, lo que significa un descenso del 3% con respecto a la anterior oleada del estudio que se elaboró en 2005. Aún así, las personas declaradas ateas descienden un punto porcentual, pasando del 10 al 9% de la población española. Un descenso que sólo se produce en una docena de países, mientras que aumentó un 3% de media a nivel mundial. Francia es el país de todo el mundo donde más ha aumentado el ateísmo desde el último sondeo, con un 10% más, seguido de República Checa con un 8%.

De este modo, España supera en cuatro puntos la media de los países de Europa occidental, 48% de población seguidora de algún tipo de credo, aunque se queda lejos de la media de los países orientales (71%).

El términos generales el estudio, elaborado a partir de una muestra poblacional de cerca de 52.000 personas, concluye que el número de personas religiosas ha descendido un 9% durante los últimos siete años en todo el mundo (del 77 al 68%), mientras que el de ateos ha ascendido tres puntos porcentuales (del 4 al 7%).   

A mayor nivel de estudios más porcentaje de ateos

Los estratos sociales son un factor determinante a la hora de definir el grado de religiosidad de las personas. Y es que porcentualmente, la población con menos ingresos económicos es 17 puntos más religiosa que la población con mayor nivel adquisitivo.

Estas diferencias entre ricos y pobres se extienden al campo de los estudios. A nivel global, los encuestados sin estudios o solo con estudios obligatorios se consideraron creyentes en un 68%, frente al 61% de los que tenían estudios secundarios y el 52% de los que habían cursado estudios universitarios. Estas diferencias todavía son más acusadas respecto a su grado de ateísmo que entre los licenciados asciende al 19%, frente al 7% de los que no tienen estudios.

El género y la edad no parecen ejercer una gran influencia sobre las creencias de las personas. La diferencia entre hombres y mujeres es del 3% a favor de los primeros (57 frente a 60%), mientras que por generaciones, apenas existe una diferencia de un punto entre los menores de 30 años y la generación de 30 a 50. La mayor diferencia, aunque de sólo seis puntos, se produce entre los jóvenes y los mayores de 65 años.

Fuentes:

El confidencial (en el propio artículo se incluyen los enlaces hacia el estudio)

 

Nota: Pese a los resultados de ese estudio, en otros, como los realizados por las encuestas del CIS, el resultado del ateísmo en España es que este ha incrementado el número de ateos cada año. Véanse:

El número de ateos crece cada año en España (2007 al 2012)

España menos religiosa cada año (1950-2005)

Artículo relacionado:

Un estudio revela que la religión desaparecerá en nueve países

Una prueba neuropsicológica de la creencia y la duda: el daño a la corteza prefrontal ventromedial aumenta la credulidad a la publicidad engañosa

Hemos propuesto la teoría de falso etiquetado (ITF) como un modelo neurobiológico de los procesos de creencia y duda. La teoría postula que la corteza prefrontal es fundamental para la duda normativa hacia las ideas o cogniciones adecuadamente comprendidas. Tal duda es importante para las decisiones ventajosas, por ejemplo, en los reinos de compra financieros y de consumo. En este caso, el uso de un enfoque neuropsicológico, ponemos el ITF a una prueba empírica, la hipótesis de que el daño focal de la corteza prefrontal ventromedial (vmPFC) causaría un “déficit de duda” que se traduciría en una mayor credulidad y la intención de compra de los productos de consumo presentado en el engaño de los anuncios.

La prueba

Presentamos 8 anuncios de consumición a 18 pacientes con daño cerebral focal a la vmPFC, 21 pacientes con daño cerebral focal fuera de la corteza prefrontal y 10 participantes sanos de control demográficamente similares. Los pacientes con daño vmPFC fueron (1) más crédulos a los anuncios engañosos, y (2) mostraron una intención más alta a la compra de los productos en los anuncios engañosos, en comparación a los pacientes con daño cerebral fuera de la corteza prefrontal y los participantes sanos del grupo de control. El patrón de los resultados se obtuvo incluso en los anuncios en los que la inclinación engañosa fue “corregida” por un descargo de responsabilidad.

La evidencia es consistente con nuestra propuesta de que los daños en la vmPFC interrumpen un “mecanismo de falso etiquetado“, que normalmente produce la duda y el escepticismo de las representaciones cognitivas. Sugerimos que la perturbación aumenta la credulidad de información engañosa, incluso cuando la información engañosa es corregida por un descargo de responsabilidad. Este mecanismo podría ayudar a explicar una mala toma de decisiones financieras cuando las personas con disfunción prefrontal ventromedial (por ejemplo, causada por una lesión neurológica o envejecimiento) están expuestos a la información persuasiva.

Autores del estudio:

Erik Asp 1 , Kenneth Manzel 1 , Bryan Koestner 1 , Catherine A. Cole 2 , Natalie L. Denburg 1 y Daniel Tranel 1,3 *

  • 1 División de Neurología del Comportamiento y Neurociencia Cognitiva del Departamento de Neurología de la Universidad de Iowa College of Medicine, Iowa City, IA, EE.UU.
  • 2 Departamento de Marketing de la Universidad de Iowa, Iowa City, IA, EE.UU.
  • 3 Departamento de Psicología de la Universidad de Iowa, Iowa City, IA, EE.UU.

Fuente:

Frontiers

Sigue leyendo

El amor es química cerebral

La antropóloga Helen Fisher, de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, se basa en sus experimentos de imagen cerebral (por resonancia magnética funcional) y en el resto de la evidencia disponible para defender una definición tripartita del amor.

Primero el impulso sexual indiscriminado, una fuerza autónoma que desata la búsqueda de pareja en cualquier acepción del término; luego la atracción sexual selectiva; y por último el cariño, el lazo afectivo de larga duración que sostiene a las parejas más allá de la pasión.

Son tres procesos cerebrales distintos, pero interconectados. Y tienen una profunda raíz evolutiva común, porque su balance controla la biología reproductiva de las especies. El impulso sexual, la primera fase del amor, está regulado por la testosterona (masculina) y los estrógenos (femeninos) en el común de los mamíferos, más bien por la testosterona en los primates, y casi exclusivamente por la testosterona en el Homo sapiens.

Los hombres con más testosterona en la sangre tienden a practicar más sexo, pero también las mujeres suelen sentir más deseo sexual alrededor del periodo de ovulación, cuando suben los niveles de testosterona. El declinar de esta hormona con la edad va asociado a la reducción de todos los tipos de libido, incluidas las fantasías sexuales.

La testosterona no se relaciona con los gustos preferenciales, sino más bien con los genéricos. Los psicólogos del Face Research Laboratory de la Universidad de Aberdeen, Reino Unido, acaban de demostrar, por ejemplo, que los altos niveles de testosterona -incluso en el mismo hombre, cuando varían en distintos momentos- se correlacionan con su gusto por los rasgos de la cara asociados a la feminidad, en genérico, como ojos grandes, labios llenos, etcétera. De modo similar, muchos estudios han mostrado que los juicios de las mujeres sobre el atractivo masculino están afectados por los niveles de las hormonas sexuales.

Varios experimentos han cartografiado las zonas del cerebro que se activan al enseñar a los voluntarios una serie de fotos de contenido erótico explícito. Aunque los resultados son complicados, una de las activaciones más reproducibles y proporcionales al grado de excitación sexual declarado por el sujeto es el llamado córtex cingulado anterior. En un experimento independiente, esta misma zona resultó activarse cuando el equipo del voluntario metía un gol, una coincidencia que admite varios tipos de interpretación. O tal vez ninguna.

La segunda fase es el amor romántico, el amor en sentido clásico de la palabra enamorarse. Es un rasgo humano universal, y su característica definitoria es la atracción sexual selectiva. Por esta razón, los etólogos creen probable que el amor humano haya evolucionado a partir del ritual de elección de pareja, o cortejo de atracción típico de los mamíferos. Parece confirmarlo el hecho de que, en casi todos los mamíferos, ese cortejo se caracteriza por un notable despliegue de energía, persecución obsesiva, protección posesiva de la pretendida pareja y belicosidad hacia los posibles rivales.

Pero hay una diferencia. “En la mayoría de las especies”, dice Fisher, “el ritual de elección de pareja dura minutos u horas, como mucho días o semanas; en los humanos, esa fase temprana de intenso amor romántico puede durar de 12 a 18 meses”. Un año y medio para elegir pareja, ya está bien con el ritual de cortejo.

Según han documentado los antropólogos en 147 sociedades humanas, el amor romántico empieza “cuando un individuo empieza a mirar a otro como algo especial y único”. Luego el amante sufre una deformación perceptiva por la que agiganta las virtudes e ignora las sombras del otro. Las adversidades estimulan la pasión, las separaciones disparan la ansiedad.

Son los signos de un alto nivel de dopamina en los circuitos del placer del cerebro, y así lo han confirmado los experimentos de imagen. Por ejemplo, enseñar a un voluntario una foto de su amada activa las rutas de la dopamina en los circuitos del placer. Estos circuitos guían gran parte de nuestro comportamiento -ni comer nos gustaría si no fuera por ellos-, y son los mismos que se activan en el ritual de cortejo, o de elección de pareja, de la mayoría de los mamíferos.

La hipótesis de Darwin era que las hembras elegían a sus parejas basándose en su “sentido innato de la belleza”, pero la situación, al menos en la especie humana, parece haber sufrido todo tipo de complicaciones. El equipo de Steve Buss, de la Universidad Estatal de California en Fullerton, ha demostrado que el mismo hombre les parece más deseable a las mujeres si aparece rodeado de mujeres que cuando aparece solo, o rodeado de otros hombres. Por el contrario, una mujer pierde puntos ante los hombres si aparece rodeada de otros hombres. La interpretación no está muy clara, pero aquí hay algo que parece escapar del mero romanticismo. Hay otra componente más en en la elección de pareja. Cuando los investigadores preguntan a grupos de estudiantes heterosexuales cuáles son los atributos que más valoran para formar una pareja, cada estudiante parece buscar los mismos rasgos que se atribuye a sí mismo en un test independiente.

Pero el amor romántico, con ser larguísimo en el ser humano, no suele durar más allá de un año o año y medio, y los cachorros de nuestra especie están completamente inválidos a esa edad. Hace falta otro mecanismo que prorrogue los lazos afectivos, y lo hay (el cariño, la tercera fase). La pista vino de dos especies de topillos.

El topillo de la pradera (Microtus ochrogaster) tiene un comportamiento familiar intachable. Las parejas son fieles hasta que las muerte las separa, e incluso el 80% de los topillos no vuelven a contraer matrimonio tras enviudar. Los dos cónyuges colaboran sin rechistar en el cuidado de la prole, y suelen vivir con los suegros en paz . Todo lo contrario que su especie hermana, el topillo de la montaña, Microtus montanus: hoscos, enclaustrados en sus madrigueras individuales, traidores con sus parejas; los machos no cuidan de la prole en absoluto, y las hembras abandonan a las crías a las dos semanas de parirlas.

Larry Young, de la Universidad de Emory, descubrió que la buena fama de Microtus ochrogaster sólo es cierta como promedio: muchos topillos de la pradera son fieles y empalagosos, en efecto, pero otros son tan traicioneros y correosos como sus primos de la montaña. Ello le permitió hallar que la causa de esas diferencias entre individuos es un solo gen que evoluciona muy deprisa. El gen fabrica el receptor de la vasopresina.

La vasopresina es una hormona capaz de alterar el comportamiento, pero necesita acoplarse a un receptor situado en las neuronas para ejercer sus efectos. Los topillos que llevan una versión muy activa del gen tienen mucho receptor de la vasopresina en el cerebro, y por tanto son fieles y empalagosos. Los que llevan una versión poco activa tienen poco receptor y por tanto son traidores y malencarados.La versión de alta actividad predomina entre los topillos de la pradera -de ahí la buena fama de la especie-, y la de baja actividad es la norma entre los primos de la montaña, pero cada topillo es un mundo.

Los científicos empezaron a analizar ese gen en las personas y a comparar sus variantes con sus perfiles psicológicos. También añadieron a sus investigaciones otro gen similar que tiene también la capacidad para evolucionar muy rápido, el del receptor de la oxitocina.

Los dos genes están relacionados con la oxitocina y la vasopresina, dos hormonas que afectan al circuito del placer (o de la recompensa) cerebral. Estas hormonas actúan a través de unos receptores situados en las neuronas de esos circuitos. Los dos genes clave fabrican el receptor de la oxitocina y el receptor de la vasopresina.

Hasse Walum y sus colegas del Instituto Karolinska, en Estocolmo, han estudiado recientemente a 552 pares de gemelos o mellizos, y a sus parejas. Han analizado su gen avpr1a (el receptor de la vasopresina) y los han sometido a pruebas para evaluar sus “índices de calidad en la relación marital” y de “vinculación con la pareja”. El 32% de los hombres con el gen variante permanecen solteros (frente al 17% con el gen estándar), y todos sus índices de “calidad marital” y vinculación afectiva son significativamente menores.

Cuando una topilla de la pradera recibe una dosis cerebral de oxitocina, se siente vinculada de inmediato al macho que esté más cerca en ese momento, y de forma perdurable. En humanos se ha hecho una prueba similar, pero con dinero. Un equipo de economistas y psicólogos suizos demostró que una simple inhalación de un aerosol de oxitocina hace que la gente confíe más en los extraños y, por ejemplo, les preste mucho más dinero en una situación ficticia (pero con dinero real puesto por el voluntario).

Ambos genes evolucionan muy deprisa y producen variantes (alelos) de mayor o menor actividad, con efectos similares a aumentar o disminuir la cantidad de las hormonas. Ya se ofrecen por Internet productos como Enhanced Liquid Trust basados en la oxitocina, “diseñado para mejorar el área de citas y relaciones en tu vida”.

Pero el amor se parece mucho al amor propio. Lisa DeBruine, de la Universidad McMaster de Ontario, reclutó hace unos años a un grupo de voluntarios para jugar por Internet a una especie de dilema del prisionero. Cada voluntario podía ver en el ordenador la cara del otro jugador, y sólo con eso tenía que decidir si compartía con él su dinero o intentaba hacerle una pifia. La pifia, en realidad, se la había hecho DeBruine a todos los voluntarios, porque al otro lado del ordenador no había nadie. El supuesto jugador no era más que un programa, y las caras habían sido generadas por métodos informáticos. El resultado fue que la mayoría de los voluntarios había decidido compartir su dinero candorosamente cuando la cara del otro jugador era… ¡la suya propia!

Fuente: Archivos de El Pais

En un nuevo estudio dirigido por la doctora Bianca Acevedo y el doctor Arthur Aron del Departamento de Psicología de la Universidad de Stony Brook, y sus colegas, se compararon las correlaciones neurales de las personas casadas y enamorados a largo plazo con las de personas que se habían enamorado recientemente. Descubrieron que la actividad cerebral es muy similar en las regiones asociadas con la recompensa, la motivación y el “amor” en ambos grupos de parejas. En un artículo titulado, “Correlaciones neurales de intenso amor romántico a largo plazo”, publicado online en Social Cognitive and Affective Neuroscience , este estudio es el primero en mostrar y analizar las correlaciones neurales de la gente en el amor romántico a largo plazo y podría dar a los científicos pistas sobre por qué las parejas permanecen en el amor. [ Ver el estudio completo ]

El equipo de investigación utilizó imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI) para escanear los cerebros de 10 mujeres y 7 hombres que informaron de estar intensamente enamorados de su pareja después de un promedio de 21 años de matrimonio. Los participantes vieron imágenes de la cara de su pareja e imágenes de control que incluían a un buen amigo, un conocido familiar y una persona poco familiar. La actividad cerebral fue medida mientras los participantes veían las imágenes de la cara.

Luego, los investigadores compararon los resultados de las imágenes de resonancia magnética funcional con los de un experimento anterior (Aron et al., 2005), en los que utilizaron métodos de exploración de resonancia magnética funcional similares con 10 mujeres y 7 hombres que se habían recientemente enamorado, durante el último año.

Hemos encontrado muchas similitudes muy claras entre los que estaban enamorados durante un largo plazo y los locamente enamorados que acababan de empezar l“, dice el Dr. Aron, en referencia a la recompensa clave y las regiones motivación del cerebro, en gran medida parte de la dopamina-rica del Área Ventral Tegmental (VTA). “En este último estudio, el VTA mostró una mayor respuesta a las imágenes de un compañero durante mucho tiempo en comparación con las imágenes de un mejor amigo o cualquiera de las otras imágenes.”

“Curiosamente, la misma región VTA mostró una mayor activación de los del grupo de pareja duradera con marcas especialmente altas en las escalas de amor romántico y una escala de proximidad basada en los cuestionarios”, añade la doctora Acevedo.

En general, los doctores Acevedo y Aron explican que los datos de imágenes cerebrales en las parejas duraderas sugieren que la recompensa-valor asociado a un compañero durante un largo plazo pueden ser sostenidas, similares a un nuevo amor. Además, los resultados apoyan las teorías que proponen la existencia de mecanismos cerebrales específicos por los que el amor romántico se sustenta en algunas relaciones a largo plazo.

Mientras que los misterios del amor romántico y cómo el amor se puede mantener a largo plazo podrían no ser completamente comprendidos, los doctores Acevedo y Aron creen que el estudio proporciona evidencias y pistas posiblemente poderosas de lo que puede ser una actividad esencial en el cerebro para que el amor perdure.

BrainLoveimagesoriginal_1

Algunos otros nuevos resultados del estudio incluyen: que una mayor cercanía con la pareja se asoció con la actividad que refleja la recompensa y la motivación (en el VTA y la sustancia negra), así como la conciencia humana (media ínsular y la corteza cingular anterior), la relación larga se asoció significativamente con la actividad del estriado ventral y dorsal, similar a las personas que anhelan un ser querido fallecido o tienen una experiencia inducida por la cocaína, vinculando así los lazos de apego con las propiedades relacionadas con la adicción, y la frecuencia sexual se asoció positivamente con la actividad del hipocampo posterior, en un área que se encuentra en los estudios sobre el hambre y el deseo, así como la obsesión y el amor en la etapa más temprana.

Co-autores del estudio

Los co-autores del estudio de los doctores Acevedo y Aron incluyen a la doctora Helen E. Fisher (Departamento de Antropología, Universidad de Rutgers) y la doctora Lucy L. Brown (Departamento de Neurología, Albert Einstein College of Medicine).

Fuente: Newswise

Los estudios e imágenes

Se hicieron diversos estudios, en donde se tomaron imágenes cerebrales por resonancia magnética de personas enamoradas. En las imágenes se pudo observar actividad en el Área Ventral Tegmental, Núcleo Caudado y Núcleo Accumbens. Estas áreas cerebrales son las responsables de la emoción de placer que genera el amor, la ansiedad por él y la adicción que éste genera.

BRAINLOVEONE

Helen Fisher también argumenta la necesidad del amor, como el hambre y la sed. Esta necesidad puede convertirse en una adicción, en la cual se tiene la necesidad incontrolable de estar con el ser amado y en el caso de la abstinencia es comparable al infierno.

brain_romance_s

La activación del área Ventral Tegmental del cerebro en parejas a largo plazo sugiere que el amor romántico puede persistir. ( imagen del cerebro cortesía de la Stony Brook State University de Nueva York y el Albert Einstein College of Medicine)

 

 

 

BrainLoveimagesoriginal_1

Resonancia magnética funcional (fMRI) que muestra grupo activaciones cerebrales de individuos que se han enamorado recientemente (a la izquierda) en comparación con los que llevan casados durante un plazo largo muestran la actividad neuronal similar en el Área Vental Tegmental (VTA, en inglés) del cerebro. Las personas casadas durante un plazo largo también muestran activación dentro de otra área del cerebro (la sustancia negra).

Mas fuentes:

Neurobiology Affects Love and Attraction (The Dana Fundation)

Entrevista a Helen Fisher (Muy interesante)

The sciencie of Love (BBC)

“Agua bendita”, benditas infecciones

taijitu-3

«Las pilas de agua bendita de iglesias de Sevilla presentan una alta contaminación bacteriana. Bacterias coliformes, enterobacterias y otras bacterias patógenas están representadas en las pilas muestreadas.»

Éstas son las primeras palabras de la comunicación presentada en la reunión sevillana por un equipo del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (CSIC) formado por Valme Jurado, A. Ortiz-Martínez, M. González del Valle, B. Hermosín y Cesáreo Saiz-Jiménez. Tan original investigación, titulada «Microbiología de las pilas de agua bendita sevillanas» se ha centrado en el estudio de un grupo de pilas entre las que están las del Gran Poder, la Macarena y El Salvador. La presencia de patógenos potenciales se comprobó mediante la identificación de especies valiéndose de sistemas automáticos comúnmente empleados en microbiología clínica.

«Los géneros más abundantes -indican los autores- son pseudomonas y bacillus, seguidos de staphylococcus, sphingobacterium y delftia. Se observó que la biodiversidad es muy diferente entre los templos. La presencia de los géneros staphylococcus, streptococcus, acinetobacter, pseudomonas y otros se relaciona con bacterias presentes en la piel, ya que dicha microflora requiere nutrientes orgánicos, tales como carbohidratos, aminoácidos, vitaminas, nucleótidos y lípidos localizados en la piel para obtener energía mediante su oxidación.» En palabras del profesor Ventosa, «hay una recontaminación sistemática; algunas bacterias son patógenas oportunistas o secundarias. No lo son en condiciones normales, pero sí en condiciones como defensas bajas, inmunodeprimidos, quemados o infecciosos. Desde el punto de vista microbiológico, las pilas dejan mucho que desear. El estudio se ha enviado al arzobispado, porque el agua bendita debería renovarse o añadírsele un agente antimicrobiano.»

Los responsables de esta investigación afirman que «veintinueve de las treinta y siete especies diferentes aisladas del agua bendita son patógenos humanos, algunas de ellas producen peritonitis, endocarditis, úlcera de córnea, fibrosis quística, y todas ellas están implicadas en diferentes tipos de infecciones incluyendo septicemia, abcesos, osteomielitis, meningitis, diarrea aguda, bacteremia, etcétera. Por lo tanto -añade-, las pilas de agua bendita representan un riesgo potencial de infecciones y enfermedades que pueden producirse por inoculación directa en los ojos, nariz o boca por contacto con los dedos.» Ahí es nada. Para prevenir, ya hay algún templo español que ha puesto un dispensador.

Fuentes:

ABC (Sevilla)

Biochile.cl

El informe de 2007 de Asma Jahangir sobre la intolerancia religiosa en la India

A pesar de que este informe fue ya presentado en 2007, el caso de violaciones e intolerancia religiosa no ha sido resuelto. Noticias actuales muestran como los derechos humanos son vetados en pro de las creencias religiosas en estados donde esas creencias son dominantes.

Sigue leyendo

Religión en EE.UU (1944-2012)

Pese a la férrea lucha que mantienen los grupos religiosos en EE. por intentar introducir religión en los institutos (creacionismo) y al incremento de iglesias y propaganda religiosa, ya sea mediática o política, en los estudios que abarcan desde 1944 al 2012 se puede observar como esta, o bien a ido perdiendo terreno o, en el mejor de los casos, se ha quedado estancada en las cifras de personas que creen en ella.

Frente a la pregunta:

¿Cual es tu preferencia religiosa – Protestante, Católica romana, judía, otra religión o ninguna?

xroekzph0kkzvbgettptpg

Cuestiones abordadas anteriormente (GALLUP):

10 de Marzo de 200 a Junio del 2005: Cual, si hay alguna, es tu preferencia religiosa ¿Eres protestante, católico romano, judío, mormón, u ortodoxo de la iglesia griega o rusa?

9 de Marzo de 1979 al 2000: ¿Cual es tu preferencia religiosa – protestante, católico romano, judío, mormón, u ortodoxo de la iglesia griega o rusa?

1977 – 1978: ¿Cual es tu preferencia religiosa – protestante, católico romano, judío u ortodoxo del este?

1948 – 1976: ¿Cual es tu preferencia religiosa – protestante, católico romano o judío?

Nota:  ( * ) menos del 0´5%

 

Frente a la pregunta:

¿Como de importante podrías decirnos es la religión en tu vida – muy importante, bastante importante o no muy importante?

klkjff

 

Frente a la pregunta:

En la actualidad, ¿Piensas que la religión como un conjunto que ha ido incrementando su influencia en la vida Americana o perdiendo su influencia?

jra9fvmgl0sqykxw43nb4q

Frente a la pregunta:

¿Por casualidad es usted miembro de una iglesia o sinagoga?

lmb8c9qwsuox2-pc-m95oq 

Frente a la pregunta:

¿Ha asistido usted a una iglesia o sinagoga en los últimos siete años o no?

jvczdogdoum4zx_f3kk7yg

Frente a la pregunta:

¿Con qué frecuencia ha asistido usted a una iglesia o sinagoga – por lo menos una vez a la semana, al menos cada semana, aproximadamente una vez al mes, raramente o nunca?

pglejvfmw0mm5rhr0oupva

El resto de preguntas, solo guardan relación con lo sucedido dentro de cada una de las denominaciones, por ello no han sido incluidas. Aunque cabe destacar que en las preguntas realizadas a protestantes ha habido un incremento de aquellas personas que no quieren definirse con ninguno de los grupos. Además, es interesante también el incremento de aquellas personas que piensan que la religión no puede responder a ninguno de los problemas diarios en sus vidas. (ver tabla en la imagen de abajo)

tkcy8prr0kit-eicp_-euq

Frente a la pregunta:

¿Cree usted en dios?

Encuestas Si (%) No (%) No opina (%)
5-8 de Mayo de 2011^ 92 7 1
24-29 de Agosto de  1967 98 1 *
Noviembre de 1965 98 2 1
11-16 de Noviembre de 1954 98 1 1
28 de Marzo – 2 de Abril de 1953 98 1 *
7-12 de Noviembre de 1947† 94 3 2
17-22 de Noviembre de 1944‡ 96 1 2

 

* ;Menor que 0.5%

^ Preguntado a una mitad de la muestra

† ABORDANDO: Personalmente ¿cree usted en dios?

‡ ABORDANDO: Personalmente ¿cree usted en un dios?

Frente a la pregunta:

¿Cree usted en dios o en un espíritu universal?

Encuestas Si (%) No (%) No opina (%)
5-8 de Mayo de 2011^ 91 8 1
16-18 de Diciembre de 1994^ 96 3 1
21-22 de Diciembre de 1988† 95 5 1
1983‡ 95 3 2
10-13 de Noviembre de 1978 94 4 2
Junio de 1976 94 3 2

 

^ Preguntado a una mitad de la muestra

† Gallup/Newsweek poll

‡ Gallup/Associated Press: Religion in America 1983

El resto de preguntas, entran en el marco de las creencias, por lo cual no se han añadido pero pueden ser consultadas en GALLUP.

Fuente: GALLUP

Una estrella casi tan antigua como el Universo

Precisas mediciones revelan que podría tratarse de la estrella más antigua de la que se tenga conocimiento. 2013-02-23_211857

Los astrónomos han descubierto al Matusalén de las estrellas — un habitante de los alrededores del sistema solar que tiene a lo menos 13,2 mil millones de años de antigüedad, y que se formó poco después del Big Bang.

“Creemos que esta estrella es la más antigua que se conoce en el universo, con una edad bien determinada,” comentó Howard Bond, astrónomo de la Universidad Estatal de Pensilvania en University Park, quien anunció el descubrimiento el 10 de enero pasado en una reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense en Long Beach, California.

La venerable estrella, denominada HD 140283, se ubica a una distancia relativamente corta del sistema solar (unos 190 años luz), y ha sido estudiada por los astrónomos durante más de un siglo. Los investigadores han sabido por mucho tiempo que el objeto está compuesto casi en su totalidad por hidrógeno y helio — una prueba de que debe haberse formado tempranamente en la historia del universo, antes de que sucesivas generaciones de estrellas tuvieran la oportunidad de originar elementos más pesados. Lo que no se sabía con exactitud era qué tan vieja era.

Anciano contador

Determinar la edad de la estrella requirió de un largo trabajo. En primera instancia, Bond y su equipo realizaron una medición más certera de la distancia que separaba a la HD 140283 del sistema solar, haciendo uso de once conjuntos de observaciones registradas entre los años 2003 y 2011 por los sensores de guía fina del Telescopio Espacial Hubble, los cuales miden la posición de las estrellas en relación a otras de referencia. Los astrónomos también midieron el brillo de la estrella tal como se puede apreciar en el cielo, y con ello lograron calcular su luminosidad intrínseca.

El equipo aprovechó el hecho de que la HD 140283 se encuentra en una fase de su ciclo de vida en la cual agota el hidrógeno de su núcleo. En esta fase, el lento decaimiento de la luminosidad de la estrella resulta ser un importante indicador de su edad, asegura Bond. Su equipo estima que la estrella tiene 13,9 mil millones de años, con un margen de error de unos 700 millones de años. Teniendo en cuenta este error experimental, se concluye que la edad de la estrella no entra en conflicto con la edad del universo, de unos 13,77 mil millones de años.

Por lo tanto, la edad de la estrella es de al menos 13,2 mil millones de años — misma edad que fue estimada para otra conocida estrella Matusalén — y podría ser mayor. Bond comenta que tal cifra se conoce con una precisión considerablemente mejor que la que se tenía con la anterior Matusalén.

Comienzo temprano

El descubrimiento trae consigo ciertas limitaciones en lo que respecta a la formación estelar temprana, señala Volker Bromm, astrónomo de la Universidad de Texas en Austin. La primera generación de estrellas tomó forma a partir del gas primordial, el cual no contenía cantidades considerables de elementos que fueran más pesados que el helio, asegura Bromm. Eso significa que con lo antigua que es la HD 140283, su composición química — que incluye una baja, aunque no nula abundancia de elementos pesados — muestra que la estrella debe haberse formado después de la primera generación estelar.

Entonces, las condiciones que permitieron la aparición de la segunda generación de estrellas “deben haberse dado bastante temprano,” comenta Bromm. Se suele pensar que las primeras estrellas se formaron unos pocos cientos de millones de años después del Big Bang, señala. Masivas y de corta vida, estas estrellas fallecieron luego de unos pocos millones de años — explotando en forma de supernovas, calentando así el gas circundante y llenándolo de elementos más pesados.

Bromm además señala que, antes de que la segunda generación estelar pudiera formarse, el gas debió enfriarse. La temprana edad de la HD 140283 (estrella de segunda generación) sugiere que el tiempo de enfriamiento entre la primera y segunda generación puede haber sido extremadamente corto, con una duración de quizás unas pocas decenas de millones de años.

Fuente:

Nature

Un estudio demuestra que, en EE.UU, se desconfía tanto de los ateos como de los violadores

Un estudio realizado en 2011 halló que los ateos se encontraban entre el grupo en el que más se desconfía de la sociedad1, comparable en ciertas circunstancias incluso al de violadores.

El estudio

Psicólogos de la University of British Columbia y la University of Oregon dicen que su estudio demuestra que el prejuicio anti-ateo debe a la desconfianza moral, no al disgusto, de los no creyentes.

Es bastante notable“, dijo Azim Shariff, un profesor asistente de psicología en la Universidad de Oregon y uno de los coautores del estudio que aparece en la edición actual del Journal of Personality  and Social Psychology.

El estudio, realizado entre 350 adultos estadounidenses y 420 estudiantes universitarios canadienses, pidió a los participantes que decidieran, en el supuesto si un conductor ficticio dañara un vehículo aparcado y abandonara la escena, luego encontrara una billetera y sacara el dinero ´cual de los siguientes sería el más probable: un profesor, un profesor ateo, o un profesor violador.

Los participantes, que procedían de orígenes religiosos y no religiosos, a menudo eligieron al profesor ateo.

El estudio es parte de un intento de comprender qué papel cumple la religión en las necesidades de las personas. Entre las conclusiones está el sentido de confianza en los demás.

La gente encuentra muy sospechosos a los ateos“, dijo Shariff. “Ellos no temen a Dios por lo que debemos desconfiar de ellos, ya que no tienen las mismas obligaciones morales que los demás. Esta es una frase común en contra de los ateos. La gente les teme como grupo…”

Shariff, quien estudia el ateísmo y la religión, dijo que los resultados proporcionan una pista para luchar contra los prejuicios del anti-ateísmo.

Si logras ofrecer contrapropuestas creíbles contra estos estereotipos, esto puede hacer mucho para socavar el perjuicio existente de la gente“, dijo. “Si te das cuenta de que has estado interactuando con ateos durante toda tu vida y no han violado a tus hijos, esto hará mucho por disipar esos estereotipos“.

Fuente:

USAToday

Notas:

1.- Refiriéndose a la sociedad americana. (véase el estudio relacionado)

Estudios relacionados:

Estudio que demuestra la intolerancia que sufren los ateos en EE.UU por el simple hecho de serlo.

La inteligencia es directamente proporcional al ateísmo e inversamente proporcional a la religión

En el año 2008, Helmuth Nyborg, científico especializado en el estudio de la inteligencia de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, realizó una investigación sobre la relación entre inteligencia y religiosidad, que arrojó resultados cuanto menos polémicos.

Por un lado, el estudio reveló que la media del cociente intelectual (CI) de los países era directamente proporcional al porcentaje de ateísmo en ellos, según se desprendió del análisis de un total de 137 naciones.

Asimismo, Nyborg y sus colaboradores afirmaron que el cociente intelectual o CI de los ateos era de 1,95 puntos más que el de los agnósticos, y hasta de 5,89 puntos más que el de los creyentes.

Richard Lynn, otro de los autores de dicho estudio y profesor de psicología de la Universidad de Ulster, declaraba ese mismo año en The Daily Telegraph que el origen de estas diferencias podría estar en el hecho de que los estudiantes universitarios y académicos, de cociente intelectual normalmente más alto, son en general menos propicios a creer en Dios que el resto de la población.

Otros aspectos

En esta misma línea de investigación, la revista Intelligence ha publicado recientemente los resultados de otro estudio, en este caso realizado por los investigadores Sharon Bertsch, de la Universidad de Pittsburgh, y Bryan Pesta, de la Cleveland State University, de Estados Unidos.

Bertsch y Pesta pretendían averiguar si la relación entre religión e inteligencia es lineal o, por el contrario, las creencias religiosas se ven condicionadas por la inteligencia sólo en los dos extremos del espectro de ésta.

En otras palabras, según publica la revista Epiphenom, los investigadores querían saber si los niveles medios y más comunes de inteligencia estaban relacionados con los niveles de religiosidad o de no religiosidad o, por el contrario, no tenían nada que ver con ellos.

Por otra parte, los investigadores quisieron averiguar si había una relación no sólo entre la religiosidad y la capacidad de razonamiento abstracto (CI), sino también entre las creencias religiosas y las habilidades de procesamiento de información.

Diversas pruebas realizadas

2254940-3150003

Los científicos realizaron varias pruebas destinadas a medir dichas habilidades, como evaluaciones de la capacidad para juzgar con rapidez las diferentes longitudes de unas líneas o para seleccionar una carta en medio de otras muchas.

Asimismo, examinaron la propensión de los participantes a hacer “afirmaciones exageradas”, en una prueba que consistió en presentarles ciertos elementos (como el nombre de una personas famosa o un concepto científico), para después pedirles que establecieran hasta qué punto estaban familiarizados con ellos.

Algunos de estos elementos presentados eran falsos. La aplicación de un procedimiento inteligente permitió a los científicos dilucidar hasta qué punto los participantes estaban exagerando su familiaridad con los elementos reales.

En la investigación participó un grupo de estudiantes universitarios, por lo que cabría esperar que el cociente intelectual del grupo fuera algo más alto que la media y que ninguno de los participantes se encontrase en la parte más baja del espectro de inteligencia humana.

No hay diferencia en niveles intermedios

Los investigadores relacionaron los resultados de estas pruebas con tres aspectos de la religiosidad: el sectarismo, considerado éste como la creencia de que la religión que uno profesa es la única religión verdadera; la aceptación de las Escrituras (la consideración de que las Sagradas Escrituras son literalmente verdad) y el cuestionamiento religioso (la disposición a cuestionarse las convicciones religiosas).

Los resultados obtenidos en todos los análisis demostraron, en general, que el cuartil más bajo (cuarta parte de los participantes que puntuó más bajo en las pruebas realizadas) era también el más religioso, mientras que el cuartil más alto (participantes con puntuaciones más altas) eran los menos religiosos.

Sin embargo, en lo que se refiere a los cuartiles intermedios, no hubo mucha diferencia en los niveles de religiosidad de ambos grupos.

En otras palabras, podría decirse que la capacidad de procesamiento de información tendría relación con la religiosidad sólo en los extremos, pero no en los términos medios, en donde no se encuentra ninguna relación entre inteligencia y ausencia de religiosidad.

Aquellos participantes que se encontraban en el cuartil más bajo fueron especialmente propicios al sectarismo, es decir, a considerar que su religión era la única verdadera, tal y como se puede observar en el cuadro. La aceptación de las Escrituras y el cuestionamiento religioso, en cambio, obtuvieron resultados similares.

Limitaciones del estudio

Combinando los datos del CI de los participantes y los de sus capacidades en el procesamiento de información para generar un modelo estadístico, los científicos descubrieron, por último, que la habilidad para procesar información es un pronosticador más potente que el coeficiente intelectual de la religiosidad de los individuos.

¿Pero qué relación pueden tener las afirmaciones sobre la familiaridad de un rostro o el establecimiento de la longitud de unas líneas con el grado de religiosidad?

Según los investigadores, las puntuaciones en estas pruebas indican la eficiencia del procesamiento neuronal de los participantes, eficiencia que sería la base para el desarrollo de una cognición más compleja y del propio pensamiento racional.

Éste es uno de los pocos estudios sobre inteligencia y religión realizado realmente en laboratorio, y no basado en un análisis retrospectivo de datos recogidos por otras razones.

Sin embargo, quedaría por establecer si los resultados obtenidos podrían aplicarse a cualquier conjunto humano, y no sólo a un grupo tan definido como el de este caso: estudiantes universitarios, principalmente cristianos.

Fuente:

Tendencias21

Estudios relacionados:

Religiosidad e inteligencia (Helmuth Nyborg – 2008)

Los predicadores que no creen en Dios

hands

La pérdida de la fe en la existencia de Dios es algo común, pero ¿qué pasa cuando el salario depende de su creencia? Un estudio de la Tufts University cuenta la historia de varios pastores que ya no creen. Algunos todavía están trabajando en las iglesias, predicando sermones y aconsejando a los fieles. Ellos dicen no tener experiencia o habilidad para desempeñar un nuevo trabajo y, en algunos casos, no pueden confiar ni siquiera en sus familias por temor a que, debido a su recién descubierta incredulidad   estas puedan hacer.1

Mary, locutora de la CBC, habló con dos de los pastores que participaron. Uno de ellos estaba tan preocupado por ocultar su identidad, que le habló anónimamente a través de Skype. Este utilizó un portátil desde su coche, que aparcó frente a un centro comercial en algún lugar de los EE.UU.. Más adelante en la serie, Mary entrevistó a Daniel Dennett , co-autor del estudio, profesor de filosofía, y co-director de la Centro de Estudios Cognitivos de la Universidad Tufts. La obra inspirada en The Clergy Project (El Proyecyto Clero), un refugio seguro para los activos y formados clérigos que ya no tienen creencias en cuestiones sobrenaturales.2 Tenemos el honor de anunciar que este episodio de Tapestry fue galardonado con una medalla de oro en el New York Festivals  en el concurso de 2012 para el World’s Best Radio Programs.

Notas:

1.- Cabe recordar o informar, para quien lo desconozca, que, al menos en EE.UU el ateísmo tiene una mala imagen y quienes se declaran ateos son discriminados por esos amables, bondadosos y tolerante creyentes tan solo por el mero hecho de serlo.

2.- The Clergy Project es una comunidad de más de 400 miembros que han sido o siguen siendo sacerdotes a pesar de no tener creencias religiosas. Esta comunidad, fundada en 2011, ayuda a aquellos sacerdotes que no se atreven a dar el paso y confesar su ateísmo, a hacerlo y a encontrar una salida laboral y académica que les brinde nuevas oportunidades mejorando su calidad de vida.

Fuente: CBC Radio

Foto: Ministerios Cash Luna

Otra prueba de que los chimpancés colaboran y tienen sentido de la justicia

  • Demuestran que chimpancés y niños se comportan de manera similar a la hora de compartir.
  • Los simios parecen ser conscientes de que una distribución justa favorece la cooperación.

 

¿Poseen los chimpancés un sentido de la justicia similar al de los humanos? Los científicos Frans de Waal y Sarah Brosnan llevan años investigando la manera en que estos y otros primates responden a distintas situaciones y son capaces de compartir los recursos para obtener beneficios comunes. En su último trabajo, publicado este lunes en la revista PNAS, han sometido a un grupo de chimpancés y a un grupo de niños a un juego de recompensas en el que se podía elegir entre una solución egoísta o el beneficio común, y los dos grupos respondieron de forma altruista.

En el experimento participaron seis chimpancés adultos (Pan troglodytes)y un grupo de 20 niños entre 2 y 7 años. Ambos participaron en una variante del conocido como juego del ultimátum. En su versión clásica, el juego consiste en dejar que uno de los dos individuos haga una propuesta de reparto de una cantidad de dinero, por ejemplo, y que ambos obtengan algo depende de que el jugador B acepte la propuesta. La experiencia muestra que cuando la propuesta es manifiestamente injusta, el jugador B prefiere rechazarla y que ninguno de los dos jugadores obtenga nada.

En la versión modificada del experimento, De Waal y Brosnan ofrecían al ‘chimpancé 1’ la posibilidad de elegir entre dos fichas: la primera suponía un resultado favorable para ambos (igual número de piezas de fruta) mientras que la segunda suponía un resultado claramente beneficioso para el ‘chimpancé 1’. En ambos casos, el chimpancé 2 debía decidir si aceptaba o no la propuesta realizada.

El resultado mostró que tanto monos como niños respondieron de la misma manera: cuando se requería la cooperación, se inclinaban por la solución justa con recompensa para ambos. En la variante del juego en la que se permitía elegir al chimpancé o al niño por un reparto sin que el compañero tuviera poder decidir, los dos grupos se decidieron por la opción egoísta.

En estudios anteriores se ha comprobado que los chimpancés son sensibles ante un reparto injusto y que rechazan participar en una prueba cuando el compañero obtiene más beneficios para un esfuerzo igual, y que incluso penalizan a otros chimpancés cuando les ver robar comida. Esta capacidad para reconocer la “injusticia” podría ser beneficiosa para establecer relaciones de cooperación en su estado natural. De hecho, los chimpancés y otros primates son animales muy cooperativos y colaboran para defender el territorio, cazar o compartir comida.  En la siguiente charla ofrecida por Frans de Waal en 2011, explica con mucha claridad, y con magníficos ejemplos, cómo los sentimientos de empatía, cooperación y justicia no son exclusivamente humanos:

El estudio publicado esta semana en PNAS es una muestra más de esta capacidad de los primates para valorar su actitud en función del beneficio que van a obtener ellos y la comunidad. “Hemos demostrado”, concluyen los autores del trabajo, “que los chimpancés, al igual que los humanos, cambian su elección de distribución en una misma situación en función de cómo el comportamiento afecta al compañero y del papel potencial de éste en resultado”. Aún así, aún queda establecer qué parte pesa más en la decisión y si se trata de comportamientos del todo iguales a los humanos.

Referencia: “Chimpanzees play the ultimatum game,” by Darby Proctor , Rebecca A. Williamson , Frans B. M. de Waal, and Sarah F Brosnan (PNAS)

Fuente: La información.

Los cerebros adolescentes son maleables y vulnerables, dicen los investigadores

2013-01-13_204530Los cerebros de los adolescentes han recibido un duro golpe, de acuerdo con los neurocientíficos.

Es cierto que los cerebros adolescentes pueden ser impulsivos, informaron los científicos  en la reunión de la Society for Neuroscience (Sociedad para la Neurociencia)en Nueva Orleans. Pero los cerebros adolescentes también son vulnerables, dinámicos y altamente sensibles a la retroalimentación positiva, dicen.

El cerebro adolescente no está roto“, dice Jay Giedd, un investigador de psiquiatría infantil del Instituto Nacional de Salud Mental. Él dice que los rápidos cambios que se producen en el cerebro de los adolescentes hace que estos años sean “un momento de enormes oportunidades“.

Parte de la mala fama proviene de estudios que sugieren que los cerebros de los adolescentes están “programados” para participar en conductas de riesgo como el consumo de drogas o el sexo inseguro, dice BJ Caseydel Weill Cornell Medical College.

Estos estudios, según dice Casey, han concluido que los adolescentes son propensos a este tipo de comportamiento debido a que los denominados sistemas de recompensa en sus cerebros son muy sensibles mientras que los circuitos implicados en el autocontrol aún no están completamente desarrollados. El resultado ha sido la percepción de que “los adolescentes están conduciendo sin volante y sin freno” dice ella.

Casey afirma que un nuevo estudiode su laboratorio deja en claro que este no es el caso.

En el estudio había adolescentes y adultos realizando un juego en el que obtenían puntos por responder correctamente a preguntas sobre los movimientos de unos puntos en la pantalla. Mientras tanto, los investigadores midieron la actividad en las regiones cerebrales implicadas en las decisiones y las recompensas.

Cuando una gran cantidad de puntos estaban en juego, los adolescentes, de hecho, pasaban más tiempo estudiando los puntos que los adultos y los escáneres cerebrales mostraban una mayor actividad en las regiones cerebrales involucradas en la toma de decisiones.

En lugar de actuar impulsivamente, los adolescentes se estaban asegurando de que hacerlo bien“, dijo Casey. Ella dice que esto muestra cómo la sensibilidad de los adolescentes a las recompensas a veces puede conducir a la toma de mejores decisiones.

Otros dos estudios presentados en el meeting de la Society for Neurosciencemostraron que el cerebro de los adolescentes es, literalmente, moldeado por las experiencias en su vida temprana.

En uno de los estudios participaron 113 hombres que fueron monitorizados por depresión desde los 10 años y a los que luego se les hicieron escáneres cerebrales a los 20 años. Los escáneres mostraron que los hombres que habían tenido un episodio de depresión tenían cerebros que eran menos sensibles a las recompensas.

Ellos no pueden responder, naturalmente, cuando sucede algo bueno“, dice Erika Forbes en la Universidad de Pittburgh. Ella dice que esto demuestra por qué esto es importante para tratar problemas como la depresión en los adolescentes.

El otro estudio examinó cómo la capa externa del cerebro de la corteza, que desempeña un papel fundamental en el pensamiento y la memoria, se vio afectada por las experiencias durante la niñez en 64 personas. Se encontró que esta capa es más gruesa en los niños que recibieron una gran cantidad de estimulación cognitiva y habían sido preparados por los padres, dice Martha Farrah, de la Universidad de Pennsylvania.

Por último, un estudio realizado por investigadores de los EE.UU. y el Reino Unido mostró lo mucho que el cerebro cambia durante la adolescencia en las regiones que participan en las interacciones sociales.

En el estudio participaron 288 personas cuyos cerebros fueron escaneados varias veces a partir de los 7 años. Y los escáneres revelaron cambios estructurales dramáticos durante la adolescencia en cuatro regiones que nos ayudan a entender las intenciones, creencias y deseos de los demás, dice Kathryn Mills, del Instituto de Neurociencia Cognitiva de Londres.

Los resultados muestran que los enormes cambios sociales que los adolescentes atraviesan se reflejan en sus cerebros, dice Mills. También muestran que estos cambios continúan más allá de la adolescencia, dice.

Fuente:

http://www.npr.org/blogs/health/2012/10/16/162997951/teenage-brains-are-malleable-and-vulnerable-researchers-say

Los padres mienten a sus hijos y mucho, en todo el mundo

Los padres mienten a sus hijos… y mucho. Lo cierto es que, durante el largo proceso de educación de un niño, los padres utilizan con una frecuencia diaria un extenso puñado de mentiras funcionales.

Según un estudio realizado en noviembre del pasado año por la firma Warburtons en el que participaron más de 2.000 familias, más del 90% de los padres del Reino Unido utilizan la mentira como herramienta para conseguir que se comporten de determinada manera.

Desde las más tradicionales como el ratoncito Pérez (el hada de los dientes en el mundo anglosajón) o Santa Claus, hasta las más imaginativas y novedosas como cómete las verduras y harás feliz a la princesa que vive en tu barriguita, un padre promedio británico cuenta a su hijo más de 3.000 mentiras piadosas durante su niñez.

Por otro lado, un equipo de psicólogos de la Universidad de California en Estados Unidos, liderados por la doctora Gail Heyman se preguntaba si el uso de mentiras funcionales sería común en todo el mundo, independientemente de la cultura o las tradiciones propias de un país.

Para ello realizaron una investigación internacional que contó con la participación de 114 familias estadounidenses y 85 familias en China. A ambos grupos de participantes se les presentó un total de dieciséis mentiras funcionales que se suelen utilizar para regular determinadas conductas de los niños.

Estas pequeñas mentiras se dividieron en cuatro grupos:

  1. Mentiras que buscan influir en los hábitos de comida de los niños (Por ejemplo: si no te comes la verdura te saldrán granos en la cara)
  2. Mentiras para conseguir que los niños estén quietos o tranquilos (Por ejemplo: Si no te vienes conmigo ahora te dejaré aquí solo)
  3. Mentiras para detener una mala conducta (Por ejemplo: Si no te portas bien llamaré a la policía para que te lleven con ellos)
  4. Mentiras relacionadas con las compras o el dinero. (Por ejemplo: Ya volveremos otro día y lo compramos)

 

Los resultados del estudio se publicaron en International Journal of Psicology en un artículo titulado “Instrumental lying by parents in US and China” y mostraron que un 84% de los padres estadounidenses usan a menudo alguna de estas mentiras funcionales, mientras que en el caso de las familias chinas su uso se dispara al 98%.

En el caso concreto de hoy, los Reyes Magos, el estudio también incluía preguntas relativas a cuentos y personajes de ficción como el hombre del saco, el ratoncito Pérez o Santa Claus. Resulta que no existen diferencias significativas entre culturas a la hora de utilizar este tipo de mentiras funcionales aunque los padres chinos se mostraron algo menos propensos a utilizar personajes inventados.

Para finalizar el estudio se les preguntó a ambos grupos las razones por las que utilizaban más frecuentemente estas “white lies“. Las respuestas destacan la eficacia de este tipo de mentiras funcionales a la hora de influir en el comportamiento de sus hijos y la creencia por parte de los padres de que los niños son incapaces de comprender la verdad a determinadas edades.

Y es que, lo de “a los niños hay que decirles siempre la verdad” en algunos casos puede resultar realmente difícil.

Quizá no haya que llegar a los extremos (humorísticos, por supuesto) del video de Les Luthiers ya que, en el caso de que usted esté decidido a no mentir a sus hijos, también existen algunos métodos que, mediante algo de creatividad, consiguen resultados bastante eficaces.

El ejemplo lo tenemos en un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Cornell en los comedores infantiles de dos escuelas de Nueva York y del que se hacía eco United Academics bajo el sugerente título de “¿Quieres que tus hijos coman más verduras? Ponles un nombre chulo”.

Un primer estudio realizado en un grupo de 147 alumnos con edades comprendidas entre 8 y 11 años demostró que los estudiantes eran más propensos a comer verduras si se les daba un nombre molón… por ejemplo, en lugar de darles zanahorias les ofrecían “Zanahorias con visión de rayos X”, lo cual más que una mentira puede considerarse un buen caso de marketing agresivo.

El efecto fue fascinante y su consumo creció del 35% al 66%.

Más espectacular aún fue el segundo estudio realizado en 1.157 alumnos pertenecientes a dos comedores escolares diferentes. En el primer comedor se etiquetaron las verduras utilizando nombres atractivos y creativos mientras que un segundo comedor simplemente se utilizó el nombre real de la verdura.

El consumo de verduras en el primer colegio se elevó un 99% mientras que en el segundo colegio descendió un 16%…

Referencias:

‘There’s a baby dragon in the hand-drier and a princess in your tummy’: The creative lies parents tell to make their children behave. | DailyMail, 20 nov 2012.

ResearchBlogging.orgGail D. Heyman et al.(2012) Instrumental lying by parents in the US and China. International Journal of Psycology. DOI:10.1080/00207594.2012.746463

ResearchBlogging.orgBrian Wansink, David R. Just, Collin R. Payne, & Matthew Z. Klinger (2012). Attractive names sustain increased vegetable intake in schoolsPreventive Medicine DOI: 10.1016/j.ypmed.2012.07.012

Want your children to eat more vegetables? Give them cool names” | United Academics, Jaime Menchén, 17 Sep 2012.

————————
Este post ha sido realizado por Javier Peláez (@irreductible) y es una colaboración de Naukas con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Fuente:

Extracto del articulo publicado en zientziacultura.com

Las personas altamente religiosas están menos motivadas por la compasión que los no creyentes

Ama a tu prójimo” es predicado por muchos desde el púlpito. Pero una nueva investigación de la Universidad de California, Berkeley, sugiere que los altamente religiosos están menos motivados por la compasión al ayudar a un extraño que los que son ateos, agnósticos o las personas menos religiosas.

Un estudio halló que las personas muy religiosas están menos motivados por la compasión y para mostrar generosidad que los no creyentes

En tres experimentos, los científicos sociales encontraron que la compasión siempre conducía a las personas menos religiosas a ser más generosos. En las personas sumamente religiosas, por el contrario, la compasión no estaba en gran parte relacionada con lo generosos que eran, de acuerdo con los hallazgos , que se publican en la edición en línea más reciente de la revista online Social Psychological and Personality Science.. (Abril del 2012)

Los resultados desafían la creencia generalizada de que los actos de generosidad y caridad son en gran parte impulsados por sentimientos de empatía y compasión, dijeron los investigadores. En el estudio, la relación entre la compasión y la generosidad resultó ser más fuerte para aquellos que se identificaron como no religiosos o menos religiosos.

En general, nos encontramos con que en las personas menos religiosas, la fuerza de su conexión emocional con otra persona es esencial para si van o no a ayudar a esa persona“, dijo Robb Willer, psicólogo social de la UC Berkeley y co-autor del estudio. “Cuanto más religioso se es, por otra parte, menos se puede apoyar su generosidad en la emoción y más en otros factores como la doctrina, una identidad común, o las preocupaciones de reputación“.

La compasión se define en el estudio como una emoción que se siente cuando la gente ve el sufrimiento de otros, que a su vez motiva a ayudar a esas personas, a menudo a un riesgo o coste personal.

Si bien en el estudio se examinó la relación entre la religión, la compasión y la generosidad, no se examinaron directamente las razones de por qué las personas muy religiosas están menos obligadas por la compasión en ayudar a los demás. Sin embargo, los investigadores tienen la hipótesis de que las personas profundamente religiosas pueden estar más fuertemente guiados por un sentido de obligación moral que sus más no religiosos contrapartidos.

Nuestra hipótesis es que la religión puede cambiar cómo afecta el comportamiento de compasión generosa“, dijo la autora principal del estudio Laura Saslow, quien condujo la investigación como estudiante de doctorado en la UC Berkeley.

Saslow, que ahora es una investigadora postdoctoral en la Universidad de California en San Francisco, dijo que se inspiró para examinar esta cuestión después de que un amigo altruista y no religioso se lamentara de sólo haber donado sus esfuerzos en la recuperación de Haití tras el terremoto, después de ver un video emocionalmente conmovedor de una mujer que no pudo ser salvada de los escombros, debido a una comprensión lógica de que se necesitaba su ayuda.

Yo estaba interesada en saber si esta experiencia – un ateo siendo fuertemente influenciado por sus emociones para mostrar generosidad con los extranjeros – se repetiría en tres grandes estudios y sistemáticos estudios“, dijo Saslow.

En el primer experimento, los investigadores analizaron los datos de una encuesta nacional de 2004 realizada a más de 1.300 adultos estadounidenses. Los investigadores encontraron que quienes estaban de acuerdo con declaraciones tales como “Cuando veo a alguien de quien se están aprovechando, me siento un poco protector hacia ellos” eran también más propensos a mostrar generosidad en actos de bondad al azar, como prestarles pertenencias y ofrecerles un asiento en un concurrido tren o autobús.

Cuando ellos examinaron cuanta compasión motivaba a los participantes a ser caritativos de tal modo como para dar dinero o el alimento a una persona sin hogar, los no creyentes y los que habían votado bajo en religiosidad salieron adelante:

Estos resultados indican que, aunque la compasión se asocia con pro -socialidad  tanto entre individuos menos religiosos como entre más religiosos, esta relación es especialmente fuerte para las personas menos religiosas“, según se encontró en el estudio.

En el segundo experimento, 101 adultos estadounidenses vieron uno de dos videos breves: un vídeo neutro o uno desgarrador que muestra retratos de niños afectados por la pobreza. A continuación, les dieron “10 dólares de laboratorio” y les ordenaron dar cualquier cantidad de ese dinero a un extraño. Los participantes menores religiosos parecieron ser motivados por el vídeo cargado emocionalmente para dar más de su dinero a un forastero.

“El video que induce compasión tuvo un gran efecto en su generosidad“, dijo Willer. “Pero no cambió de forma significativa en la generosidad de lo participantes más religiosos“.

En el último experimento, se les preguntó a más de 200 estudiantes universitarios sobre cuan compasivos se sentían en ese momento. Luego participaron en unos “juegos económicos de confianza” en los que se les dio dinero para compartir – o no – con un desconocido. En una ronda, se les dijo que otra persona que también participa al juego les había dado una parte de su dinero a ellos y que eran libres de recompensarlos devolviéndoles parte del dinero, cuya cantidad se había duplicado desde entonces.

Los que obtuvieron una puntuación baja en la escala de religiosidad y alta en compasión momentánea, eran más propensos a compartir sus ganancias con extraños que los demás participantes en el estudio.

En general, esta investigación sugiere que, aunque las personas menos religiosas tienden a ser menos confiable en los EE.UU., al sentir compasión, en realidad pueden estar más dispuestos a ayudar a sus conciudadanos que las personas más religiosas“, dijo Willer.

Además de Saslow y Willer, otros co-autores del estudio fueron los psicólogos de la UC Berkeley, Dacher Keltner, Matthew Feinberg y Paul Piff; Katharine Clark de la Universidad de Colorado, Boulder, y Sarina Saturn de la Oregon State University.

El estudio fue financiado gracias a las becas del Greater Good Science Center de  la Universidad de Berkeley, por el UC Berkeley’s Center for the Economics and Demography of Aging (Centro UC de Berkeley para la Economía y Demografía del Envejecimiento) y por el Metanexus Institute.

Fuente:

http://newscenter.berkeley.edu/2012/04/30/religionandgenerosity/

Un estudio del cerebro muestra que el pensamiento acerca de Dios reduce la angustia – pero sólo para los creyentes

Pensar en Dios puede hacer que usted se moleste menos al cometer errores, según un nuevo estudio publicado en Psychological Science , una revista de la Association for Psychological Science. Los investigadores midieron las ondas cerebrales para la respuesta  a un tipo particular de dolor mientras los participantes cometían errores en una prueba. Los que habían sido inculcados con pensamientos religiosos tuvieron una respuesta menos prominente a los errores que los que no los tenían.

El ochenta y cinco por ciento del mundo tiene algún tipo de creencia religiosa“, dice Michael Inzlicht, quien co-escribió el estudio con Alexa Tullett, ambos de la Universidad Scarborough de Toronto .”Creo que nos corresponde como psicólogos el estudiar por qué la gente tiene estas creencias, explorar lo que funciona, en su caso, puede servir“.

Con estos dos experimentos los investigadores demostraron que cuando la gente piensa sobre la religión y Dios, sus cerebros responden de manera diferente – de una manera que les permite tener calma en los contratiempos  y reaccionar con menos angustia y ansiedad – provocando errores. Los participantes escribieron acerca de la religión o hicieron una tarea con palabras codificadas que incluían religión y palabras relacionadas con Dios. A continuación, los investigadores registraron la actividad cerebral mientras completaban una tarea informatizada – que fue elegida porque tiene una alta tasa de errores. Los resultados mostraron que cuando la gente estaba preparada para pensar acerca de la religión y de Dios, ya sea consciente o inconscientemente, la actividad cerebral disminuía en áreas consistentes con la corteza cingulada anterior (ACC), un área asociada con una serie de cosas, incluyendo la regulación de los estados de excitación corporal y que cumple una función de alerta cuando las cosas van mal, incluso cuando cometemos errores.

Curiosamente, los ateos reaccionaron de manera diferente, y cuando ellos se cebaron con Dios inconscientemente relacionándolo con las ideas, su ACC aumentó su actividad. Los investigadores sugieren que para las personas religiosas pensar en Dios puede proporcionar una forma de ordenar el mundo y explicar los acontecimientos aparentemente azarosos y, por lo tanto, reducir sus sentimientos de angustia. Por el contrario, para los ateos, los pensamientos de Dios pueden contradecir los sistemas de significado que abrazan y por lo tanto hacen que estén más angustiados.

Pensar en la religión hace que se esté calmado bajo el fuego. Te hace estar menos angustiado cuando se ha cometido un error“, dice Inzlicht. “Creemos que esto nos puede ayudar a entender algunos de los descubrimientos realmente interesantes sobre las personas que son religiosas. Aunque no es inequívoca, hay algunas pruebas de que las personas religiosas viven más y tienden a ser más feliz y más saludable.”1

Aunque los ateos tampoco deben desesperarse. “Creemos que esto puede ocurrir con cualquier sistema de significado que proporciona estructura y ayuda a las personas a entender su mundo.” Tal vez los ateos lo harían mejor si se les indujera a pensar en sus propias creencias, dice Inzlicht.2

Notas:

1.- Esta idea, comentada por Inzlicht, fue desmoronada en otros estudios, no sabemos si conocidos o no por Inzlicht, como los de Howard Meltzer, donde se evidencia que los niños, cuando más firmes son sus creencias, más trastornos emocionales tienen en su madurez. O los estudios realizados por los doctores Gebauer, Sedikides y Beberich con una base de datos proporcionada por eDarling de más de 200.000 personas en 11 países, donde se demostraba que dicha afirmación solo depende del país donde se haga y evidenciando que en los países donde no se da especial importancia a la religión, los no religiosos y no creyentes eran más sanos y felices.

2. Esto es debido a que el estudio se realizó desde la perspectiva religiosa(realizando preguntas de tipo religioso y sobre dios), y no desde una perspectiva materialista escéptica y basada en la cosmovisión científica que tiene el ateo.

Comentario

Dicho esto de una manera más simple: los creyentes, al desconectar del mundo real asumiendo que su dios y su religión responden a todo, y que este puede ayudarles a solucionar los problemas, estos, aunque gracias a esto cometen errores, sufren menos por aquello que a los demás nos preocupa (los problemas comunes o cometer dichos errores).

Frases religiosas como “Dios proveerá” u “oremos para que esto se cumpla” resumen de forma magnífica el tipo de pensamiento y conducta del creyente. Quien sufre menos ansiedad ante los problemas porque espera soluciones mágicas a esos problemas. Soluciones que acaban materializándose gracias a la intervención humana de terceros o de, incluso, ellos mismos. Los cuales después de intervenir despejan todo el mérito de sus acciones ante su alter ego imaginario, sean cuales sean las acciones cometidas y por mucho que estas tengan una explicación racional y evidente ante el resto.

Fuente:

http://www.sciencedaily.com/releases/2010/08/100804110337.htm

Estudios relacionados:

La religión alienta al abuso sexual y exime de culpa al creyente de esa misma religión pormenorizando la seriedad del asunto.

El nacimiento de un planeta gigante en directo

¿Cómo se forma un planeta gigante? Los modelos nos indican que los gigantes gaseosos como Júpiter o Saturno deben formarse relativamente rápido, en pocos millones de años, a diferencia de los planetas terrestres como la Tierra, cuyo proceso de formación es mucho más lento. O por lo menos, eso es lo que dice la teoría, porque lo cierto es que nadie ha visto directamente un planeta gigante en pleno proceso de formación. O mejor dicho, hasta ahora. El conjunto de radiotelescopios ALMA (Atacama Large Millimetre Array) ha observado la joven estrella HD 142527, situada a 450 años luz de la Tierra, y ha encontrado pruebas directas de la formación de un mundo gigante en su disco protoplanetario.

eso1301a

Representación artística de los chorros de gas o puentes que delatan la formación de un planeta gigante alrededor de HD 142527 (ESO).

Por supuesto, el planeta en sí (o planetas) no se puede ver (todavía no se ha formado) por culpa del polvo y gas que lo rodea y que evita su detección en el infrarrojo. Lo que ha descubierto ALMA -ayudado por observaciones en infrarrojo del telescopio Gémini Sur- es un disco de polvo y gas interior que se extiende hasta los 1500 millones de kilómetros (10 UA) de distancia de la estrella rodeado por otro disco exterior más tenue con forma de herradura situado a unos 21000 millones de kilómetros (140 UA). El disco interior se encuentra a aproximadamente la misma distancia que separa a Saturno del Sol, pero el exterior está situado muchísimo más lejos. Si fuese nuestro Sistema Solar, la Voyager 1 -el objeto humano más lejano- se encontraría en el límite interior del disco externo.

IM 2013-01-02 a las 19.54.52

Observaciones de los discos de polvo de la estrella mediante ALMA y Gémini en distintas longitudes de onda (ESO).

eso1301c

Comparativa entre los datos observados (izquierda) y su interpretación artística. El polvo del disco externo aparece de color rojo, mientras que los chorros que cruzan la cavidad entre los discos aparecen en verde. Las zonas de gas denso corresponden a emisiones de la molécula HCO+, mientras que el gas tenue delata la presencia de CO (ESO).

Pero aquí viene lo interesante. ALMA también ha descubierto chorros de gas que conectan el disco interior con el exterior, cuya forma distorsionada es compatible con la presencia de un planeta gigante en formación a 90 UA. Los chorros parecen ser lo que en las teorías de formación planetaria se llaman “puentes”, materia que cae hacia el disco de acreción de un planeta en formación. Hasta ahora sólo los habíamos visto en simulaciones de ordenador, pero ahí están, vivitos y coleando en HD 142527. El sueño de cualquier astrónomo planetario hecho realidad. No toda esta materia va a parar al gigante en formación, ya que la mayoría  termina engrosando el disco interior de la estrella, que a su vez sirve para alimentar el crecimiento de HD 142527, una estrella que todavía se está formando.

Sin duda, HD 142527 será estudiada en el futuro con otros instrumentos, así que no se olviden de ella, una estrella en la que podemos estudiar directamente los procesos de formación de los planetas gigantes.

Referencias:

 

Fuente: Eureka, el Blog de Daniel Marín

Los niños con las creencias religiosas más fuertes son los que tienen más probabilidades de padecer trastornos emocionales

Es generalmente asumido como un hecho que la religión está ligada a la felicidad – las personas más felices son más propensos a ser religioso, si se tiene en cuenta otras circunstancias. Hay un montón de estudios, de diversa calidad, que apoyan esta idea.

La mayoría de las personas que interpretan estos datos realizan un par de supuestos que probablemente no son válidos. En primer lugar, el asumir que pueden ser generalizados en todas las culturas. Sin embargo la mayoría de los estudios se realizan en los EE.UU., donde el no ser religioso a menudo conduce a la exclusión social.

Asimismo, en su mayoría, suponen una relación lineal entre la religiosidad y felicidad. Pero Lucas Galen ha demostrado que puede haber una relación en forma de U entre la religión y la felicidad .

En una nueva investigación, Howard Meltzer (de la Universidad de Leicester, en el Reino Unido) ha analizado los datos de las entrevistas realizadas a más de 4.000 niños de entre 11 a 19 años, a sus padres y a sus profesores. Es una muestra bastante buena sobre niños de Gran Bretaña.

Un hallazgo notable fue que el 58% de los niños dijeron que no tenían ninguna religión en absoluto! Así, en esta muestra, a diferencia de las muestras procedentes de los EE.UU., el no ser religioso es algo normal.

La mayor denominación religiosa era el protestantismo (14%) -, pero el 40% de los niños protestantes dijo que, a pesar de que son protestantes, no saben nada acerca de la religión . Simplemente son “culturalmente” protestantes.

En el otro extremo de la escala estuvieron los niños musulmanes. Aunque sólo el 3,3% de la muestra total, el 60% de ellos dijo que sus creencias religiosas se sostienen fuertemente (en comparación con sólo el 20% de los niños cristianos).

Entonces, ¿cómo las creencias religiosas fuertemente sostenidas se correlacionan con las alteraciones emocionales (una mezcla de trastornos de ansiedad y / o depresión)? Para probar esto, primero ajustaron los datos para quitar los efectos de la edad, el sexo, la situación económica y el tipo de religión.

Meltzer_2010_Adolescent_emotional

Como se puede ver en la primera figura, los niños religiosos, en general, eran más propensos a reportar problemas emocionales – aunque en su mayor parte, esto no alcanzó significación estadística. El efecto fue especialmente pronunciado (y estadísticamente significativo) para los niños con las creencias débilmente mantenidas.

Todo esto es particularmente interesante dado que los niños británicos hoy en día tienen más problemas emocionales que los niños en el pasado. Tal vez esto no se deba a la pérdida de la religión, después de todo – por lo menos no directamente. Lo que esto sugiere es que los niños que han sido criados religiosamente pero tienen dificultades para aceptar la religión, encaran conflictos y culpa. Según Meltzer y colegas:

… los niños que expresan puntos de vista débilmente retenidos pueden experimentar una serie de emociones diferentes de culpa (no poseen las creencias tan firmemente como tal vez sienten que deberían), la ambivalencia (las creencias están en conflicto con otras creencias o valores que puedan tener) , hostilidad (esperan compartir las creencias de su familia y la comunidad en general, pero no tienen los mismos valores). En un hogar donde las opiniones del niño tienen menos probabilidades de ser escuchadas y donde hay grandes expectativas de que la religión se cumpla, el niño puede tener dificultades para expresarse e internalizar sus emociones. Esto puede conducir a la autolesión y a un bajo estado de ánimo.

Meltzer_2010_Adolescent_conduct

El panorama es muy diferente para los trastornos de conducta (conducta agresiva, disruptiva o antisocial). Los niños religiosos eran menos propensos a tener trastornos de conducta, y el efecto fue notable particularmente cuando se mira en la asistencia a servicios religiosos. Hay una relación agradable y lineal – los niños que van a la iglesia, mezquita o templo son menos propensos a ser ingobernables.

Es probable que factor crítico aquí sea el entorno social:

La relación entre la asistencia regular a los servicios religiosos y la menor probabilidad de trastorno de conducta pueden ser atribuibles a la asistencia a las reuniones de oración que se asocian con el fuerte control y el apoyo del adulto. Esto probablemente limita la oportunidad o el deseo de los jóvenes a perseguir conductas antisociales. Estos niños pueden tener también las mismas opiniones y los valores que vienen con la religión. La asistencia religiosa puede ser vista como un factor protector frente a los problemas de conducta a través de la influencia mediadora de las interacciones entre compañeros prosociales.

La pérdida de la religión no conduce a la infelicidad u otros problemas emocionales. Pero la pérdida de la estructura social que la religión puede ofrecer parece llevar a cabo una perturbación.

Las implicaciones para las sociedades secularizadas son claras. La pérdida de la religión está bien: a los niños les hace bien. Pero debemos asegurarnos de que tengan una amplia y comprometida sociedad mutua para crecer.

Conclusión:

Los niños religiosos, aunque son mejor gobernados por sus padres, padecen generalmente trastornos emocionales.

Fuente:

Epiphenom

Cuadro comparativo de homínidos-Christian Antón

 

  Aparición Características Físicas Características Culturales
Australopithecus África hace 4.4 millones de años

1. Pequeños dientes caninos (contiguos a los cuatro incisivos)

2. Bípedos

3. Probablemente se parecían a los grandes simios en características como la forma del rostro o la cantidad de pelo en el cuerpo. También el tamaño del cerebro era aproximadamente igual.

1. Ausencia de herramienta

2.Cazadores y carroñeros

3. Practicaban el canibalismo

Homo Habilis Garganta de Olduvai hace 2.5 millones de años 1. Capacidad craneal 600 cm3.

2.
Mandíbula menos saliente que la de los australopitecos

3.
Concordancia entre volumen corporal, extremidades y altura

4. Totalmente bípedo

1. Tallaba piedras

2. Cazadores y carroñeros

3. Practicaban el canibalismo

Homo Ergaster África hace 2 millones de años

1. Cráneo redondeado,

2. Capacidad craneal entre 800 y 850 cm3,

3. Frente prominente,

4. Dientes pequeños

5. Huesos relativamente finos.

6. Totalmente bípedo

1. Importante industria lítica-Cultura Achelense

2. Cazadores y carroñeros

3. Recolectores

4. Practicaban el canibalismo

Homo Erectus Java hace 1.8 millones de años

1. Totalmente bípedo

2. Cráneo redondeado

3. Capacidad craneal llego a situarse entorno a 1.250 cm3

4. Frente prominente,

5. Dientes pequeños

6. Huesos relativamente finos.

1. Importante industria lítica-Cultura Achelense

2. Cazadores y carroñeros

3. Recolectores

4. Practicaban el canibalismo

5. Arte Rupestre

6. Enterraba a los muertos

7. Dominaban el fuego

Homo Antecesor Atapuerca hace 800000 años

1. Totalmente bípedo

2. Cráneo redondeado

3. Capacidad craneal llego a situarse entorno a 1.350 cm3

4. Frente prominente,

5. Dientes pequeños

6. Huesos relativamente finos.

1. Cazadores

2. Recolectores

3. Practicaban el canibalismo

4. Arte Rupestre

5. Herramientas de piedra

6. Enterraba a los muertos

7. Dominaban el fuego

Homo Neanderthalensis Valle de Neander hace 500000 años

1.Cráneo achatado y alargado

2.Capacidad craneal entorno a 1.500cm3

3. Nariz grande,

4. Mejillas prominentes,

5. Marcados arcos superciliares

6. Mentón retraído

7. Poseía un espacio detrás del tercer molar.

8. Huesos gruesos

9. Caminaba totalmente erguido

10. No tenía la mirada baja ni las rodillas dobladas.

1. Enterraba a sus muertos

2. Herramientas de piedra

3. Arte Rupestre

4. Caza y carroña

5. Recolección

6.Realizaba rituales simbólicos

7. Dominaban el fuego

Homo Sapiens África hace 150000 años

1. Carencia de prognatismo y de arcos suparaorbitales potentes

2. Poseía arcos superciliares poco marcados

3. Cráneo redondo

4. Capacidad Craneal de 1350cm3.

5. Rostro aplanado.

1.Arte rupestre

2.Caza y carroña

3.Recolectores

4. Arte Rupestre

5.Realización de rituales simbólicos

6.Enterraba a los muertos

7.Sofisticadas herramientas de piedra

8. Dominaban el fuego

Algo obvio por fin es ya oficial: orar por la gente enferma no ayuda

Cada pocos años, un grupo con sede en el Hertford College de Oxford reúne un análisis estadístico de todos los estudios realizados hasta la fecha que han analizado si el orar por los enfermos les ayuda a sentirse mejor (o al menos a mantenerse con vida).

El último acaba de ser publicado y contiene algo bastante radicalmente nuevo en sus conclusiones: la evidencia es tan clara que piensan que no hay más estudios que deban hacerse. El libro está cerrado. Orar por los enfermos simplemente no funciona.

Ahora, lo curioso es que no se han llevado a cabo nuevos estudios con respecto a esto desde su último informe, en 2007. ¿Por qué el cambio de opinión? Hay un par de razones.

En primer lugar, este análisis se realiza bajo los auspicios de la Colaboración Cochrane , que es un grupo internacional de expertos dedicados a la puesta en común de los resultados en ensayos clínicos para contestar preguntas médicas con una precisión sin precedentes. En la Colaboración Cochrane se establecen las directrices para conseguir la mejor forma de hacer esto.

El año pasado nos pasaron sus directrices, un método recomendado para una mejor estadística (nota técnica: esta vez se utilizó un modelo de efectos aleatorios en lugar de un modelo de efectos fijos). El análisis anterior había encontrado una pista que apoyaba que el orar por los enfermos en realidad podría ayudar a vivir más tiempo. Un mejor análisis de ese esto aplastó esa idea.

Y lo otro novedoso da algo de información sobre uno de los estudios que habían incluido previamente. Este no miró a la muerte, sino todo lo contrario: el nacimiento. La premisa del estudio fue que la gente en los EE.UU., Canadá y Australia oró por parejas que se sometieron a fertilización in vitro. El resultado fue, aparentemente, el doble de la tasa de fertilidad en las parejas que no oró. – Un incremento fantástico.

Digo “aparentemente” porque resulta que ese estudio era un fraude . No sólo eso, sino que el tipo que dirigía los grupos de oración más tarde fue encarcelado por un fraude relacionado .  Strike one para el poder de la oración.

Ahora, volcando las conclusiones por razones técnicas podría hacerse que algunas personas fueran sospechosas. Usted podría opinar que esto tal vez sea sólo un montón de científicos cínicos buscando una excusa para enterrar los datos que no les gustan.

Pero entonces estaría equivocado. El autor principal, Leanne Roberts , no es un científico en absoluto, sino que de hecho es el Capellán de Hertford College. En ediciones anteriores de su análisis estuvieron en realidad muy esperanzados en poder ver su efecto.

Todo el crédito es para ellos. Tomaron las pruebas para hacer un buen análisis de ellas y concluyeron que no había nada.

Fuentes:

__ Roberts L, Ahmed I, Hall S, A y Davison (2009). La oración de intercesión para el alivio de la enfermedad. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas (2) doi: . 10.1002/14651858.CD000368.pub3 (artículo de Epiphenom)

Lo que usted quiere, dios también

Las personas religiosas tienden a pensar que ellos saben qué es lo que su dios quiere, pero ¿cómo conseguir ese conocimiento? Para mí, como ateo, esta es una cuestión fascinante. Los dioses no pueden comunicar sus preferencias directamente (porque no existe tal cosa), así que ¿de dónde vienen estas creencias?

Una fuente obvia son los diferentes libros sagrados. Sin embargo, incluso si usted se restringe a los seguidores de una única religión, existen grandes diferencias en las creencias sobre las opiniones de Dios (y eso solo mirando el mundo actual – al extender las comparaciones a lo largo del tiempo los desacuerdos entre creyentes llegan a ser aún más dramáticos).

Todo esto sugiere que las personas deben estar proyectando sus propias creencias y opiniones sobre su dios. Un conjunto de nuevos estudios de Nicholas Epley, de la Universidad de Chicago, sugiere que eso es exactamente lo que sucede.

Lo que él y sus colegas hicieron fue manipular sutilmente las opiniones de la gente del propio experimento y vieron si eso afectaba también a sus ideas acerca de las opiniones de Dios.

Así, por ejemplo, en un estudio la gente tenía que leer dos argumentos, una acción afirmativa  pro- y anti-. En la condición de «pro-política ‘, el argumento “pro” era fuerte y el argumento “anti” era debil. En la condición de la “anti-política”, la fuerza de los argumentos se invirtió.

Epley_2009_Making_god_graph

Esto tuvo el efecto deseado en las opiniones propias de los sujetos.Si ellos eran pro – o anti acción afirmativa era bajo la influencia de según cuales argumentos leyeran. Entonces se les preguntó acerca de lo que el estadounidense promedio pensaba sobre el tema y también lo que pensaba George Bush. Como se puede ver en el gráfico, esto no cambiará, independientemente de cómo hayan sido manipuladas sus propias creencias.

Sus creencias acerca de lo que Dios piensa, sin embargo, cambió. De hecho, la correlación entre sus propias opiniones y las atribuciones a Dios fue muy fuerte.

Ahora, lo interesante es que sus creencias sobre la opinión de Bill Gates también se reflejan en ellos. Lo que pasó con Bill Gates es que generalmente se le admiraba pero nadie sabía realmente cual era su opinión sobre ese tema. Así que estaban libremente inventándosela.

Ellos hicieron otro experimento un poco más sofisticado que mostraba algo similar. Básicamente, si usted cambia la actitud de las personas sobre la pena de muerte,  entonces también se cambiaba su pensamiento sobre si Dios es  pro-o anti-pena de muerte.

Este es un material excelente. Pero se pone realmente interesante cuando nos fijamos en algunos de los escáneres cerebrales que hicieron. En estos análisis se pidió a los sujetos que pensaran en las actitudes hacia la eutanasia. En primer lugar, su propia actitud. Después la actitud del estadounidense medio. Y por último la actitud de Dios ante ella.

Epley_2009_Making_god

La imagen del primer cerebro muestra la diferencia entre el pensamiento acerca de sus propias opiniones y el pensamiento en las opiniones del estadounidense medio. Se puede ver que algunos bits se encienden, lo que indica que existe una diferencia entre estos dos procesos de pensamiento. El cerebro reconoce que el estadounidense medio tiene una opinión diferente.

Observando la siguiente imagen del cerebro, lo que se muestra es el pensamiento acerca de las opiniones de Dios en comparación con la del estadounidense medio. Una vez más existen algunas diferencias. De acuerdo con este cerebro, Dios no piensa lo mismo que un estadounidense medio.

Ahora miren de nuevo la última imagen en el panel cerebral. Esta toma la actividad cerebral de alguien pensando en su propia opinión, y resta de esta la actividad cerebral de esa misma persona sobre lo que piensa de las opiniones de su dios. ¿Lo han adivinado? Es exactamente la misma.

“¿Qué haría Jesús?” Resulta que lo que Jesús haría es exactamente lo que haría yo – al menos en la medida en que averiguo qué opiniones son de Jesús. El pensamiento acerca de las opiniones de Dios y el pensamiento en sus propias opiniones usan un proceso de pensamiento idéntico.

Este es un resultado fascinante. Esto sugiere que la gente usa a Dios, no para informar a su propia toma de decisiones, sino para reforzarla. Esto es lo que los autores del estudio concluyen:

La gente puede usar a agentes religiosos como una brújula moral, formando impresiones y tomando decisiones basándolas en lo que ellos suponen que creería o querría  Dios como la autoridad última moral. La característica central de una brújula, sin embargo, es que apunta hacia el norte sin importar la dirección a la que una persona se enfrente. Esta investigación sugiere que, a diferencia de una brújula real, las inferencias sobre las creencias de Dios, en su lugar, pueden señalar a la gente en la dirección que ya estén afrontando.

Ahora bien, esto no demuestra que la religión [como un conjunto de dogmas establecidos por lo que el creyente considera una autoridad] no tiene influencia sobre las actitudes y opiniones. Otras investigaciones han demostrado que lo hace. Pero lo que sí demuestra es que las personas pueden hacer y reinventar a su dios para satisfacer sus propias creencias.

Hacen a su dios a su imagen y semejanza.

 

__________________________________________________________________________ N Epley, Converse BA, Delbosc A, Monteleone GA, Cacioppo y JT (2009). Estimaciones de los creyentes de las creencias de Dios son más egocéntricos que las estimaciones de las creencias de otras personas.Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América PMID: 19955414

Fuente:

Este artículo de Tom Rees fue publicado por primera vez en Epiphenom. (What you want God Wants)

Descubren la relación entre la religiosidad y el apoyo social a los ataques suicidas

Los rituales religiosos colectivos son los que avivan el sentimiento de colectividad, para lo bueno y para lo malo

La relación entre la religión y el apoyo a los ataques suicidas es real, pero no está relacionada con la devoción o la fe religiosa particular, ni siquiera con la fe religiosa en general, sino con el ritual religioso colectivo, según un estudio. En cuatro experimentos distintos, realizados en diversos países y con personas de distintas religiones, se realizaron encuestas para conocer el grado de devoción religiosa y el nivel de acuerdo o desacuerdo con los ataques suicidas de los individuos encuestados. Se reveló así un patrón común en todos los casos: la gente que más acudía a los servicios religiosos era más propicia a favorecer este tipo de actos radicales. Los científicos señalan que esta tendencia sólo se da en contextos geopolíticos particulares. Por Yaiza Martínez.

 

Descubren la relación entre la religiosidad y el apoyo social a los ataques suicidas.Los psicólogos Jeremy Ginges e Ian Hansen, de la New School for Social Research de Estados Unidos, y Ara Norenzayan, de la Universidad British Columbia, de Canadá, han estudiado la relación entre la religiosidad y los ataques suicidas.

Los resultados de su investigación han aparecido bajo el títuloReligion and Support for Suicide Attacks (“Religión y Soporte para los Ataque Suicidas”) en la revista especializada Psychological Sience, de la Association for Psychological Science (APS) de Estados Unidos.

En dicho artículo, los científicos explican que los ataques suicidas son una forma extrema de lo que ellos llaman “altruismo parroquial”, esto es, la combinación de un acto parroquial (en este caso, el asesinato de miembros de otros grupos) con el altruismo (el suicida se sacrifica a sí mismo para ayudar a su propio grupo).

Influencia del ritual religioso colectivo

La APS señala en un comunicado, que a pesar de que la relación entre religión y apoyo popular a los ataques suicidas es a menudo un tema de debate, los estudios científicos a este respecto son raros.

Los investigadores norteamericanos descubrieron en su trabajo que la relación entre la religión y el apoyo a los ataques suicidas es real, pero que no está relacionada con la devoción o la fe religiosa particular, ni siquiera con la fe religiosa en general, sino con el ritual religioso colectivo.

Para la investigación se llevaron a cabo cuatro estudios en diversos contextos políticos, religiosos y culturales.

En primer lugar, los científicos analizaron las actitudes religiosas de musulmanes palestinos, en aspectos cómo la frecuencia en que éstos oraban o visitaban las mezquitas.

Así, descubrieron que la devoción al Islam, medida en función de la frecuencia de los rezos de cada individuo, no estaba relacionada con el apoyo a los ataques suicidas. Sin embargo, a mayor frecuencia de asistencia a la mezquita por parte de los entrevistado, mayor acuerdo de éstos con los ataques suicidas.

Seis países distintos

En segundo lugar, una encuesta realizada con estudiantes universitarios musulmanes palestinos arrojó un patrón similar: aquellos estudiantes que iban a la mezquita más de una vez al día, eran más propicios a creer que el Islam requiere de ataques suicidas, en comparación con los estudiantes que acudían a la mezquita con menor frecuencia.

En tercer lugar, los científicos analizaron otros grupos religiosos. En otro experimento, realizaron encuestas telefónicas a judíos israelíes que vivían en Cisjordania y Gaza.

A estas personas se les preguntó la frecuencia con que acudían a la sinagoga y, también, con que frecuencia le rezaban a Dios.

Después, se les preguntó si apoyarían a los autores de ataques suicidas entre los palestinos. El análisis de las respuestas reveló que el 23% de los encuestados que más asistían a la sinagoga estaban a favor de los ataques suicidas, mientras que sólo el 6% de los encuestados que afirmaban orar más apoyaba dichos ataques.

En el último experimento, los psicólogos entrevistaron a miembros de seis de las mayorías religiosas de seis países distintos: católicos mejicanos, musulmanes de Indonesia, judíos de Israel, rusos ortodoxos, protestantes británicos e hindúes de la India.

Sólo en determinados contextos

De esta forma, esperaban establecer la relación entre la asistencia a servicios religiosos y el apoyo social a actos de altruismo parroquial extremos, en contextos políticos y culturales muy diversos.

Los resultados fueron parecidos a los hallados en las encuestas anteriores: el altruismo parroquial resultó relacionado con los servicios religiosos y no con la oración personal regular.

Según los investigadores, este estudio indica que la devoción religiosa no está en el origen del apoyo social a los ataques suicidas u otras formas de altruismo parroquial. Sin embargo, la asistencia regular a dichos servicios religiosos sí que puede propiciar que los creyentes apoyen este tipo de actos radicales.

La razón para que esto suceda, señalan los psicólogos, estaría en que los rituales y servicios religiosos crean una sensación de colectividad o de comunidad entre sus participantes, ensalzando las actitudes altruistas hacia dicha comunidad, incluso las más radicales.

A pesar de estos resultados, los investigadores afirman que dicho sentimiento de colectividad, desarrollada a través de los servicios religiosos, tiene también muchos efectos positivos.

Según ellos, “sólo en contextos geopolíticos particulares el altruismo parroquial se asocia con un compromiso tan fuerte como para expresarse en actos como los ataques suicidas”.

 

Fuente:

http://www.tendencias21.net/Descubren-la-relacion-entre-la-religiosidad-y-el-apoyo-social-a-los-ataques-suicidas_a3093.html

Científicos desmienten que exista una relación intrínseca entre ser religioso y tener mejor salud mental

Hasta ahora, todos los estudios a nivel nacional indicaban que los creyentes gozaban de mejor salud mental.
Una comparación con usuarios de eDarling de 11 países del continente europeo revela que la aceptación de la religión en sociedad es una variable determinante en esta ecuación.
Las personas creyentes gozan de una mejor salud mental únicamente si viven en países donde la religión tiene una valoración positiva.

 

¿Poseen las personas religiosas una mayor salud mental que las que no son religiosas? Sigmund Freud llegó a decir que la religión era la neurosis de las masas. Esta afirmación implicaba que las personas religiosas tenían una salud mental más frágil que las demás. En los últimos años, se han publicado cientos de estudios que demuestran que las personas religiosas poseen mejor salud mental, tienen menos depresión y más satisfacción vital que los que dicen no ser religiosos.

Basándose en estos resultados, muchos científicos han llegado a afirmar que hay algo intrínsecamente gratificante en la religiosidad, lo que conlleva a una mejor salud mental. La mayoría de estudios sobre este tema fueron desarrollados en Estados Unidos, un país donde la religión está muy extendida en la sociedad y juega un papel clave en la vida diaria.

Pero, ¿es realmente el valor intrínseco de ser religioso lo que enriquece a los creyentes? Si esto fuera así, los religiosos deberían poseer una buena salud mental en todos los países. O bien, ¿la influencia de la religiosidad en la salud mental depende del valor que cada país da a la religión?

Gracias a la base de datos de eDarling, con más de 200.000 usuarios (47% mujeres) de 11 países europeos, los expertos Dr. Gebauer de la Universidad Humboldt de Berlín, Dr. Sedikides de la Universidad de Southampton y Dr. Neberich, Psicóloga para eDarling, han podido realizar una comparación internacional que corrobora más bien lo segundo.

Valorando las muestras de todos los países en conjunto, es verdad que los creyentes indicaban tener una mejor salud mental que los no creyentes. Sin embargo, un análisis a nivel nacional demuestra que esta afirmación no es aplicable a todos los países, ya que este resultado representa sólo la media de todos ellos. Esto se debe a que en ciertos países se le da más importancia a la religión, y las personas creyentes son valoradas positivamente por el hecho de ser religiosas. Sin embargo, en los países donde no se le da especial importancia a la religión, las personas religiosas no disfrutan de mejor salud mental en comparación con el resto. Así pues, en países como Rusia o Turquía, las personas creyentes reportaron una mayor autoestima social y un mejor ajuste psicológico que las no creyentes. Por el contrario, en Suecia o Alemania, sociedades donde no se le da tanta importancia a la religión, no hay apenas diferencia de autoestima social y ajuste psicológico entre personas creyentes y no creyentes.

Dado que el nivel de religiosidad decrece continuamente en la mayoría de países europeos, parece que los beneficios psicológicos que la religión conlleva podrían dejar de ser tan evidentes en el futuro.

110928_infografik_religiositaet_es

El eje “x” muestra la importancia de la religión en los 11 países donde eDarling está presente. Suecia se diferencia situándose en el extremo izquierdo, debido a que la religión no está tan extendida entre la población. Turquía se sitúa en el extremo derecho, ya que la religión es una parte muy importante en la vida de la mayoría de sus habitantes.

El eje “y” muestra la relación entre religiosidad y salud mental. Los valores bajos indican que las personas religiosas en esos países no tienen una salud mental mejor que la de los no religiosos, mientras que los valores altos indican que las personas religiosas de esos países gozan de mejor salud mental en comparación con los no religiosos.

 

Sobre los autores:


El Prof. Dr. Constantine Sedikides es el director del “Center for Research on Self and Identity” (Centro de Investigación del yo y la identidad) en la Universidad de Southampton, Inglaterra. Es uno de los científicos que investigan acerca de la psicología social y de la personalidad más reconocidos, y entre su trabajo se encuentran más de 200 publicaciones y 11 libros.

El Dr. Jochen Gebauer, de la Universidad Humboldt de Berlín, trabaja con reputados científicos investigando acerca de los aspectos psicológicos sociales y de la personalidad que ayudan a eDarling a desarrollar su test de compatibilidad.

La Dr. Wiebke Neberich es licenciada en psicología por la Universidad Humboldt de Berlín y trabaja para mejorar el sistema de optimización de búsqueda de pareja. Investiga junto a psicólogos y sociólogos de diversas universidades internacionales, como la Universidad de Michigan o la Universidad de Virginia para ganar nuevos conocimientos de las citas online e implementarlos en eDarling.

 

Fuente:

http://www.edarling.es/prensa/estudios-de-edarling/cientificos-desmienten-que-exista-una-relacion-intrinseca-entre-ser-reli

El estudio de la materia gris confirma raíces biológicas en la transexualidad

mapa-sexualInvestigadores de la UNED han estudiado qué ocurre en la corteza cerebral de las personas transexuales, algo que no se había analizado hasta el momento. El trabajo, publicado en Cerebral Cortex, revela evidencias de feminización en la corteza de los hombres que viven con otra identidad sexual, mientras que las mujeres transexuales se diferencian en estructuras subcorticales cerebrales.

Para profundizar en las raíces biológicas de la transexualidad, expertos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en colaboración con el Hospital Clínic, la Universidad de Barcelona y el instituto IDIBAPS, han analizado cómo es el grosor de la corteza cerebral de las personas transexuales antes de someterse al tratamiento hormonal.

“Hasta el momento se había estudiado de qué forma varía este grosor en función del género, pero nunca en personas transexuales”, asegura Antonio Guillamón, investigador del departamento de Psicobiología de la UNED y autor del estudio publicado en Cerebral Cortex.

Según el artículo de SINC, partiendo de que la corteza cerebral en mujeres es más gruesa que la masculina -en las regiones frontales y parietales del cerebro- los expertos han descubierto diferencias en mujeres y hombres que viven con otra identidad sexual.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores seleccionaron a 94 personas, que incluían a 24 mujeres y 18 hombres transexuales (ninguno de los dos grupos había iniciado el tratamiento hormonal) y 29 hombres y 23 mujeres que no lo eran.

Por medio de técnicas de neuroimagen, la investigación revela que el grosor de la corteza cerebral de hombres que se sienten mujeres es diferente respecto al resto de varones y similar al grosor de la corteza femenina.

Signos de masculinización y feminización

En el caso de las mujeres transexuales no hay diferencias respecto a las demás mujeres, lo que significa que el espesor del tejido se corresponde con su sexo biológico.

No obstante, los investigadores han descubierto que uno de los núcleos subcorticales del cerebro de estas pacientes sí muestra una masculinización, ya que su volumen es similar al masculino.

“Estos datos indican que la sustancia gris de mujeres y hombres transexuales presenta signos de masculinización y feminización respectivamente”, señala Guillamón. En ambos casos, las diferencias respecto a su sexo biológico se localizan en regiones cerebrales del hemisferio derecho.

Según el experto, la causa de esta distinción hemisférica podría remontarse al desarrollo cerebral de estas personas, “momento en que se produjo una asimetría en el efecto de los andrógenos, las hormonas sexuales masculinas”.

 

Fuentes:

El economista/ciencia

Otras fuentes:

Agencia Sinc

La voz de Galicia

La vanguardia

El 54% de los adultos estadounidenses creen que lo que dice la Biblia es verdad literalmente

No es sorprendente que la región Bible Belt1  haga honor a su nombre con estados como Alabama, Arkansas, Tennessee y Virginia Occidental los cuales contienen el mayor porcentaje de personas que creen que la Biblia es literalmente cierta. Alabama y Arkansas llegan a la cima con el 75% de personas que afirman que la Biblia es literalmente cierta. Virginia Occidental (70%) y Tennessee (68%) le siguen de cerca.

La región noreste de nuestro mapa representa el otro extremo. En Vermont y Massachusetts sólo el 22% de los encuestados creen que la Biblia es literalmente cierta: los porcentajes más bajos de todos los países encuestados.

A principios de este verano (2006), una encuesta nacional encontró que el 54% de los adultos estadounidenses creen que lo que afirma la Biblia es verdad literalmente.

En Arkansas, esta cuestión resulta ser una de las pocas que no causan divisiones a lo largo de las líneas de partido: el 83% de los republicanos y el 75% de los demócratas dicen que creen en la verdad literal de la Biblia. El 79% de las mujeres y el 69% de los hombres se identifican como “verdaderos creyentes”2.

En Alabama, los demócratas y los republicanos comparten al mismo nivel la creencia en la autenticidad y la verdad literal de la Biblia. Las mujeres, de nuevo, superan en número a los hombres aunque en un porcentaje menor (de 79% a 72%). Los estados difieren, sin embargo, cuando la pregunta se disecciona por edades en los encuestados. Los porcentajes de aquellos que están de acuerdo con la autenticidad bíblica se encuentra por encima de los 70 en todos los datos demográficos sobre edades en Alabama. En Arkansas, sin embargo, los porcentajes son más elevados en los votantes más jóvenes. El 81% de las personas de 18-29 y el 83% de los de 30-39 creen que las afirmaciones realizadas en la Biblia son literalmente ciertas, aunque los números caen, tocan un mínimo del 66% en los votantes de edades de entre 50-64.

En Vermont, el 37 % de los votantes del Partido Republicano, y sólo el 14% de los demócratas, dicen ser creyentes. A lo largo de líneas de edad, el mayor porcentaje de creyentes son los mayores de 65 años (36%).

En Massachusetts, los creyentes republicanos superan a los demócratas de nuevo (39% a 17%) Sorprendentemente, entre los conservadores en el estado, el porcentaje de aquellos que creen que el Biblia es verdadera (41%) es superado por el porcentaje de los que no lo hacen (44%).

Existen fuertes conexiones ya previstas en la mayoría de los estados encuestados entre el porcentaje de los que contestaron afirmativamente a la pregunta Biblia y sus posiciones sobre el aborto y el matrimonio del mismo sexo.

La encuesta

La fima Rasmussen Reports  es una publicación electrónica especializada en la recogida, publicación y distribución de información de encuestas de opinión pública.

La encuesta nacional fue de todos los adultos.

Las encuestas estatales consistieron en muestras de posibles votantes. Los resultados pueden no ser directamente comparables.

Cada encuesta estatal de 500 posibles votantes se realizó entre el 15 julio y el 14 agosto del 2006. El margen de error de muestreo para cada encuesta es de +/- 4,5 puntos porcentuales con un nivel de confianza del 95%.

Para poder ver la instantánea diaria para ir a las tablas con un desglose, estado por estado, de las respuestas en los tres temas debes ser miembro Premium.

Notas:

1. Se denomina Bible Belt (Cinturón bíblico) a los estados norteamericanos del sur donde el fundamentalismo protestante es dominante. El término proviene de una cita del periodista HL Mencken, quien en 1924 escribió en el diario Chicago Tribune:

El viejo juego, sospecho, está empezando a emplearse en el Cinturón Bíblico”

Para referirse a los estados que podéis ver a continuación en los siguientes mapas:

BibleBeltReligions_of_the_US

Más información aquí (en inglés).

2. Esta falacia se encuentra dentro del argumento conocido como “Ningún escocés verdadero” (véase porqué falla dicha afirmación en el enlace).

Fuente:

Rasmussen Reports. 26 de agosto 2006

Exploración de la personalidad atea: el bienestar, el temor y el pensamiento mágico en ateos, budistas y cristianos

Mental Health, Religion & Culture

El presente estudio examina los atributos de la personalidad en la “tarjeta de transporte atea”, personas quienes se identifican a sí mismos como ateos y son miembros de las asociaciones ateas. Reunimos una batería de cuestionarios y preguntas de respuesta libre que distribuimos a través del sitio web American Atheist. A efectos de comparación, se distribuyeron esos cuestionarios a un pequeño grupo de cristianos y budistas. Las medidas utilizadas provienen de muchos de los “10 mitos sobre el ateísmo” discutidos por Harris (2006a). Dos de ellos son que los ateístas son “cerrados a la experiencia espiritual” y que “Creen que la vida no tiene sentido”. Administramos la Escala de Espiritualidad (Delaney, 2003) para evaluar cómo responden los ateos a las preguntas espirituales, como valoran la naturaleza, si tienen una relación estrecha y la percepción de una vida significativa. Tal vez el rasgo distintivo de la personalidad atea es la énfasis en el materialismo y el naturalismo. Para documentar el alcance de este énfasis nosotros administramos la Escala de Pensamiento Mágico (Eckblad & Chapman, 1983). Los ateos han sido percibidos como insatisfechos con su vida y como cínicos solitarios (Jenks, 1987), por lo tanto, administramos una medida de bienestar subjetiva, la Escala Friedman  de Bienestar (Friedman, 1992), que mide la felicidad y el bienestar. También se les pidió a los ateos que completaran la Escala Neff de auto-compasión (2002) y el Índice Relativo Interpersonal de Davis (1980, 1983). Las subescalas en estos instrumentos evalúan una variedad de tipos de empatía, la compasión y las relaciones sociales. Nuestras preguntas de respuesta libre abordaron también los mitos discutidos por Harris (2006a), se les preguntó  tanto como por su fuente de admiración moral como por las decisiones ateas de experiencias. Esperamos que los ateos difieran en gran medida de la Escala de Espiritualidad y la Escala de Ideación Mágica. También esperamos más pequeñas diferencias en las escalas restantes.

Sigue leyendo

Un estudio revela que la religión no conduce a una sociedad más sana

En este artículo, relatamos los resultados de un estudio (2005) que examina la relación entre una religiosidad nacional y su “salud moral”. La creencia popular conduce a predecir una correlación positiva entre la religiosidad nacional y la salud moral nacional “salud moral.” – Como uno sube el otro sube. Por lo visto ese no parece ser el caso y el ejemplo de los Estados Unidos es el más asombroso: los estadounidenses están entre las personas más religiosas del mundo occidental y, sin embargo, tienen uno de los índices más altos de homicidios, abortos y embarazos entre adolescentes . En la medida en que estas medidas están relacionadas con algo que podríamos llamar “salud moral nacional“, la tesis intuitiva de que la religiosidad  está relacionada con la moralidad parece ser contradicha.

SUELE AFIRMARSE QUE LA RELIGIÓN hace a las personas más justas, compasivas y morales, pero este nuevo estudio sugiere que los datos desmienten esa suposición. De hecho, a primera vista podría parecer que la religión tiene el efecto totalmente contrario. El amplio estudio, ” Cross-National Correlations of Quantifiable Societal Health with Popular Religiosity and Secularism in the Prosperous Democracies,”, publicado en el Journal of Religion and Societyexamina las estadísticas de dieciocho de los países democráticos más desarrollados. Revela correlaciones claras entre diversos indicadores de conflictos sociales y la religiosidad, demostrando que tanto si la religión provoca conflictos sociales o como si no, desde luego, no los impide.

El autor del estudio, Gregory S. Paul, escribe que se trata de un “primer vistazo breve en un tema importante que ha sido casi totalmente descuidado por los científicos sociales … no un intento de presentar un estudio definitivo que establezca la causa contra el efecto entre la religiosidad, el secularismo y la salud de la sociedad”. Sin embargo, el estudio sí muestra una correlación directa entre la religiosidad y la disfuncionalidad, que si nada más, desmiente la creencia generalizada de que la religiosidad es beneficiosa, que el laicismo es perjudicial y que la aceptación generalizada de la evolución es perjudicial.

Paul comienza por explicar en qué medida sus conclusiones difieren de las suposiciones comunes. Incluso cita de Benjamin Franklin y Dostoievski para mostrar la antigüedad de los conceptos que son comunmente erróneos . Dostoievski escribió, “Si Dios no existe, entonces todo está permitido.” Benjamin Franklin observó que “la religión será un poderoso regulador de nuestras acciones, nos da paz y tranquilidad dentro de nuestras mentes y nos hace benévolos, útiles y beneficiosos para los demás.”

A día de hoy, la creencia de que la religiosidad es socialmente beneficiosa está muy extendida en Estados Unidos, sobre todo entre los políticos, como Paul señala:

La actual [en ese momento] el líder mayoritario de la Cámara T. DeLay sostiene que los altos índices de criminalidad y tragedias como el asalto Columbine seguirán durante mucho tiempo mientras que en las escuelas se enseñe a los niños “que no son más que glorificados monos que han evolucionado [sic] de una sopa primordial de barro”.

Pero esta opinión no es exclusivamente republicana o incluso conservadora, Paul explica:

El candidato presidencial Al Gore apoya la enseñanza tanto del creacionismo como la de la evolución, su compañero de partido Joe Lieberman afirmó que la creencia en un creador es fundamental para “asegurar el futuro moral de nuestra nación, y elevar la calidad de vida de todos nuestros pueblos“, y el candidato presidencial John Kerry destacó sus religiosos valores en la última parte de su campaña.

Las encuestas muestran que muchos estadounidenses están de acuerdo en que “su nación que asiste a la iglesia es excepcional, de que Dios bendice, y de que su “brillante ciudad sobre la colina” se erige como un ejemplo impresionante de un mundo cada vez más escéptico.” Este supuesto va en contra de la evidencia estadística real que Paul examinó.

El estudio se centra en las democracias más prósperas, ya que “los niveles de creencias y practicas religiosas y no religiosas, y los indicadores de salud social y disfunción,  han sido las  más extensivamente y  fidedignas fuentes inspeccionadas” en ellas. También, “La similitud cultural y económica de las democracias desarrolladas minimiza la variabilidad de los factores externos que están siendo examinados“. Con una base de datos de 800 millones de personas, este estudio es mucho más fiable que los resultados basados en las muestras más pequeñas utilizadas en otros estudios. Los datos son también actuales y extensos, abarcando estos datos, desde la primera mitad de la década de 1990 y principios de 2000, del Programa Internacional de Encuestas Sociales, el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, Gallup y otras fuentes bien documentadas.

Para el propósito de este estudio, la “disfuncionalidad” es definida por estos indicadores de salud de una peor sociedad como: el homicidio, el suicidio, la esperanza de vida baja, la infección por enfermedades de transmisión sexual, el aborto, el embarazo prematuro y la mortalidad infantil elevada (menores de cinco años). La religiosidad se mide por el literalismo bíblico, la frecuencia de la oración y la asistencia de servicios, así como la creencia en un creador absoluto en términos de fervor, conservadurismo y actividades.

Los resultados de Paul se presentan en nueve gráficos. El primero compara la aceptación de la evolución con diversos indicadores de religiosidad. A partir de esto, Paul concluye que, “La ausencia de excepciones a la correlación negativa entre la creencia absoluta en un creador y la aceptación de la evolución, más la falta de un renacimiento religioso significativo  en cualquier democracia desarrollada donde la evolución es popular, pone en duda la tesis de que las sociedades pueden combinar las altas tasas tanto de religiosidad como de acuerdo con la ciencia evolutiva. Tal fusión no puede ser práctica“, y añade: “Cuando la decisión entre causas sobrenaturales y naturales es una cuestión de opinión,  un inmenso número es propenso a optar por esto último” y que, “Por el contrario, la evolución probablemente no contará con el fuerte apoyo mayoritario  en los EE.UU. hasta que la religiosidad disminuya notablemente.”

Todos los resultados posteriores que comparan religiosidad contra disfuncionalidad muestran una correlación básica entre los dos, aunque existen anomalías. Segunda figura de Paul (Figuras 1 y 2 aquí) muestra una correlación positiva entre la religiosidad y las tasas de homicidio.

La Figura 1 y 2

Los Estados Unidos son una excepción fuerte, experimentando tasas mucho más altas de homicidio que incluso (la muy teísta) Portugal, aunque Portugal está también acosada por muchos más homicidios  que las democracias seculares desarrolladas. Apenas una “brillante ciudad sobre una colina” para el resto del mundo, Paul escribe que “la democracia teísta más próspera, los EE.UU., es excepcional, pero no de la manera que Franklin predijo. Estados Unidos es casi siempre la más disfuncional de las democracias desarrolladas, a veces espectacularmente, y casi siempre la más mala“. Esto difiere enormemente de lo que la mayoría de los estadounidenses consideran popularmente: Que la religión es beneficiosa. “Aunque en las otras democracias desarrolladas sigue disminuyendo precipitadamente y los ateos declarados a menudo consiguen altos cargos, incluso con las advertencias de clérigos  sobre las consecuencias sociales adversas si no se produce un renacimiento de la fe en un creador.”

Figura 3

Figura 4

A pesar de los mejores esfuerzos de los “pro-vida” estadounidenses, las tasas de aborto son mucho más altas en esa nación cristiana, y la más baja en los relativamente seculares como Japón, Francia y los países escandinavos (Figuras 3 y 4). En general, las tasas más altas de creencia y adoración de un creador se correlacionan con mayores tasas de homicidio, mortalidad juvenil y temprana adulta, las tasas de infección por ETS, el embarazo adolescentey el aborto en las democracias prósperas (Figuras 5 y 6). Esto parecería indicar que existe una correlación positiva entre la religiosidad y la disfuncionalidad, pero ¿qué significa eso?

Figura 5 y 6

La pregunta es una de causalidad y no hay una respuesta clara. ¿La religión nos lleva directamente a la disfuncionalidad o las religiones simplemente florecen en sociedades disfuncionales? la conclusión de este estudio no halaga a la religión. Primero nos dice que la religión es un obstáculo para el desarrollo del carácter moral, y lo segundo, que la religión obstaculiza el progreso al distraernos de nuestros problemas (con soluciones imaginarias a problemas reales). Este estudio es bastante complicado por lo que no creo que podamos sacar conclusiones negativas definitivas sobre la religión. Pero al menos podemos concluir, contrariamente a la creencia popular en EE.UU, que no es un hecho que las sociedades religiosas sean mejores, más sanas o más morales. Lo que sí podemos tener claro de este estudio es que las sociedades altamente religiosas pueden ser disfuncionales, mientras que en comparación con las sociedades seculares en las que la evolución es, en gran parte, aceptada se visualiza realmente la cohesión social y el bienestar de la sociedad. Como siempre sucede en el caso en la ciencia, más datos e investigaciones adicionales ayudarán a aclarar nuestras conclusiones.

Fuente:

http://www.skeptic.com/reading_room/religious-belief-and-societal-health/

Nota:Se han añadido estudios relacionados en los enlaces.

Estudios relacionados:

La religión alienta al abuso sexual y exima de culpa al creyente de esa misma religión pormenorizando el asunto.

Existe un mayor número proporcional de presos creyentes que de ateos.

Ahí donde hay fundamentalismo religioso, los derechos humanos desaparecen.

Descubren relación entre religiosidad y racismo.

La mayoría de profesores de las universisades de elite de EE.UU son ateos

2012-09-04_020455Un estudio sobre “religión entre científicos académicos”  dirigido por Elaine Howard Ecklund analizó el enfoque de la religión y la espiritualidad entre los profesores de ciencias naturales y sociales de las universidades de élite de Estados Unidos.

Los profesores que participaron en el estudio tienen puestos en instituciones privadas de elite como Harvard, Princeton y la Universidad de Chicago así como universidades públicas de elite como la Universidad de Michigan y la Universidad de California, Berkeley.

Los resultados presentados aquí se basan en una investigación, período 2005-2006, que examinó las creencias religiosas y espirituales de los académicos en ciencias naturales y sociales de las veintiuna universidades más importantes de los EE.UU (RAAS). Este ensayo discute las conclusiones centrales del siguiente estudio:

1) Los científicos no son muy religiosos en comparación con el público en general, a pesar de que una significativa minoría es religiosa.

2) Los científicos están sorprendentemente interesados en la espiritualidad.

3) Aunque la mayoría es ambivalente sobre la discusión de la religión en el ámbito académico, una minoría significativa busca recursos para involucrar a los estudiantes sobre religión.

4) Los científicos de universidad que ven a la religión o la espiritualidad como algo importante están empezando a jugar un papel crucial en la mediación y el diálogo entre el comunidad científica y el más amplio público americano

La investigación comenzó con una encuesta utilizando los medios tradicionales de medición de religiosidad  (por ejemplo, si el encuestado cree en Dios o asiste a servicios religiosos), así como realizando medidas de espiritualidad. La encuesta alcanzó un 75 % la tasa de respuesta, lo que resulta de  1.646 encuestados. Durante el año pasado se completaron 271 entrevistas en profundidad con profesorado. Estos debates más largos trataron sobre la opinión que los científicos tenían sobre la religión, el significado religioso y la espiritualidad en sus vidas y cómo ven ellos la conexión entre la ciencia y la religión en la academia y en la sociedad en general.

La religión entre los científicos de universidad

Los estudiosos hablan mucho acerca de las investigaciones realizadas en la década de 1960 que reveló diferencias en la creencias religiosas entre los miembros de diferentes disciplinas (especialmente las comparaciones entre ciencias naturales y sociales). Mis hallazgos, sin embargo, no revelan grandes diferencias en las creencias y prácticas religiosas entre las disciplinas y campos académicos. La verdadera diferencia se encuentra entre los académicos de estas  disciplinas científicas y los miembros del público en general. Con pocas dudas, los científicos de investigación de las universidades más importantes son menos religiosos – al menos de acuerdo con las formas tradicionales de la religión – que los miembros del público en general.

Durante las conferencias públicas sobre el estudio, la primera pregunta inevitable  era: ¿Los profesores creen en Dios? Cuando se les preguntó sus creencias acerca de Dios, casi el 34 % de  los científicos académicos respondieron “Yo no creo en Dios“, y cerca del 30 % respondieron “No sé si hay un Dios y no hay manera de saber”, la clásica respuesta agnóstica. Esto significa que más del 60 % de los profesores de estas disciplinas de ciencias naturales y sociales se definen como cualquier ateo o agnóstico. En comparación, entre los de la población general de EE.UU, donde un 3 % dicen ser ateos y alrededor del 5 % son agnósticos. Cuando se trata sobre la afiliación a determinadas religiones, los científicos también son muy diferentes de los miembros de la amplia población.

Alrededor del 52 % de los científicos no tienen ninguna afiliación religiosa en comparación con el 14 % de la población general. Los científicos que no son religiosos justifican su falta de atención a la religión a través del lenguaje que hace hincapié en la falta de pertinencia de la ciencia a la religión. Aquellos no criados en hogares religiosos, en el caso de la mayoría de los científicos sin afiliación religiosa, también hacen hincapié en su falta de experiencia con la religión.

Al comparar a científicos que tienen una identidad religiosa con aquellos entre las población en general, aún existen grandes diferencias. De acuerdo con datos de la Encuesta Social General (General Social Survey), un encuesta nacional de adultos estadounidenses, el 14 % se describe como “evangélico” o “fundamentalista” mientras que menos del 2 % de los científicos se identifica con una combinación de estas etiquetas. La única categoría religiosa tradicional donde los profesores de ciencias tienen un porcentaje mucho mayor de miembros es entre los que son judíos. Entre el público estadounidense en general, un poco menos del 2 % se identifica como judío. En comparación, el 15 % de los científicos son judíos. ¿Qué hacemos con esta falta de religión tradicional? ¿Está el conocimiento científico de alguna manera enfrentado con ser religioso? La infancia con religión de fondo, no la exposición a la educación científica, parece ser el pronosticador más potente de una futura irreligión. Esos científicos que crecieron en casi cualquier tradición de fe son más propensos a ser religiosos en la actualidad que aquellos que han crecido sin tradición.

Además, los científicos que describen la religión como algo tan importante en sus familias como los niños, son mucho más propensos a la práctica de la fe actualmente. Cuando se compara con la población general, una proporción mayor de científicos se alza en casas no religiosas. Cuando uno considera que muchos más científicos  provienen de hogares no religiosos o casas que eran nominalmente religiosas, las distinciones entre la población en general y la comunidad científica cobran más sentido. Una gran parte de la diferencia entre los científicos y la población en general puede deberse más a la educación religiosa, en lugar de la formación científica o la presión universitaria para ser irreligioso, aunque estas otras posibilidades deben explorarse más a fondo.

Fuente:

Parte del propio estudio “La religión entre los científicos académicos”, Elaine Howard Ecklund (enlace al comienzo del artículo)

España menos religiosa y católica cada año

 

Evolución del número de sacerdotes en España desde 1950 a 1984

Año Seminaristas Sacerdotes
1950 9000  
1973   23.620
1975   24.300
1979 1500 23.620
1982 1700  
1983 1.850 21.999
1984 1.901 21.678

 

 

Evolución del número de sacerdotes en España desde 1983 a 1992

Año Seminaristas Ordenaciones Secularizaciones Fallecidos Totales
1983 1.850 144 73 378 21.999
1984 1.901 175 76 407 21.678
1985 2.022 156 86 390 21.410
1986 2.092 181 49 343 21.184
1987 2.115 233 69 371 20.992
1988 2.034 239 56 347 20.720
1989 2.032 200 39 360 20.572
1990 1.997 234 39 331 20.441
1991 1.939 244 33 349 20.290
1992 1.947 221 30 340 20.150

 

Evolución creencias desde 1970 al 2002

Año Practicantes No practicantes Irreligiosos
1970 64% 32% 3%
1976 56% 36% 7%
1989 27% 45% 26%
1999 15% 65% 20% agnósticos o ateos
2002 26% 54%

16%;

32% del 16% son varones jóvenes y 3% del 16% son mujeres de más de 64 años.

 

Evolución parroquias, bautismos y católicos desde 1950 a 2005

 

Año Nuevos Bautismos Sacerdotes Seminaristas Parroquias Católicos %
1950     9000   98
1988   20.000   23.000  
1992 328.723        
1996 273.673 19.516 1.900 22.500  
2001     1.797   82,1
2002         80,8
2004         79,1
2005   25.281   22.680  
2006     1.481    
2007 335.484 19.500   23.060 76,7
2008       16.447 77,4
2009 314.719 18.000     77,4
2010     1.963 22.674 76,4
2011          
2012   18.633 1.227 22.686 73,1

 

Fuentes:

http://countrystudies.us/spain/44.htm

Revista YA, 19 de marzo 1993.

Los Españoles y la Religión – Amando de Miguel, 2006

Dirección General de Asuntos Religiosos. Ministerio de Justicia. “El País”, 19/4/99.

http://www.catholic-hierarchy.org/country/sc1.html

http://www.newadvent.org/cathen/14169b.htm,

http://www.catholic.org/encyclopedia/view.php?id=10978

http://www.conferenciaepiscopal.es/index.php/iglesia-catolica-en-espana/iglesia-en-espana.html

http://www.diocesisdecanarias.es/iglesiauniversal/noticias/02e2fa9a7d0e3d601.html

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=7575

http://www.laicismo.org/data/docs/archivo_287.pdf

http://www.publico.es/espana/415562/casi-la-mitad-de-los-nuevos-padres-rechaza-el-bautizo

http://www.forojovenes.com/religion/las-cifras-de-la-iglesia-en-espana-una-obra-inmensa-38344.html

http://elpais.com/diario/2008/01/10/sociedad/1199919601_850215.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/01/espana/1330585158.html

http://www.redescristianas.net/2008/03/20/el-numero-de-sacerdotes-en-las-diocesis-espanolas-baja-a-un-ritmo-de-200-por-anocesar-coca/

Artículo relacionado:

El número de ateos crece cada año en España

Las religiones en EE.UU también se alimentan a costa de la llegada de inmigrantes

La Iglesia católica de Estados Unidos, que atraviesa una grave crisis por el escándalo de sacerdotes pedófilos, pierde muchos fieles que eligen el protestantismo, pero la cantidad total de feligreses se mantiene gracias a la llegada de inmigrantes latinos, según una investigación. Los latinos comprenden un 30 por ciento del total de católicos en Estados Unidos.

El estudio sobre religiones en Estados Unidos, realizado por el Centro de investigaciones Pew sobre Religión y Vida Pública, refleja que cerca de un 30% de los creyentes que eran católicos en su formación ya no lo son y cambiaron a otras creencias, especialmente protestantes o evangélicas.

La investigación, presentada durante la conferencia de obispos católicos de Estados Unidos que culmina este viernes en Orlando (Florida, sureste), determina que del total actual de católicos, casi la mitad (46%) son inmigrantes, mientras que sólo el 21% son estadounidenses nativos.

La competencia entre Iglesias y los cambios que las personas hacen de religión son un fenómeno sorprendente en Estados Unidos, y los católicos están perdiendo tres fieles por uno que logran convertir a su fe.

Pero el ingreso a Estados Unidos de inmigración latina, que es mayormente católica, han permitido a la Iglesia mantener la misma cantidad de fieles a nivel nacional.

La iglesia Católica estadounidense quedó envuelta en una profunda crisis desde 2002 cuando comenzaron a destaparse miles de casos de abusos sexuales de menores que involucraron a más de 4.000 sacerdotes.

Aunque en el interior de la Iglesia católica se sabe que esos escándalos sexuales tuvieron un enorme impacto negativo en la institución, las causas por las cuales los estadounidenses se alejan del catolicismo y prefieren otras religiones no están expuestas en la investigación.

El estudio arroja que el número de católicos en Estados Unidos se mantiene en un 24% de la población mientras que los protestantes -tradicionales y evangélicos– totalizan un 51%.

Las Iglesias protestantes de afro-americanos concentran un 7%, los judíos un 1,7% y los musulmanes un 0,6%, mientras que los que expresan no tener preferencia religiosa suman 16%.

El centro que ha llevado a cabo el estudio calcula que hacia 2050 el número de hispanos en Estados Unidos se triplicará y alcanzará cerca de 130 millones de personas.

Fuente:

AFP/ACPress.net